¿A dónde van las personas cuando mueren?

De acuerdo a la Biblia, cuando las personas mueren y si son Cristianos, estarán con el Señor (2 Co 5:8; Fil 1:29) y si no son Cristianos, van a un lugar de castigo (Mt 25:46; 2 P 2:9). Existen sólo dos opciones después de la vida: salvación y condenación. Tan triste y tan estrecha como pueda ser esta respuesta, es lo que la Biblia nos enseña. La salvación significa estar en la presencia del Señor; y la condenación, significa sufrir eterna condenación fuera de la presencia del Señor (2 Ts 1:9). Pero hablando en general, aquellos que son Cristianos van al cielo y aquellos que no, van al infierno.

  • Mateo 25:46: “E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”
  • Juan 5:29: “y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas lo que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.”
  • 2ª Tesalonicenses 1:9: “los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,”
  • Hebreos 9:27: “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”
  • 2ª Pedro 2:9: “sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;”

Esto es lo que la Biblia nos enseña: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hch 4:12). Por lo tanto, si las personas no escuchan el Evangelio de Cristo y no reciben a Cristo, ellos no podrán ser salvos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison