¿Anuncia Juan 14:16 la venida de Mahoma?

warning: call_user_func_array() [function.call-user-func-array]: First argument is expected to be a valid callback, 'nodereference_autocomplete_access' was given in /var/www/carm.org/includes/menu.inc on line 454.

Por, Ryan Turner

  • Juan 14:16: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre”.

Argumento musulmán

Los musulmanes argumentan que el anterior versículo trata de una profecía de Mahoma. Argumentan esto, debido a un pasaje que aparece en El Corán que dice así:

  • Surah 61:6: "¡Hijos de Israel! Yo soy el apóstol de Allah para vosotros… para anunciar a un Apóstol que ha de venir después de mí cuyo nombre es Ahmad*" (Traducción de Yusuf Ali. Énfasis añadido.)

El supuesto equivalente en árabe, para “Ahmad” (“el alabado”) es, “periclytos”. Sin embargo, “periclytos” no ocurre en este versículo de Juan 14:16. Más bien, la palabra griega “parákletos” (intercesor, consolador:- abogado, consolador.)1, es la que ocurre. Pero para poder apoyar el argumento de ellos, los musulmanes argumentan que el texto de Juan ha sido corrompido.2

Respuesta cristiana

Primero: No existe ninguna evidencia textual antigua entre los más de 5.600 manuscritos en griego donde se pueda encontrar o ubicar la palabra “periclytos” (“el alabado”) en lugar de “parákletos” (intercesor, consolador:- abogado, consolador.)3

Para que un musulmán argumente que la correcta lectura deberá ser, “periclytos”, en vez de “parákletos”, muestra una falta de entendimiento del texto real en griego y la confiabilidad del copiado en el Nuevo Testamento.

Segundo: En el mismo pasaje, Jesús, de forma clara, identifica al “parákletos” (intercesor, consolador:- abogado, consolador), como al mismo Espíritu Santo.

  • Juan 14:26: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Reina-Valera 60)
    • "pero el Defensor, el Espíritu Santo que el Padre va a enviar en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que yo les he dicho" (Dios Habla Hoy)

Por lo tanto, y con el debido respeto, el argumento musulmán ya está derrotado.

Tercero: Este “intercesor, consolador, abogado, defensor”, fue dado a los apóstoles de Jesús, no a los árabes los cuales vivieron, ¡550 años más tarde! Fueron dados a aquellos que estaban con Jesús, desde el principio:

  • Juan 15:26-27: “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. 27 Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio”.
  • Hechos 1:22: “comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección”.
  • Lucas 1:1-2: “Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, 2 tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra”.

Sin embargo, y de acuerdo a Juan 15:26-27, Mahoma no pudo dar testimonio de Cristo porque no estuvo con el Señor desde el principio. De acuerdo a Hechos 1:22, tampoco fue hecho testigo de Su resurrección como sí lo fueron los discípulos. Y en cuanto a Lucas 1:1-2, es bastante claro que Mahoma tampoco fue enseñado por los discípulos y menos, fue “ministro de la palabra”.

Cuarto: Este “parákletos” (intercesor, consolador:- abogado, consolador, defensor), estaría con ellos para siempre (Juan 16), pero resulta que Mahoma, ¡ha estado muerto por más de 30 siglos! Por lo tanto, Mahoma no es omnipresente.

Quinto: Una de las tareas del “parákletos” es la siguiente:

  • Juan 16:8-9: “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. 9 De pecado, por cuanto no creen en mí” (Énfasis añadido)

¿Cómo un ser pecador, mortal y salteador de caravanas puede convencer al mundo para que crean en Jesús cuando ni Él mismo creyó en Jesús como el Salvador?

Sexto: Jesús les dijo a Sus discípulos que ellos conocían al “parákletos”, pero resulta que, ni los discípulos jamás conocieron a Mahoma, ni Mahoma conoció jamás personalmente a los discípulos del Señor. ¡Mahoma nació 500 años más tarde!

Séptimo: Jesús también afirmó:

  • Juan 6:17: “el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros”.

Este versículo es suficiente para quitarle toda credibilidad a las pretensiones musulmanas: ¿Cómo podría Mahoma –un simple pecador– morando “con” los discípulos y particularmente, que estuviera habitando “en ellos”? Esta referencia de estar “en” los discípulos es una referencia al Espíritu Santo en Su papel de que habitará dentro de los creyentes, sellándolos como hijos de Dios y como enseña el contexto de Juan 14:16-26 y el resto del Nuevo Testamento:

  • Efesios 1:13: “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”.
  • Efesios 4:30: “Y no contristéis (entristezcáis) al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”.

¿Cómo puede Mahoma, un siervo de Alá, “sellar” a los hijos del único Dios vivo y verdadero “para el día de la redención”?

Octavo: Jesús afirmó claramente que el “parákletos” sería enviado sólo por Él:

  • Juan 14:26: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”.

Y sabemos que ningún musulmán creerá jamás que Mahoma fue enviado en el nombre de Jesús.

Noveno: El “parákletos”, el cual enviaría Jesús, no hablaría por su propia cuenta:

  • Juan 16:13: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”.

Sin embargo, Mahoma siempre testificó de sí mismo.

Por ejemplo, Mahoma dice de sí mismo:

  • Surah 33:40: “Muhammad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino que es el Mensajero de Allah y el sello de los profetas. Y Allah es Conocedor de todas las cosas”.

¿De quién habla Mahoma? De sí mismo.

Décimo: ¿A quién glorifica el “parákletos”? ¿A Jesús o a Mahoma?

  • Juan 16:14: “El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber”.

Mahoma nunca tomó algo de Jesús para darlo a conocer. Por lo tanto, ¿cómo glorificaría verdaderamente Mahoma a Jesús, si Mahoma es, según el islam, el último de los profetas? Además, Mahoma ni tomaría del Señor (porque entonces, hubiera sido cristiano, no musulmán), y jamás estaría “glorificando” a un profeta anterior a él y mucho menor que él. Esto es inaceptable en la teología musulmana.

Undécimo: Jesús afirmó que el “parákletos” vendría “dentro de no muchos días”:

  • Hechos 1:5: “Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días”.

Y Mahoma nació, ¡600 años después!

Debido a que el “parákletos” es el Espíritu Santo, Él fue derramado en el día de Pentecostés, no muchos días después; más no 600 años después:

  • Hechos 2:1-3: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos”.

Por lo tanto, y debido a tanta evidencia bíblica, el Espíritu Santo es, claramente, el “parákletos” en Juan 14:16, nunca hizo referencia a Mahoma.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

  • 1. e-Sword
  • 2. Los diez argumentos fueron tomados de Norman Geisler y Abdul Saleeb, “Answering Islam: The Crescent in Light of the Cross”, Grand Rapids: Baker, 2002, páginas 157-59.
  • 3. Para las razones por las que debemos creer en la veracidad de la Biblia, vea por favor, ¿Ha sido corrompido el Nuevo Testamento? Curiosamente, existen más de 5.600 manuscritos griegos del Nuevo Testamento, pero si Ud. incluye todas las traducciones que salieron del griego, como el latín, el siriaco, el copto, etc., existen más de 20.000 manuscritos antiguos del Nuevo Testamento. Y curiosamente, ninguno contiene esa palabra árabe, “periclytos”.

 

 

 

 
 
CARM ison