Charles Taze Russell es el esclavo fiel y discreto

El Atalaya (12/1/1919, página 357)
“Descripción del Pastor Russell…Sus enseñanzas”

  • “Miles de los lectores de los escritos del Pastor Russell creen que él llevó a cabo el papel de ‘ese siervo fiel y prudente’, y que su gran trabajo fue darle alimento a la familia de fe en tiempo apropiado. Su modestia y humildad  le impidió reclamar abiertamente este título pero lo admitió en muchas ocasiones en sus conversaciones privadas,” (El Atalaya, Diciembre 1, 1916, Página 357).

Comentario: Esta cita es útil para rebatir la pretensión de que la Organización de los Testigos de Jehová es el Siervo Fiel y Discreto del cual habla Jesús en Mateo 24:25. Compare la anterior cita con la de Enero 15, 1969, páginas 50-51 donde dice que la Organización El Atalaya es el siervo fiel y discreto: “Jesús predijo que entre su pueblo habría una clase de ‘siervo fiel y discreto’ quien estaría suministrando alimento espiritual a la familia de siervos devotos Dios en la tierra, actuando como su canal de comunicación y supervisando que los intereses del Reino se lleven a cabo alrededor del mundo. (Mt 24:45-47). Estos siervos supervisores servirán como si estuvieran guiados en sus actividades por la mano derecha de Cristo,” (El Atalaya, Enero 15, 1969, páginas 50-51).

__________________________________

(Continuación)…

El Pastor Russell se conectó cercanamente a las enseñanzas de las Escrituras. Él creyó y enseñó que estamos viviendo en los tiempos de la segunda presencia de nuestro Señor, la cual data desde 1874; y que desde esa época hemos estado viviendo en “el tiempo final”—“el final del Tiempo”—durante el cual el Señor ha estado dirigiendo Su gran obra de la Cosecha, en armonía con la propia declaración del Señor; que con ésta obra de la Cosecha está separando a los Cristianos verdaderos como “trigo”, de aquellos que profesan simplemente ser Cristianos, designados como la “cizaña”, y reuniendo a los santos verdaderos en el Reino del Señor. Es interesante anotar aquí que Jesús dijo: “¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado? ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.” Miles de los lectores de los escritos del Pastor Russell creen que él llevó a cabo el papel de ‘ese siervo fiel y prudente’, y que su gran trabajo fue darle alimento a la familia de fe en tiempo apropiado. Su modestia y humildad  le impidió reclamar abiertamente este título pero lo admitió en muchas ocasiones en sus conversaciones privadas, (Para ver detalles de su obra, ver: El Atalaya, Junio 1, 1916).

En 1910 el Pastor Russell visitó Palestina y Rusia. En esos lugares llevó a cabo lecturas a miles de Judíos ortodoxos con relación al regreso de los Judíos a Palestina. En 1911 formó parte de un comité conformado por siete personas que hicieron un viaje alrededor del mundo para examinar particularmente las condiciones de una obra misionera en Japón, China, Corea e India. En esa misma ocasión visitó nuevamente a los Judíos en Palestina y Galacia, explicándoles que las profecías enseñan que los Judíos en una época temprana serían establecidos nuevamente en Palestina. A su regreso a Estados Unidos miles de Judíos le dieron una gran ovación en el Hipódromo de la Ciudad de Nueva York. El discurso dado en esa ocasión fue publicado por periódicos Hebreos tanto en Estados Unidos como en Europa.

Durante los 42 años de obra Cristiana del Pastor Russell, él nunca solicitó dinero ni directa ni indirectamente. Ninguna recolecta fue llevada a cabo ni por él ni por sus asociados en las reuniones dirigidas por Russell. Él tenía fe en que el Señor supliría el dinero suficiente para llevar a cabo Su obra; que la obra era del Señor y no del hombre. El hecho de que muchas contribuciones voluntarias fueron hechas de manera libre a través del mundo probó que esta conclusión era correcta.

Él entregó totalmente su fortuna personal a la causa por la que había dado su vida. Recibió una suma nominal de 11 dólares con diez centavos, por mes para sus gastos personales. Al morir, no dejó ninguna propiedad.

De este modo acabó la carrera del hombre más extraordinario. Fue amado por aquellos que lo conocieron bien.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison