Autoridad

Punto de vista correcto
  • La Biblia
    • La autoridad se origina de Dios y es dada a los cristianos (Juan 1:12: “Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su nombre, les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios”), por la cual tenemos autoridad para echar fuera demonios y predicar la verdad (Marcos 3:14-15: “A doce de ellos los designó para que estuvieran con él, para enviarlos a predicar, 15 y para que tuvieran el poder de expulsar demonios”). La autoridad viene del Señor Jesús (1ª Tesalonicenses 4:2: “Ustedes ya conocen las instrucciones que les dimos de parte del Señor Jesús.”) (Nota: A menos que se diga lo contrario, todas las citas son tomadas de la Reina  Valera Contemporánea. RVC).
Punto de vista falso
  • Ciencia Cristiano
    • Hay una afirmación de que la Biblia es la autoridad, pero esta también tiene miles de errores. Mary Baker Eddy fue, para todos los propósitos prácticos, la figura con autoridad de la religión y la Biblia debe ser entendida a través  de la “Ciencia y salud con clave para las Escrituras”, cuyo autor es precisamente ella. Por lo tanto, la Biblia no es la autoridad final.
      • “Hay una autoridad divina para creer en la superioridad del poder espiritual sobre la resistencia material” (C&S, pág. 134.)
      • “No encuentro en la historia mi autoridad para la Ciencia Cristiana, sino en la revelación. Si alguna vez existió una persona como el Profeta Galileo, esto, me es indiferente” (Miscelánea, páginas 318-319.)
  • Testigos de Jehová
    • De acuerdo a la Organización La Atalaya, toda autoridad es, finalmente de Dios; pero la organización afirma ser el maestro con autoridad de la Palabra de Dios para las personas de la tierra.
      • “Todo aquel que quiera entender la Biblia deberá apreciar que la ‘sabiduría grandemente diversificada de Dios’ puede llegar a ser conocida sólo a través  del canal de comunicación de Jehová, el siervo fiel y discreto” (La Atalaya, 1 de octubre de 1991, pág. 8.)
      • “Es de esperarse que el Señor tendría un medio de comunicación para su pueblo sobre la tierra, y él ha mostrado claramente que la revista llamada La Atalaya es usada para ese propósito” (1939, Anuario de los testigos de Jehová, pág. 85.)
      • “Todos necesitamos ayuda para entender la Biblia, y no podemos encontrar la guía escritural que necesitamos, fuera de la organización, ‘siervo fiel y discreto’” (La Atalaya, 15 de febrero de 1981.)
      • “No podemos afirmar amar a Dios, y negar su palabra y canal de comunicación” (La Atalaya, 1 de octubre de 1967, pág. 591.)
  • IJSUD/Mormonismo
    • La autoridad se encuentra en la iglesia de JSUD y sus profetas vivientes, la cual tiene la autoridad sacerdotal de Dios por la cual enseña el “evangelio restaurado”.
      • “Al momento en que un hombre dice que él no se someterá a la autoridad legalmente constituida de la Iglesia, ya sean los maestros, el obispado, el supremo concilio, su quorum, o la primera presidencia, y en su corazón lo confirme y lo lleve a cabo, en ese momento él corta los privilegios y bendiciones del sacerdocio y la iglesia, y él mismo corta los lazos del pueblo de Dios, porque ignora la autoridad que el señor ha instituido en su iglesia” (José F. Smith, Las enseñanzas de los presidentes de la iglesia: José F. Smith, pág. 365.)
      • “La iglesia enseña que cada verdad del evangelio y bendición y toda la autoridad sacerdotal, las llaves, las ordenanzas y los pactos necesarios para la salvación eterna de la humanidad han sido restaurados o serán restaurados en esta dispensación” (Enciclopedia del mormonismo 3:1218.)
      • “El sacerdocio es el poder eterno y autoridad de Dios, a través  del cual Él creó los cielos y la tierra y por el cual Él gobierna lo mismo. Es usado para redimir y eventualmente exaltar Sus hijos. Como se indica en la mortalidad, el sacerdocio es el poder y autoridad para actuar en el nombre de Dios. Por esto y a través  de este, uno está autorizado para predicar el evangelio, administrar las ordenanzas y gobernar en la iglesia” (“Autoridad sacerdotal”, Noticias de la iglesia, 10 de noviembre de 2007, pág. 16.)
  • Catolicismo romano
    • La autoridad descansa en la iglesia católica romana, la cual afirma una sucesión apostólica y el derecho para interpretar la Escritura, proclamar la verdad bíblica y perdonar pecados.
      • "El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado sólo al Magisterio vivo de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo" (DV 10), es decir, a los obispos en comunión con el sucesor de Pedro, el obispo de Roma. (CIC 85.)
      • “El Magisterio de la Iglesia ejerce plenamente la autoridad que tiene de Cristo cuando define dogmas, es decir, cuando propone, de una forma que obliga al pueblo cristiano a una adhesión irrevocable de fe, verdades contenidas en la Revelación divina o también cuando propone de manera definitiva verdades que tienen con ellas un vínculo necesario” (CIC 88.)
      • "Esta potestad, que desempeñan personalmente en nombre de Cristo, es propia, ordinaria e inmediata. Su ejercicio, sin embargo, está regulado en último término por la suprema autoridad de la Iglesia "(LG 27). Pero no se debe considerar a los obispos como vicarios del Romano Pontífice, cuya autoridad ordinaria e inmediata sobre toda la Iglesia no anula la de ellos, sino que, al contrario, la confirma y tutela. Esta autoridad debe ejercerse en comunión con toda la Iglesia bajo la guía del Romano Pontífice. (CIC 895.)
      • “Sólo los sacerdotes que han recibido de la autoridad de la Iglesia la facultad de absolver pueden ordinariamente perdonar los pecados en nombre de Cristo” (CIC 1495.)

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison