¿Adoran ídolos los musulmanes?

Por, Matt Slick

Vídeo del debate en YouTube (inglés)

___________________________________________

La idolatría puede tomar muchas formas, pero con mucha frecuencia incluye una inclinación de reverencia dada a un objeto, una filosofía, o una creencia, cuando tal reverencia deberá ser dada solo a Dios. La idolatría es adoración que puede ocurrir a los pies de un objeto o cuando inclinándose, se honra una creencia que suplanta la majestad verdadera de Dios.

La idolatría también consiste de cosas tales como la de rezar u orar a un falso dios, inclinarse ante dioses o reverenciarlos, tocar o besar objetos. Finalmente, esto resulta en servir a dioses falsos. Los ídolos pueden ser hechos de piedra, madera, oro, plata, yeso, o aun, construcciones en forma de doctrinas falsas. A los ídolos se les reverencia, se les adora y reza.

La idolatría es un tema espiritual. Por lo tanto, no debemos descartar la influencia demoníaca sobre las personas que sirvan a dioses falsos. Efesios 6:12 enseña que nuestra lucha es “… contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Debido a que existen doctrinas de demonios (“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” [1ª Timoteo 4:1]), aquellos que los siguen manifestarán sus enseñanzas falsas y con frecuencia, sus conductas inmorales y malignas. Así, como enseñan las Escrituras que somos justificados por la sola fe en lo que Dios ha hecho en Cristo en la cruz, el mundo demoniaco necesita también tener personas que crean en falsos dioses con el fin de que sean condenados. Después de todo, la fe es tan buena como en quien Ud. la coloca.

Cada año miles de musulmanes viajan a La Meca, y literalmente, se inclinan delante de la Kaaba rezándole. Caminan alrededor de esta. Algunos tocan y besan la Piedra Negra que se encuentra incrustada en la esquina oriental. Así se ofrece adoración en la forma de inclinarse y rezar al frente del Cubo. ¿Califica esto como idolatría? Indudablemente que sí.

  • Levítico 26:1: “No haréis para vosotros ídolos, ni imágenes de talla, ni os erigiréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedras labradas para postraros ante ellas, porque Yo soy YHVH vuestro Dios”.

La Biblia dice que no debemos postrarnos delante de nadie a menos, que sea Dios.

  • Salmo 95:6: “¡Venid, inclinémonos y postrémonos, Arrodillémonos ante la presencia de YHVH, nuestro Hacedor!”.

 Pero inclinarse y postrarse en la Meca delante del Cubo, besar y tocar la piedra negra, y rezarle a Alá, son de acuerdo a la Biblia, prácticas de idolatría. Sin embargo, en el islam, se practica todo el tiempo.

Como si esto no fuera suficiente, y creo que lo es, me gustaría ofrecer tres caminos adicionales para identificar falsos dioses.

  • Compárelos con las Escrituras.
  • Vea si hay contradicción, porque una contradicción no es verdad.
  • Busque problemas morales que son el resultado de ese dios falso.

Como declaré en mi debate de ayer con Osama, “¿Está el Corán de acuerdo con el uso de la Biblia de ‘Dios’ e ‘Hijo de Dios’?”, el Corán le dice a los musulmanes que la Torah y el evangelio fueron dados a Moisés y Jesús por Alá (10:94), los Salmos a David por Alá (4:163), y que el Corán confirma que vinieron antes que este (3:3). Aún más, Surah 6:34 nos dice que “las promesas de Alá son inalterables”, y 18:27 nos dice que nadie puede tergiversar las palabras de Alá. Además, el Corán dice en 5:47: “Que la gente del Evangelio juzgue según lo que Allah ha prescrito en él. Y quienes no juzgan conforme a lo que Allah ha revelado, ésos son los descarriados”. Si el evangelio estuvo perdido, entonces la “gente del Evangelio” no puede ser juzgada por lo que está en este. Pero, debido a que Alá dice qué hacer, el evangelio tuvo que haber estado ahí con los cristianos. Así, cuando hago lo que el Corán dice, y  comparo al dios del islam con el Dios de la Biblia, encuentro que la Biblia contradice la definición musulmana de Dios. Por lo tanto, el dios del islam es falso. Bíblicamente, el único y verdadero Dios es una Trinidad (no tres dioses). En el islam, Alá no es una Trinidad. Por lo tanto, el Dios del cristianismo y el dios del islam no son iguales. Uno de ellos es falso y los seguidores de ese dios falso son idolatras.

Pero es claro que los musulmanes no aceptarán este simple razonamiento. Más bien, ellos creerán en el Corán de la forma como yo creo en la Biblia, y juzgaré la verdad desde sus páginas. ¿Estamos entonces en un callejón sin salida? No realmente. Como declaré anteriormente, el Corán les dice a los musulmanes que la “gente del evangelio” deberá juzgar por lo que Alá ha revelado en este (5:47). Así que el Corán aprueba el evangelio de Jesús, las palabras y las enseñanzas de Jesús, las cuales, y de acuerdo a ellos, son de Alá. Es en las palabras de Jesús que encontramos la verdad de quién es Jesús; una verdad que el islam niega.

  • Juan 8:24: “Por eso os he dicho que en vuestros pecados moriréis. Si no creéis que Yo Soy, en vuestros pecados moriréis”.
  • Juan 8:58-59: “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham llegara a ser, Yo Soy. 59 Tomaron entonces piedras para arrojárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo”.
  • Éxodo 3:14: “Respondió ’Elohim a Moisés: Yo SoY el que SoY. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: Yo SoY me ha enviado a vosotros”.

Ahora, este no es un debate acerca de quién es Jesús. Más bien, es si los musulmanes adoran o no ídolos. Pero, quién es Jesús afecta nuestro entendimiento de quién es Dios. Y como podemos ver, desde el mismo evangelio, del cual se dice en el Corán que debemos juzgar (5:47), Jesús afirma ser divino. Vemos esto como apoyo de la Trinidad. Y debido a que la Trinidad –la cual no es tres dioses sino uno– es el verdadero Dios, y los musulmanes lo niegan, entonces ellos están sirviendo un dios falso y son, idolatras.

Vea si estas se contradicen, porque lo que se contradice, no puede ser verdadero

Si le doy a Ud. una declaración que se contradice, la declaración no puede ser verdadera. Por ejemplo, si digo: “No hay verdades absolutas”, esto sería contradictorio porque decir que no hay verdades absolutas es, ofrecer una verdad absoluta. Una vez más, lo que se contradice a sí mismo, no puede ser verdadero. De igual manera, las declaraciones que se contradicen entre sí, no pueden ser ambas verdaderas. Si algo no es verdadero, no tenemos por qué creerlo.

Claro está, que el Dios verdadero no puede cometer error. No se contradice en Sus declaraciones. En el islam, Alá se contradice a sí mismo y comete errores. Por lo tanto, el dios del islam no puede ser verdadero, y los musulmanes están practicando idolatría. Permítame mostrarle las declaraciones contradictorias hechas en el Corán. Sólo escogí tres, aunque hay muchas más:

  • Alá es omnisciente, sin embargo, él no conoce todo debido a que olvida
    • 24:60: “…y Allah es Omnioyente, Omnisciente” (Otra versión dice: “…Allah todo lo oye, todo lo sabe”).
    • 45:34: “Se dirá: «Hoy os olvidamos Nosotros, como vosotros olvidasteis que os llegaría este día. Tendréis el Fuego por morada y no encontraréis quien os auxilie”.
      • Lógicamente, si Alá olvida, entonces él no conoce todas las cosas. Esto es una contradicción.
  • El Corán dice que el hombre fue creado de la nada, pero también dice que fue no creado de la nada.
    • 19:67: Pero ¿es que no recuerda el hombre que ya antes, cuando no era nada, le creamos?
    • 15:26: Hemos creado al hombre de barro arcilloso, maleable,
      • Lógicamente, ambas declaraciones no pueden ser verdaderas. “no era nada, le creamos”, significa “nada”. Y la arcilla no es nada; la arcilla es algo. El hombre no puede ser creado de la nada y ser creado de algo. Alá se contradice a sí mismo y lo que se contradice a sí mismo no puede ser verdadero.
  • Cuando se trata del perdón, Alá nunca perdonará a los que les asocian compañeros a él, pero también perdona a los que les asocian compañeros a él.
    • 4:48: Alá no perdona que se Le asocie. Pero perdona lo menos grave a quien Él quiere. Quien asocia a Alá comete un gravísimo pecado.
    • 4:153: La gente de la Escritura te pide que les bajes del cielo una Escritura. Ya habían pedido a Moisés algo más grave que eso, cuando dijeron: "¡Muéstranos a Alá claramente!" Como castigo a su impiedad el Rayo se los llevó. Luego, cogieron el ternero, aun después de haber recibido las pruebas claras. Se lo perdonamos y dimos a Moisés una autoridad manifiesta.

Como puede ver, el Corán, el cual se supone viene de Alá, tiene contradicciones. Por lo tanto, el dios del islam no es verdadero; el islam es falso, y los musulmanes son idólatras.

Finalmente, identificar a un dios falso puede traer problemas morales

Tanto en el cristianismo como en el islam, sus seguidores afirman que el Dios de ellos es santo y el supremo dador de la ley, a quien se le debe obedecer, servir y adorar. Ambos enseñan que el Dios de ellos es justo.

Pero si se puede demostrar que un dios es injusto, entonces, tal dios no es verdadero y no debemos servirle y adorarle. Permítame ilustrar mi punto.

Digamos que hay un hombre que ha sido condenado por el asesinato de muchas personas. Este asesino, admite su culpa. No hay forma que sea inocente. De acuerdo a la ley, este asesino debe ser castigado. Cuando llegue el momento de sentenciarlo, debe ser juzgado por lo que la ley exige. Esto es, bueno y justo. Así, los familiares de las víctimas asesinadas están en la corte mientras el juez pronuncia el castigo sobre este hombre pecador. Se supone que el Juez debe aplicar la ley; esto es, hacer lo que es correcto. Pero en vez de aplicar la ley, el juez la ignora y permite que el asesino salga libre.

Ahora, le pregunto, “¿Es ese juez justo o injusto?” Él no puede ser ambos. ¿Es justo que ese juez ignore los requisitos de la ley y libere al asesino simplemente porque ha escogido hacerlo? ¿Es eso justicia? Claro que no. ¿Es eso justo? No lo es. Para que es un juez sea justo, él debe aplicar la ley. Cuando falla en hacerlo, él es un mal juez.

  • Alá ha ordenado las leyes (87:3) que son justas y rectas (98:3).
    • 3:11: Como ocurrió con la gente de Faraón y con los que les precedieron: desmintieron Nuestros signos y Alá les castigó por sus pecados. Alá castiga severamente.
    • 6:120: Evitad el pecado, público o privado. Los que cometan pecado serán retribuidos conforme a su merecido.

El Corán habla de un castigo adecuado a la ley… y justamente.

Sabemos que todas las personas han pecado al quebrantar la ley de Dios. Por lo tanto, todos merecemos Su justo juicio. Dios es santo. Si Él ignorara Su misma ley, sería injusto y depravado.

Pero en el islam, Alá ignora su propia ley cuando perdona a alguien. Aunque el pecador merece castigo, de acuerdo a la propia ley de Alá, Alá ignora esa ley al descartarla.

En el islam, esta es una contradicción entre la justicia de Alá y su perdón debido que al perdonar, él está ignorando su propia ley justa.

Por lo tanto, Alá es ese juez injusto. Él no es el verdadero Dios y quienes adoran a Alá están cometiendo idolatría.

Ahora, en el cristianismo, dentro de la Trinidad, tenemos al Hijo encarnado en la persona de Jesús, quien es la Palabra de Dios, afirmado por el Corán que dice que Jesús es la palabra de Alá (3:45). Jesús es la Palabra que se hizo carne (Juan 1:1, 14). Él nació bajo la ley (Gálatas 4:4). Nunca pecó (1ª Pedro 2:22), y vivió una vida perfecta. Ahora, pecar es quebrantar la ley de Dios. Jesús dijo esto cuando igualó el pecado con la deuda legal en Mateo 6:12 y Lucas 11:4. Cuando pecamos, incurrimos en una deuda legal con Dios. Pero las deudas legales pueden ser transferidas. Sabemos esto porque las personas pueden pagar las deudas de otros. En el cristianismo, Jesús fue a la cruz y nuestros pecados fueron transferidos a Él. Él tomó nuestros pecados sobre Él mismo y murió con ellos. Por lo tanto, Él satisfizo el requisito de la ley, la cual es, muerte (Romanos 6:23). Él no murió por Sus pecados; Él fue muerto por los pecados de otros y así, Su muerte fue verdadera.

La profecía en Isaías 53, dice que Él tomó nuestro lugar y murió por nuestros pecados, cumpliendo el requisito de la ley (Isaías 59:2). En esto, la santa ley de Dios no es ignorada. Es cumplida. Y debido a que es cumplida, Él puede perdonar. Esta es la razón por la que todos colocan su confianza en lo que Cristo hizo en la cruz cuando murió y resucitó posteriormente de los muertos. Después de todo, sólo Dios perdona pecados y sólo Dios es justo. Él no ignora Su propia justicia. Él no descarta Su propia justicia. En el cristianismo, Dios es justo y perdonador.

Finalmente, debido a que el dios del islam es condenado por la Biblia, debido a que Alá se contradice a sí mismo en el Corán, y debido a que Alá ignora su propia ley justa cuando perdona a las personas de la forma como lo hace el Único Dios, el dios del islam no es verdadero y todo aquel que lo adore, está cometiendo idolatría.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison