Citas interesantes escritas por Mormones con respecto a la Expiación

  1. "Honramos Su nacimiento. Pero sin Su muerte Su nacimiento habría sido solo un nacimiento mas. Fue la redención obtenida en el Jardín de Getsemaní y sobre la cruz del Calvario que hizo posible que Su regalo, fuese inmortal, universal, y eterno," (Gordon B. Hinckley, "A Season for Gratitude," Ensign, Dec. 1997, p. 4, el enfasis es mio ).
  2. "La expiación del Salvador en el jardín y en la cruz es tanto íntimo como infinito," (Merrill J. Bateman, "The Power to Heal from Within," Ensign, May 1995, p. 14, el enfasis es mio).
  3. "Nosotros no sabemos exactamente cómo Jesus logró la Expiación. Nosotros sólo sabemos que de algún modo durante la atroz y agonizante hora en el Jardín de Getsemaní y en la cruz, él llegó a ser nuestro Redentor," (Joseph Walker, "Singing the Song of Redeeming Love," Ensign, Mar. 1993, p. 58, Joseph Walker, "Singing the Song of Redeeming Love," Ensign, Mar. 1993, p. 58, el enfasis es mio).
  4. "A causa de la Expiación de Jesucristo, toda humanidad, aún tanto como los que deciden, serán redimidos. El Salvador empezó a derramar Su sangre por toda la humanidad, no en la cruz pero en el Jardín de Getsemaní. Allí El tomó sobre El Mismo el peso de los pecados de todos los que han de vivir. Bajo esa [pagina 6] carga pesada, El sangró por cada poro," (Russell M. Nelson, "His Mission and Ministry," New Era, Dec. 1999, p. 4, 6, el enfasis es mio).
  5. "La expiación del Salvador en el jardín y en la cruz es tanto íntima como infinita. Infinito en que se expande a través de las eternidades. Intimo en que el Salvador sintió los dolores, los sufrimientos, y las enfermedades de cada persona. Consecuentemente, él sabe cómo llevar nuestras penas y aliviar nuestras cargas para que nosotros quizás seamos sanados internamente, hechos completas personas, y recibir alegría eterna en su reino," (Merrill J. Bateman, "Healing Our Hearts," New Era, Apr. 1996, p. 49, el enfasis es mio).
  6. "Nuestra iglesia cree que la crucifixión de Cristo fue una parte importante de la expiación, pero creemos que una parte más importante fue cuando él sufrió por nuestros pecados en el Jardín de Getsemaní," ("Q&A: Questions and Answers," New Era, Sept. 1996, p. 18, el enfasis es mio).
  7. "Fue entonces que su padre le enseñó al joven Pablo una gran lección. El preguntó a los ministros si ellos comprendieron el principio de la expiación de Cristo. Ellos se veiann un poco desconcertados. Su padre dijo, "En nuestra Iglesia, nosotros creemos que por la Expiación de Cristo, toda la humanidad puede ser salva por la obediencia a las leyes y ordenanzas del evangelio" (third article of faith). El explicó que la expiación permite que cada uno de nosotros seamos perdonados de nuestros pecados si nos arrepentimos. Jesus pagó por todos nuestros pecados cuando El sufrió en el Jardín de Getsemaní. Siendo El la única persona perfecta que ha existido en la tierra, El fue el único que pudo hacer esto por nosotros. Nosotros mismos no podíamos hacer esto. Sin Su sacrificio, nosotros nunca podríamos ser perdonados de nuestros pecados y no podríamos nuevamente vivir con el Padre Celestial y Jesus" (Laurel Rohlfing, "Sharing Time: The Atonement," Friend, Mar. 1989, p. 39, el enfasis es mio).
  8. "Hay quizás una otra ocasión en que Migue, como un espíritu, pudo haber jugado un papel especialmente significativo en el plan de nuestro Padre. Lucas registra que en la noche de la Expiación, después de la Ultima Cena, Jesus se inclinó en horrorosa enajenación y pena en el Jardín de Getsemaní bajo la carga de los pecados del mundo. El grito desde lo profundo de su alma: 'Padre, si es tu voluntad, pasa esta copa de mí: no obstante hágase no mi voluntad, pero la tuya,'" (Robert L. Millet, "The Man Adam," Liahona, Feb. 1998, p. 19, el enfasis es mio)
  9. "El Salvador expió por nuestros pecados sufriendo en Getsemaní y dando su vida en la cruz. Es imposible para nosotros comprender completamente cómo él sufrió por todos nuestros pecados. En el Jardín de Getsemaní, el peso de nuestros pecados causó que él sintiera tal angustia y dolor que sangro por todos sus poros (ver D&C 19:18-19 ). Luego, cuando colgaba sobre la cruz, Jesús sufrió la muerte dolorosa por uno de los métodos más crueles conocido por el hombre". (Gospel Principles, Corporation of the President of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1979, p. 66, el enfasis es mio).
  10. "Aceptamos la expiación de Cristo arrepintiéndonos de nuestros pecados, siendo bautizados, recibiendo el regalo del Espíritu Santo, y obedeciendo todos los mandamientos," (Gospel Principles, Corporation of the President of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1979, p. 68, el enfasis es mio).

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison