¿Apoya 1ª Pedro 3:15 el "evangelismo amistoso"?

Por, Tony Miano
Editado por, Matt Slick

El evangelismo amistoso es una forma de evangelismo practicado generalmente en medio de quienes están comprometidos con las creencias cristianas de los Estados Unidos. La idea detrás del evangelismo amistoso es ser amistoso con una persona no salva, con la esperanza de que algún día se tenga la oportunidad de compartir el evangelio con esa persona. Muchas personas afirman que 1ª Pedro 3:15 apoya la práctica del evangelismo amistoso.

  • 1ª Pedro 3:15: “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”.

¿Apoya 1ª Pedro 3:15 el “evangelismo amistoso”? El argumento afirmativo sería algo así:

1ª Pedro 3:15 apoya la práctica del “evangelismo amistoso” por la siguiente razón. El versículo es claro en cuanto a que los cristianos deben estar listos para “presentar defensa” ante todo aquel que “demande razón de la esperanza que hay” en los cristianos. Pero, resulta que las personas le pedirán una razón si ellos le conocen. No hay razón alguna para que una persona le pregunte, a menos, que hayan visto algo diferente en Ud. Y para que una persona sea tan cercana a Ud., esa persona debe tener una relación personal, lo suficientemente cercana para ver cómo vive Ud. el día a día. Por lo tanto, 1ª Pedro 3:15 afirma la práctica del “evangelismo amistoso” o del “evangelismo de relación o relacional”.

En este artículo, colocaré por delante el argumento negativo. 1ª Pedro 3:15, no apoya la práctica del “evangelismo amistoso”. Esto no quiere decir que los cristianos no deberían participar en el “evangelismo amistoso”, en la medida en que se practique bíblicamente.

Usando los principios básicos de la hermenéutica, tanto en el contexto cercano o lejano, en el contexto histórico y en un entendimiento de la intención del escritor, es obvio que 1ª Pedro 3:15 no tiene nada qué ver con el “evangelismo amistoso”. Y cualquier esfuerzo para usar este pasaje de esta forma, requiere de una eisegesis.

Los destinatarios de la carta de Pedro

Empecemos identificando a los destinatarios de 1ª Pedro:

  • 1ª Pedro 1:1-2: “Pedro, apóstol de Jesucristo, a los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, 2 elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas”.

La palabra griega para “dispersión”, es “diasporá”. Y literalmente se define, dispersión, i.e. (específicamente y concretamente) israelita (convertido) residente en países gentiles:- dispersar, dispersión.1

MIAPIC define esta palabra de la siguiente forma:

  • “Literalmente significa dispersión. Bíblicamente se refiere a la dispersión de los judíos fuera del territorio de Israel desde el tiempo de la cautividad a Babilonia hasta ahora. También se aplica a la dispersión de los cristianos después del 70 cuando Roma saqueó Jerusalén y miles de cristianos huyeron dispersándose por el área Mediterránea”.2

Santiago, el medio hermano del Señor Jesús, quien fue probablemente uno de los primeros líderes de la iglesia cristiana en Jerusalén, escribió su carta a muchas de las personas a quienes también les escribió Pedro.

  • Santiago 1:1: “Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud”.

Santiago usa la misma palabra griega que usó Pedro para describir e identificar a sus destinatarios: “diáspora”.3

Además de “dispersión”, Pedro, casi poéticamente, usa la palabra “elegidos” para describir a sus lectores. No hay duda a quién les está escribiendo Pedro. Él les escribió a hermanos y hermanas judíos en Cristo (los elegidos), quienes estaban viviendo exiliados lejos del hogar debido a la sistemática persecución de estos judíos cristianos por el gobierno romano.

Pedro no les escribió a los cristianos que fueron aceptados fácilmente en sus comunidades. Es improbable que los destinatarios de la carta de Pedro pudieran presumir de muchos amigos fuera de su propio territorio cristiano. Pedro les escribió a israelitas convertidos, quienes estaban viviendo y muriendo por la fe como dramáticamente veremos en los versículos del contexto de 1ª Pedro 3:15.

El contexto cercano de 1ª Pedro 3:15 y el evangelismo amistoso

Para interpretar y entender correctamente el significado intencionado en 1ª Pedro 3:15, debemos considerar lo que escribió antes y después del versículo en cuestión:

  • 1ª Pedro 3:8-17: “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; 9 no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. 10 Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño; 11 Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala. 12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal. 13 ¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? 14 Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, 15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; 16 teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo. 17 Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal”.

Los lectores de Pedro no estaban viviendo una vida de convivencia pacífica con incrédulos. Ellos, estaban sufriendo persecución. El anterior pasaje nos dice que a quienes estaba escribiendo Pedro, estaban siendo vilipendiados por otros debido a su buena conducta. Los incrédulos trataban de hacerles daño a estos convertidos a Cristo. Eran calumniados y sometidos a declaraciones malintencionadas, falsas y difamatorias. Pedro, les reconoció a sus lectores que estaban sufriendo por hacer el bien. Es muy improbable que a estos cristianos perseguidos, los incrédulos les estuvieran preguntando que compartieran la razón de la esperanza que había en ellos porque querían aprender más de Jesús. Probablemente, los incrédulos les ordenaban a estos cristianos –particularmente las autoridades de gobierno en su área– con amenazas malintencionadas de injuria y daño físico, a retractarse de su fe en Jesucristo. Esta es la razón por la que Pedro anima a sus lectores a que no tengan temor de quienes los perseguían. Es una suposición razonable que Pedro, en la medida en que escribía  estas palabras a sus hermanos perseguidos, recordó una amonestación similar que él había recibido de Jesucristo:

  • Mateo 10:26-33: “Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse. 27 Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas. 28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. 29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. 30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados. 31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos. 32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos”.

Aquí hay un ejemplo histórico de los hermanos de Pedro de la diáspora, que estaban probablemente enfrentando, lo que lo llevó a animarlos para estar listos a dar una respuesta.

Policarpo (70 – 154 d. C.), era, una generación después de Pedro, contemporáneo de los apóstoles. De hecho, Policarpo fue discípulo del apóstol Juan. Una página web, dedicada al antiguo padre de la iglesia, comparte el siguiente testimonio acerca de la muerte de Policarpo.4

  • “La más grande contribución al cristianismo puede ser su muerte como mártir. Su martirio se levanta como uno de los acontecimientos mejor documentados de la antigüedad. Los emperadores romanos habían desatado implacables ataques contra los cristianos durante este período, y miembros de la iglesia temprana registraron muchas de las persecuciones y muertes. Policarpo fue arrestado con el cargo de ser cristiano; un miembro de un culto políticamente peligroso cuyo rápido crecimiento necesitaba ser detenido. En medio de una multitud enfurecida, el procónsul romano tuvo piedad de este hombre viejo amable, rogándole a Policarpo que proclamara, ‘César es el Señor’. Si solo Policarpo hiciera esta declaración y ofreciera una pequeña pizca de incienso a la estatua de César, escaparía de la tortura y de la muerte; a lo que Policarpo respondió: ‘He servido a Cristo ochenta y seis años, y Él nunca me ha hecho algo malo. ¿Cómo puedo blasfemar contra mi Rey que me salvó?’ Firme en su posición por Cristo, Policarpo rehusó comprometer sus creencias, y por lo tanto, fue quemado vivo en la estaca”.

Policarpo dio una respuesta de la esperanza que estaba en él. Al frente de la muerte, él, no negó a Cristo. Él no se acobardó; ni pidió por su vida. Él no blasfemaría contra su Rey. Padeció las llamas de la muerte como un acto de adoración a su Señor y Salvador que dio Su vida por él.

En 1ª Pedro 3:15, Pedro no está describiendo una conversación de relación o un "evangelismo amistoso" entre un incrédulo y un cristiano. Más bien, Pedro está preparando a sus lectores a permanecer firmes en la fe; a estar listos para testificar valientemente de que Jesús es su Señor y Salvador –la misma esperanza que había en ellos– en medio de la persecución y el odio. Pedro tenía un ojo sobre la probable persecución de sus lectores y un martirio potencial. Él, no tenía un ojo en la capacidad de sus lectores para hacer amigos con personas incrédulas.

Cuando 1ª Pedro 3:15 es vista en su contexto apropiado, es claro, que los cristianos deben estar listos para testificar de su fe en Jesucristo afrontando la muerte. Ellos, deben estar listos y dispuestos a perseverar por el amor de Cristo hasta el final (Mateo 10:22).

Una de las razones por la que los cristianos malinterpretan 1ª Pedro 3:15 como un versículo  que apoya el evangelismo amistoso es que ellos enfocan toda su atención en la frase, “y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”. En esta frase, no hay órdenes para los lectores de Pedro. La orden se encuentra en la primera frase, a menudo, olvidada en el versículo.

La orden es ser santificados; no es hace evangelismo amistoso

1ª Pedro 3:15 comienza con estas palabras: “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones…”

En la primera frase del versículo, el verbo primario se tradujo del griego, “jagiázo” que significa; hacer santo, i.e. (ceremonialmente) purificar o consagrar; (mentalmente) venerar:- santificar, santo, -a, santificado, -a.5

¿Qué significa venerar o santificar a Cristo en el corazón de uno? El comentario de John Gill acerca de este versículo es de más ayuda.6

  • sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones… Aun refiriéndose a Isaías 8:13 no haciéndolo santo, lo cual no necesita, o que tampoco puede ser, ya que en esencia, Él es un ser infinitamente y perfectamente santo; pero al declarar y proclamar Su santidad, como en la profecía del serafín en Isaías y en los cuatro seres vivientes en Apocalipsis; y al glorificarle a Él, alabando y aclamando Su perfección en Su santidad, dando gracias al recordarla; mostrándola en las obras de la creación, predestinación, redención y gracia; por lo tanto, la versión árabe la traduce como, bendecid al Señor Dios en sus corazones: el Señor Dios es santificado por Su pueblo externamente, cuando observan Sus mandamientos, ponen atención a Sus decretos, y claman Su nombre y lo alaban a Él, pero aquí se pretende una santificación interna de Él, una santificación de Él en sus corazones, y lo que es opuesto al temor de los hombres, y la incredulidad y las mentiras en el ejercicio de la gracia del temor hacia Él; vea en Isaías 8:13 lo que muestra el objeto de Su bondad, y es un fruto del pacto de Su gracia, y es como un niño y temor piadoso; y en el ejercicio de la fe en Él, en Su pacto y promesas, Su fidelidad, y poder para ayudar, socorrer y preservar; mediante lo cual se le da gloria a Él, un testigo a cargo de Su verdad, y es santificado: en algunas copias, como la Alejandrina, y una de Esteban, se lee, santificado el Señor Cristo; y así se lee en la Vulgata Latina y en versiones siriacas; ciertamente es lo que se pretende en Isaías 8:13 como se desprende de 1ª Pedro 3:14 comparado con Romanos 9:33”.

El comentarista de la Biblia, Matthew Henry escribió:7

  • “Santificamos al Señor Dios en nuestros corazones cuando con sinceridad y fervor lo adoramos a Él, cuando nuestros pensamientos hacia Él son intensos y reverentes, cuando confiamos en Su poder, creemos en Su fidelidad, nos sometemos a Su sabiduría, imitamos Su santidad y le damos la gloria debida a Sus perfecciones más gloriosas”.

Pedro ordenó a sus lectores santificar a Jesucristo en sus corazones; alabarlo y adorarlo a Él en espíritu y en verdad (Juan 4:24); conformados a Su imagen (Romanos 8:29), a ser imitadores de Él como Sus hijos amados (Efesios 5:1). La forma de ellos de hacer esto enfrentando muchas formas de persecución y el potencial real del martirio, era para dar una respuesta acerca de la esperanza que había en ellos; una respuesta a cualquiera que preguntara; aun, a las mismas personas que los asesinarían si rehusaban retractarse; rehusando negar al Señor Jesucristo.

Conclusión

1ª Pedro deberá servir como una bandera en alto y levantada por todos los cristianos que soportan sufrimiento, a los que se niegan a sí mismos, toman su cruz para seguir a Cristo, y le dicen al mundo acerca de Él y de la vida eterna; la respuesta de la esperanza en ellos.

Sólo un enfoque eisegético y aplicación de 1ª Pedro 3:15 puede llevar a alguien a creer que este versículo prueba que el texto se usa para el "evangelismo amistoso". El contexto inmediato, anterior y posterior que rodea al versículo correctamente evaluado, el contexto histórico correctamente aplicado, y el intento del autor correctamente entendido deben hacer que el significado de este versículo sea obvio. Como resultado, 1ª Pedro 3:15 no puede servir como un lema para la tradición evangélica hecha por el hombre acerca del "evangelismo amistoso".

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. e-Sword.
  • 2. http://www.miapic.com/diccionario-diaspora
  • 3. http://biblelexicon.org/james/1-1.htm
  • 4. http://www.polycarp.net/
  • 5. e-Sword.
  • 6. http://biblecommenter.com/1_peter/3-15.htm
  • 7. http://biblecommenter.com/1_peter/3-15.htm

 

 

 

 
 
CARM ison