Afirmaciones extraordinarias, requieren evidencias extraordinarias

Por, Matt Slick

La frase, “Afirmaciones extraordinarias, requieren evidencias extraordinarias” fue popularizada por Carl Sagan (1934 – 1996), un reconocido astrónomo, escritor y presentador de una serie de televisión llamada, “Cosmos” y quien publicara cientos de artículos científicos y fuera profesor de astronomía en la Universidad Cornell en Nueva York. La declaración se explica por sí misma: Si alguien hace una afirmación extraordinaria, más vale que exista evidencia extraordinaria para apoyar esa afirmación. Por ejemplo, si alguien hace la afirmación de que una raza de extraterrestres ha hecho contacto con la tierra, necesitaríamos suficiente evidencia para confirmar la afirmación, tal como una nave espacial extraterrestre o un extraterrestre verdadero. La afirmación extraordinaria, necesitaría evidencia extraordinaria.

En esta afirmación, lo que realmente existe es una desconfianza saludable y normal. Existen demasiados charlatanes y engañadores en el mundo que hacen afirmaciones extraordinarias sin la evidencia para apoyarlas. Desafortunadamente, a muchas personas les falta la desconfianza necesaria y las habilidades del pensamiento crítico para ayudarles a evitar ser engañados por artistas engañadores y sus locas teorías. En lo personal, y con pocas excepciones, estoy de acuerdo con la opinión  de la declaración de que “afirmaciones extraordinarias, requieren evidencias extraordinarias”. A continuación, esos requisitos.

La misma afirmación requiere ser validada extraordinariamente

Decir que afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria es hacer una afirmación extraordinaria. ¿Cómo sabe la persona que la declaración es verdadera? Piénselo: ¡Es una declaración universal! ¿No es extraordinaria? ¿Es un principio universal? Si es así, es asombrosamente importante. Así que, por favor, muéstrenos la evidencia extraordinaria de que la declaración es verdadera.

Presuposiciones

En la superficie, exigir evidencias extraordinarias para afirmaciones extraordinarias, suena bien. Pero la misma, es subjetiva. El hecho, es que las presuposiciones afectan en gran manera a una persona y la forma cómo la declaración es aplicada. Por ejemplo, en la resurrección de Jesús, los cristianos presuponen que Dios existe y que Él pudo fácilmente haber resucitado a Jesús de entre los muertos. La evidencia de la profecía cumplida, los registros de los testigos y la vida cambiada de los discípulos es suficiente para convencer a muchas personas que creen en Dios, que Jesús resucitó de entre los muertos. Esta es una conclusión lógica, basada en la presuposición y en la evidencia.

De otro lado, los ateos negarán la resurrección por omisión debido a que la presuposición de ellos, de que no hay Dios1 requeriría que el involucramiento de Dios no puede ocurrir. Por lo tanto, para un ateo, la evidencia extraordinaria tendría que ser “excepcionalmente” extraordinaria, para poder vencer sus presuposiciones ateas. En otras palabras, la evidencia necesaria a ser presentada, tendría que ser como roca sólida e irrefutable.

Esta es la razón por la que el escéptico exigiría “evidencia extraordinaria”. Esto, le permite mantener su presuposición debido a que el nivel extraordinario de la evidencia no se cumplirá. Por lo tanto, y evidentemente, exigir evidencia extraordinaria limita la afirmación.

¿Qué calificaría como “evidencia extraordinaria”?

Cuando se debate con escépticos, frecuencia les pregunto que me digan que calificaría como evidencia extraordinaria en la resurrección de Jesús. Y generalmente no me ofrecen nada razonable. La evidencia normal serían los registros escritos. La evidencial extraordinaria sería una película, pero sabemos que esta evidencia extraordinaria no es razonable debido a que no hubo alguna película en el tiempo de Jesús. Por lo tanto, ¿puede la exigencia de que afirmaciones extraordinarias –como la resurrección de Jesús– requerir de evidencias extraordinarias de esa resurrección? Parecería que no. Debido a que la resurrección de Jesús ha supuesto ser un acontecimiento histórico, parece entonces lógico que las evidencia históricas normales y el análisis histórico normal de esa evidencia sería todo lo que se podría ofrecer, La resurrección está supuesta a ser un hecho de historia y debido a que esta afirma validez histórica, entonces, deberá ser aplicado el criterio típico para examinar afirmaciones históricas.

¿Qué criterio usan ellos para determinar lo que es “evidencia extraordinaria”?

La realidad es que no existe algún método científico para determinar la validez de los acontecimientos históricos. En este se involucra un grado de subjetividad. Diferentes personas demandarán requisitos diferentes para validar fenómenos antiguos basados en sus presuposiciones y el tipo de evidencia involucrada. Además, y debido a que los acontecimientos antiguos tratan con la historia humana y las afirmaciones no pueden ser observadas o repetidas, debemos entonces mirar la evidencia en forma diferente. De alguna manera, y para determinar fenómenos antiguos, esto hace subjetiva e invalida la aplicación de, “afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias”.

¿Son razonables los criterios para la evidencia extraordinaria?

Con mucha frecuencia los escépticos exigen” pruebas” de que Dios existe o “pruebas absolutas” de que Jesús resucitó de entre los muertos. Por ejemplo, he escuchado a muchos ateos decir que la única prueba que ellos aceptarían de la resurrección de Jesús sería, si esta pudiera ser probada, el método científico. Claro está, que nosotros sabemos que esto es imposible debido a que el método científico significa observación, experimentación y repetición y no podemos aplicar esto a un acontecimiento que ocurrió hace 2000 años. Los ateos saben esto y es la razón por lo que lo exigen; por lo tanto, ellos están actuando irrazonablemente. Sin embargo, cuando el cristiano falla en producir un método científico o evidencia científica, el ateo se siente justificado.

Sin embargo, el requisito para la prueba absoluta ignora el hecho de que existe una categoría de “evidencia suficiente”. En la lógica, existe la deducción y la inducción. La deducción es, llegar a una conclusión basado en los hechos. Es razonar desde lo general hasta lo específico. La inducción es el proceso de llegar a principios general desde hechos específicos. Va de lo específico a lo general. Con frecuencia usamos el razonamiento deductivo e inductivo para llegar a conclusiones acerca de acontecimientos en la historia. Al hacerlo, no existen requisitos de “evidencias extraordinarias”. La evidencia es simplemente examinada contextualmente; esto es, es examinada de acuerdo al género en la cual encaja. Esto es lo que se quiere decir:

Nosotros no aplicamos observación, experimentación y repetición al tema de la existencia de Napoleón. El género, en este caso la historia, no encaja en esa metodología. Sin embargo, el escéptico algunas veces exigirá que la experimentación y la repetición sean aplicadas a la resurrección de Jesús, por lo tanto, se aplicará en forma equivocada el análisis evidencial y la lógica.

Aún más, no podemos determinar todas las cosas con absoluta certeza. Por ejemplo, no podemos probar que Alejandro el Grande (356 – 323 a. C.) vivió alguna vez si pretendemos observarlo a él. Pero tenemos escritos antiguos de testigos que afirman su existencia. Los escépticos creen inmediatamente en Alejando el Grande sin involucrar el método científico y sin exigir “evidencia extraordinaria”. Sin embargo ellos sí la exigirán para la existencia de Jesús.

Sin embargo, un escéptico podría decir que Alejandro nunca afirmó haber resucitado de entre los muertos y que la evidencia normal sería suficiente para determinar su existencia con razonable probabilidad. Pero de acuerdo a la historia, Alejandro el Grande, llevó a cabo una proeza extraordinaria. A la edad de 33 años había conquistado el mundo conocido. Y de hecho, este es un acontecimiento extraordinario en la historia. Así que pregunto: “¿Dónde está la evidencia extraordinaria para apoyar esa afirmación extraordinaria?” ¿Ha aplicado el escéptico la resurrección de Cristo en forma igualitaria el principio de “afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias” a la conquista del mundo por parte de Alejandro el Grande? Si no es así, esto entonces nos trae al punto de partida al tema relacionado a las presuposiciones. Por ejemplo, con un ateo la presuposición de que Dios no existe significa que la afirmación extraordinaria de la resurrección de Cristo requiere evidencia extraordinaria, pero la conquista del mundo por parte de Alejandro el Grande no, aunque ambas son afirmaciones extraordinarias de la historia. ¿Si nota la inconsistencia?

Conclusión

Si es cierto que Alejandro el Grande conquistó al mundo conocido a los 33 años de edad, no es gran cosa. Esto no tendría ningún efecto en la vida de alguna persona. Pero si es cierto lo de Jesús, entonces, esto es completamente diferente. Jesús afirmó ser divino, que Él tenía un mensaje para las personas acerca del cielo y del infierno y que la salvación es sólo a través de Él. Tal afirmación requiere evidencia extraordinaria, tal como realizar milagros y resucitar de entre los muertos. Las afirmaciones con relación a Cristo pueden tener un profundo efecto en las personas y esto puede hacer sentir a las personas incómodas. Por lo tanto, las personas no querrán aceptar que lo que Cristo dijo es verdadero y algunas veces tratarán desesperadamente de sostener sus presuposiciones; de ahí que las afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria.

Sin embargo, cuando defienda la Biblia y trate con la afirmación de que, “afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria”, presente los siguientes puntos:

1. ¿Permitirán sus presuposiciones permitir el examen imparcial de la evidencia?
2. ¿Qué calificaría como evidencia extraordinaria?
3. ¿Qué criterio es usado para determinar lo que es evidencia extraordinaria?
4. ¿Hay criterios para la razonable evidencia extraordinaria?

Con suerte, un diálogo saludable puede ser sostenido por ambas partes.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés中文

  • 1. Estoy consciente de las diferentes posiciones ateas, como por ejemplo, la falta de creencia, la creencia de que no existe Dios, etc. Pero para simplificar la ilustración, estoy usando la posición atea de “la creencia de que no existe Dios”.

 

 

 

 
 
CARM ison