Charlas con testigos de Jehová: “Sus profecías anteriores son ahora consideradas simples declaraciones”

Por, Juan David Rojas y Carlos E. Garbiras

A lo largo de nuestras conversaciones con diferentes testigos de Jehová, acerca de las profecías que durante tanto tiempo han declarado como doctrina oficial pero que han fallado en todas estas, nos permitimos presentar algunos de sus planteamientos explicados a lo largo de estas conversaciones con ellos.

Hoy día, los testigos de Jehová ya no creen que lo predicho por sus fundadores fueran profecías basadas en la Biblia más bien afirman que estas, eran solamente declaraciones; sin tener en cuenta que en ese tiempo las enseñaron como profecías y de hecho eran absolutas.

Sin embargo Joseph Rutherford en su obra titulada "Millones que ahora viven no morirán jamás", página 89, dice:

  • "Por tanto, podemos confiadamente esperar que 1925 marcará el retorno de Abraham, Isaac, Jacob y los fieles profetas de antaño, particularmente los mencionados por el Apóstol en Hebreos 11, en una condición de perfección humana".

No obstante para los testigos contemporáneos la anterior ya no es una profecía, es simplemente una “declaración” aunque como se expone, la misma fue absoluta y a futuro.

Debido a que el mundo cristiano argumenta en contra de sus mentiras, los testigos de Jehová han empezado a cambiar sus puntos de vista diciendo ahora que no hay base bíblica para aquello que fue creído hace 100 años y aunque en ese momento fue considerado como revelación profética, la misma no se cumplió.

Un claro ejemplo de lo deshonesta de esta declaración la podemos encontrar en la adoración a la persona de Jesús. Por ejemplo en "La Atalaya", 15 de julio, 1898, pág. 216 dice:

  • "Pregunta: El hecho de que nuestro Señor recibió adoración es afirmado  por algunos como una prueba de que mientras estuvo en la tierra, él fue Dios el Padre disfrazado en un cuerpo de carne y no realmente un hombre. ¿Fue él verdaderamente adorado o la traducción es defectuosa? Respuesta: Si, nosotros creemos que nuestro Señor Jesús mientras estuvo en la tierra fue verdaderamente adorado, y de manera apropiada… Era adecuado para nuestro Señor recibir adoración en vista de haber sido el unigénito del Padre y su agente en la creación de todas las cosas, incluyendo al hombre".

Luego se negó esta postura en “Asegúrense de todas las cosas" ("Make Sure of All Things"), pág. 283.

  • "Él, le enseñó a los hombres que no lo adoraran a él, sino a Jehová su Padre… ‘Subo a mi Padre y a vuestro Padre, y a mi Dios y a vuestro Dios'”.

Es difícil ver como los testigos modernos acusan de idolatría el adorar a Cristo, cuando muchos de sus antecesores lo hacían. Preguntamos entonces, ¿será que quienes adoraron a Jesús antes de prohibir su adoración, fueron salvos? Y la razón por la que preguntamos es, porque los testigos afirman que quien adora a un dios diferente no será salvo. (Ver Artículo Relacionado: "Contradicciones en la literatura de la Watchtower").

Actualmente y basados en informaciones recogidas de los mismos testigos de Jehová, una profecía es decir: “Jehová me dijo lo siguiente”, pero estas según ellos, ya no serían profecías; más bien, ahora las llaman simples “declaraciones”; aun aquellas, “declaraciones” sostenidas y enseñadas por sus fundadores; es decir, una cronología comparativa que aunque no es exacta, deberá ser creída como verídica hasta que esta falle o se postergue continuamente porque no se ha cumplido.

Sin embargo, ¡Despertad!, 8 octubre 1968, dice:

  • "Es verdad que en el pasado ha habido quienes predijeron un 'fin del mundo', y hasta anunciaron una fecha específica. Sin embargo, nada ocurrió. El 'fin' no vino. Estas personas fueron culpables de profetizar falsamente. ¿Por qué? ¿Qué faltaba? ... Lo que le faltaba a esta gente eran las verdades de Dios y la evidencia de que él la estuviera usando y guiando".

En esta declaración, la misma sociedad acusa a sus dirigentes de profetizar falsamente y no solo de dar una cronología exacta, aun se les acusaba de carecer de las verdades de Dios para profetizarlas, ¿curioso, verdad? El mismo Cuerpo Gobernante que da sello (aprobación, lugar…) de las doctrinas de los testigos, es acusado por ellos mismos como faltos de entendimiento al  profetizar.

Los testigos también afirman que algunas de estas declaraciones basadas en la Biblia se han cumplido (lo cual no es cierto) y otras no, (y aun así no pasa nada). No obstante para evitar un error en las declaraciones hechas por sus fundadores, se limitan a decir que estas no se han cumplido hasta hoy a pesar de que hayan pasado decenas de años en que debieron haber sucedido, aceptando así que no hay entonces confiabilidad en esas declaraciones.

Es decir, no importa si lo que declararon sus fundadores fue verdad o no; nótese que no solo declararon profecías falsas, sino también doctrinas que han ido cambiando al pasar del tiempo como se explicó anteriormente en la persona de Jesús, y aun acusar a otros de algo que ellos mismos hacen, por ejemplo:

La Organización Watchtower es la única organización capaz de interpretar la Biblia (La Atalaya, 15 de febrero, 1981):

  • "Todos nosotros necesitamos ayuda para entender la Biblia, y no podemos encontrar la guía escritural que necesitamos fuera de la organización 'el esclavo fiel y discreto".

El Vaticano es la única organización capaz de interpretar la Biblia (La Atalaya, 1 de julio, 1943, pág. 201):

  • “El Vaticano menosprecia el estudio de la Biblia al afirmar que es la única organización autorizada y calificada para interpretar la Biblia”.

Los testigos dicen que en su organización jamás se han dicho que tales expectativas sean profecías, y que hablar en nombre de Jehová no es lo mismo que profetizar, aunque ambas declaraciones vengan del mismo Dios y deban ser creídas como absolutas; también afirman que los fundadores no creían que sus palabras eran profecías y los testigos de ahora tampoco las consideran así, por lo tanto y según ellos su organización nunca hizo ni hace profecías.

Increíblemente, los testigos contemporáneos acusan a sus mismos dirigentes de profetizar falsamente (ver cita arriba), aunque a su vez no los consideren profetas sino solo hombres ungidos con “espíritu santo” para guiar al pueblo. En este momento es revelada la doble moral de los testigos de Jehová.

De acuerdo a la teología de los testigos de Jehová afirman que el Espíritu Santo, aunque no creen en Él como la tercera persona de la Trinidad, no revela sino ayuda, dando a entender que impulsó, pero no de forma exhaustiva a los fundadores a dar un tipo de cronología inexacta pero sin que esta se volviera profecía. Indudablemente que la fuerza activa que los guía a ellos no proviene de Dios, ya que ni de forma exhaustiva les revela la verdad.

¿Será que podemos decir que lo mismo les pasó a los apóstoles los cuales ni fueron iluminados ni hicieron declaraciones de doctrina objetivas? ¡Lo dudamos! Indiscutiblemente, que el mismo Espíritu que guió a los apóstoles una vez iluminados, no es el mismo “espíritu” que guió a los dirigentes de la Sociedad La Atalaya.

Continúan afirmando los testigos que en las declaraciones cronológicas, no se afirmó una fecha exacta para algún suceso en particular, pues para ellos eso no es lo más importante en la doctrina sino la naturaleza de Dios, Su propósito, (que solo y convenientemente lo entienden ellos, la iglesia católica romana, etc.), para qué hemos venido a la tierra y las expectativas de Dios en el futuro, pero sobre todo esto, creer con corazón "sincero", aunque algunos de estos puntos puedan cambiar en un momento determinado.

Increíblemente, la obra de Cristo en la cruz la cual es el propósito de la Escritura y la base de nuestra fe, se pierde en el horizonte, eclipsada por doctrinas que complementan, pero no sustituye ese acto de amor, el cual es el más relevante en la Biblia descrito como el más grande acto de amor.

 

 

 

 
 
CARM ison