1º Samuel 2:29-30: “Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice… mas ahora ha dicho Jehová…”

Por, Matt Slick

  • 1º Samuel 2:29-30: “¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendas, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas las ofrendas de mi pueblo Israel? 30 Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.”

Los versículos anteriores muestran cómo Dios trabaja y se comunica con nosotros en nuestro marco de tiempo. Aquí no existe razón alguna para negar la omnisciencia de Dios. ¿No puede Dios conocer exactamente cuál será el futuro (debido a que por naturaleza es omnisciente) y sin embargo permitirnos la libertad para ser capaces de tomar decisiones? No veo razones del por qué no. Nuestras elecciones serán conocidas por Dios antes de que las conozcamos. El que Dios las conozca no restringe nuestra capacidad para tomar tales elecciones más de lo que sé que mi hija escogerá comer helado antes que comer brócoli. El hecho de que sepa lo que mi hija escogerá no niega su libertad para tomar una decisión cuando sea el momento de escoger lo que ha de comer.

En este pasaje de 1º Samuel 2:29-30, no existe razón para negar que Dios sabía con anticipación que les diría a ellos que Él cambiaría Su accionar, cuando ellos se volvieran infieles. La razón, es que Dios obra en el tiempo y a través  del tiempo cuando trata con nosotros. Eso es lo que Dios está haciendo, aun cuando Jesús, Dios en carne, se convirtió en hombre. Él tenía que esperar hasta que tuviera 30 años para empezar Su ministerio y ser, finalmente, crucificado. Dios no chasqueó simplemente Sus dedos y trajo a Jesús a existencia como hombre y lo llevó a la cruz en forma inmediata para hacerlo morir. Más bien, Él obró en el tiempo y a través  del mismo tiempo que usan todas las personas; aunque Dios sabía cuál sería el resultado.

Dios sabe lo que sucederá si hacemos cualquier cosa. Él también sabe que si hacemos otra cosa, esa otra cosa sucederá. Dios estaba trabajando con Israel, exhortándolos a que permanecieran fieles y diciéndoles que evitaran ser desobedientes. Durante el tiempo de la fidelidad de Israel, Él les dice que serán bendecidos. También les dice que si dejan de ser fieles, habrá consecuencias. Por lo tanto, y durante el tiempo de la fidelidad de Israel, Dios les dice que serán bendecidos, aunque Dios sabe que ellos fallarán en el futuro. Esta es la razón por la que las personas escogen libremente desobedecer a Dios; y Él les dice que en forma apropiada y de antemano los habría bendecido, pero como habían desobedecido, ahora los castigará. Esto, no niega para nada la omnisciencia de Dios.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison