¿Ama u odia Dios a las personas?

Juan 3:16; Romanos 5:8; 1ª Juan 4:7-8 y Salmo 5:5; 11:5; Proverbios 6:16-19; Oseas 9:15

  1. Dios ama
    1. Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
    2. Romanos 5:8: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”
    3. 1ª Juan 4:7-8, 16: “7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. 16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.”
  2. Dios odia
    1. Salmo 5:5: “Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad.”
    2. Salmo 11:5: “Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.”
    3. Proverbios 6:16-19: “Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos.”
    4. Oseas 9:15: “Toda la maldad de ellos fue en Gilgal; allí, pues, les tomé aversión; por la perversidad de sus obras los echaré de mi casa; no los amaré más; todos sus príncipes son desleales.”

Dios así como ama, también odia. Su naturaleza es amor (1 Jn 4:8), pero Él es también justo (Sal 7:9 y santo (Is 6:3). El sólo hecho de que Él no incinera a toda la humanidad por su pecado contra Él se debe a Su bondad. Dios no le debe nada a nadie. Somos pecadores y como tales, lo hemos ofendido porque hemos quebrantado Su leyes; y estas, son un reflejo de Su carácter. Pero Dios, en Su gran misericordia, envió a Su Hijo a morir por nuestros pecados para que así, pudiéramos tener vida eterna al recibir a Cristo como Salvador (Jn 1:12; Ro 10:9-10).

¿Odia Dios? Sí. ¿Ama Dios? Sí. Esta no es una contradicción; es un hecho verdadero.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Indonesio

 

 

 

 
 
CARM ison