Como atraer a una multitud

Por, Tony Miano
Editado por, Matt Slick

A través  de la historia, los predicadores de la calle, han usado diferentes medios para atraer multitudes. El objetivo, siempre será el mismo: darle la oportunidad a tantas personas como sea posible de escuchar la predicación de la ley de Dios y del glorioso evangelio de Jesucristo.

Este artículo presenta muchos ejemplos de cómo, un predicador de la calle, atrae a una multitud. Los ejemplos son seguidos de una sugerencia acerca de qué hace cuando los esfuerzos para atraer a una multitud, fallan.

Las multitudes atraen multitudes

R. A. Torrey, el gran evangelista, maestro y escritor de finales del siglo 19, y principio del siglo 20, escribió:

  • “Consiga –en lo posible– el mayor número de hombres y mujeres cristianos confiables para que vayan con Ud. Las multitudes atraen multitudes. Hay gran poder en los números. Un hombre solo puede salir a la calle y celebrar una reunión; yo lo he hecho; pero si puedo conseguir quince o veinte hombre confiables que me acompañen, siempre los llevaré”.1

R. A. Torrey estaba en lo correcto. Las multitudes atraen multitudes. Cuando las personas ven a otras personas reunidas, la curiosidad de ellos con frecuencia los lleva a dirigirse a la multitud. Las personas quieren estar al corriente. Ellas son mironas. Les gusta  ser entretenidos. Les fascina ver conflictos. De hecho, algunos quieren ser parte del conflicto, mientras que otros quieren ser, simplemente, una mosca en la pared, y ver a otras personas comprometidas en el conflicto.

Los predicadores de las calles, se refieren en forma afectiva a los hermanos cristianos que ayudan a atraer multitudes como, “alquiler de multitudes”. Es la forma más fácil para que los cristianos participen en la predicación en las calles sin montarse en una caja cuadrada para predicar. Pedirle a los hermanos cristianos que participen de esta forma, es también una gran manera de exponerlos a la predicación en las calles.

Los cristianos que ayudan a atraer multitudes al formar parte de la multitud, pueden cumplir otro papel importante. Mientras que estén escuchando al predicador al aire libre, ellos pueden orar por el predicador. Pueden orar por las almas perdidas que están escuchando, y pueden orar para que otros cristianos que puedan estar en el área, sean edificados con lo que escuchen.

Música

  • “En 1880, después de una peregrinación exitosa a los Estados Unidos por el teniente Eliza Shirley y su familia, el general Booth determinó que los Estados Unidos estaban listos para la conquista. Booth exhortó al comisionado George Scott Railton, para zarpar a Estados Unidos con la ayuda del capitán Emma Westbrook y seis ‘jóvenes mujeres aleluya’ (Hallelujah Lassies). El Ejército de Salvación estableció ‘invadir’ los Estados Unidos. Railton y sus jóvenes mujeres (lassies) hicieron un rápido progreso con su estilo poco ortodoxo de ‘capillas al aire libre’, música y el ministerio de la esquina de la calle”.2

Desde los días de Whitefield y Wesley, a los días de gloria del Ejército de Salvación, hasta los modernos días de los predicadores en las calles3, la música ha sido usada para atraer multitudes para la proclamación publica del evangelio.

La música tocada o cantada para atraer a una multitud no necesita ser bien elaborada. Después de todo, la Biblia llama al creyente a aclamar alegremente y cantar con júbilo al Señor (Leer, Salmo 95:1-2; 98:1, 4, 6; 100:1). Los himnos, los coros de adoración, el canto coral, instrumentos, etc. y cualquier clase de música cantada al Señor, como acto de adoración, es una forma maravillosa de atraer multitudes para que escuchen la predicación del evangelio.

Preguntas de conocimiento general

Se podría decir que Ray Comfort,4 es el predicador más influyente de los últimos 30 años, empieza, con frecuencia, cada campaña al aire libre haciendo preguntas5 para atraer una multitud. Le da un dólar a la persona que responda correctamente.

Al principio, las personas se reúnen lentamente, escépticas del hombre sobre la caja, y que regala dinero. Pero una vez que ellos entienden que está dando dinero de su bolsillo para responder esas preguntas, el amor por el dinero es mayor, y empiezan a responder las preguntas. El ruido de las personas gritando, riéndose y aplaudiendo, es la clase de sonido que atrae a las personas curiosas, las cuales se agregan a la multitud.

Literalmente, Ray Comfort, ha enseñado a miles de personas a usar esta técnica simple y de humor para atraer multitud para que escuchen la predicación del evangelio.

Lectura de la Biblia

Algunos predicadores de la calle, atraerán una multitud por leer simplemente la Biblia en voz alta. Un grupo unido de cristianos, bajo el liderazgo del evangelista Daniel Beaudion6 participan cada semana en un esfuerzo conocido como el Proyecto Esdras.7 El propósito de este proyecto es simple: hacer que muchos cristianos, alrededor del mundo, y en las calles de su barrio, lean públicamente la Biblia en voz alta. Durante los últimos años, el Proyecto Esdras ha ayudado a los cristianos, de leer la Biblia al aire libre, a predicar en las calles.

Un número creciente de predicadores de la calle están usando la lectura de la Palabra de Dios como su único medio para atraer una multitud.

Cuando todo lo demás falla

Cada predicador de la calle lo ha experimentado. Nada de lo que hace funciona. Las personas no se detienen para que Ud. los involucre. Ya ha dado más de 20 dólares al hacerles preguntas a extraños, pero una multitud no está todavía formada. Cada minuto se desanima más. Está pensando en recoger las cosas e irse a casa. Hoy, definitivamente no era su día.

He visto cómo le sucede esto a muchas personas nuevas en la predicación al aire libre. Él, tiene billetes de a dólar en una mano y una lista de preguntas en la otra. Sus hombros se ven caídos, toma aire y mira el suelo; espero que el predicador levante su cabeza y haga contacto conmigo para entonces, decir…

“¡¡Solo predique!!”

Dos palabras. Esto es todo lo que diría: “¡¡Solo predique!!”

Hay muy pocas personas como Ray Comfort, personas que parecen tener la capacidad asombrosa de atraer una multitud con solo abrir su boca. Muchas personas tienen que trabajarlo. He estado con Ray, cuando ha luchado también para atraer a una multitud. Lo he visto permanecer por más de una hora tratando de persuadir a las personas a que se detengan, escuchen y se involucren. Pero lo que no he visto en Ray, es renunciar. En esas raras ocasiones cuando no ha podido atraer a una multitud, Ray predicará a todo aquel que quiera escuchar.

Sólo predique. Si no puede atraer a una multitud, sólo predique. Dios es soberano. Todo aquel que Dios quiere que escuche el evangelio, escuchará. No importa si Ud. le predica a uno, a algunos o a miles. Finalmente, le estará predicando a Uno. La efectividad de un predicador de la calle no se basa en el tamaño de la multitud que atraiga. Está basada en su fe en la Palabra de Dios y a la verdad del evangelio. Está basada en la obediencia y amor por Dios y a los otros; esa debe ser su iniciativa.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. http://www.biblebelievers.com/Torrey2.html
  • 2. http://www.thesalvationarmytucson.org/HISTORY.html
  • 3. http://www.youtube.com/watch?v=Gy5iwOB2OgM
  • 4. http://www.livingwaters.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=991:the-way-of-the-master-kirk-cameron-and-ray-comfort&Itemid=74&lang=en
  • 5. http://stonethepreacher.com/2007/01/15/open-air-preaching-with-ray-comfort.html
  • 6. http://norcalseedsowers.com/general/sharing-the-gospel-at-oakridge-mall/
  • 7. http://norcalseedsowers.com/project-ezra/

 

 

 

 
 
CARM ison