Como cristiano… ¿debería defender la fe cristiana?

warning: call_user_func_array() [function.call-user-func-array]: First argument is expected to be a valid callback, 'nodereference_autocomplete_access' was given in /var/www/carm.org/includes/menu.inc on line 454.

Por, Carlos E. Garbiras

Tal vez mi respuesta inicial no vaya a gustarle. Pero no. Un cristiano no debería defender la fe cristiana. ¿Por qué no? Permítame ilustrarle las siguientes razones que he oído y leído en muchos lugares:

  • "No sé para qué los cristianos defienden la fe. Total, los que han de ser salvos lo serán…y punto."
  • "Para que gastar el tiempo criticando los cultos no cristianos… Las personas tienen derecho a creer lo que les dé la gana."
  • "Respete. Nosotros aquí y ellos allá."
  • "Bueno…algún día encontrarán la verdad y serán salvos."
  • "Si Dios ya predestinó a los que se salvarán, ¿no es ridículo defender el evangelio?... ¿O predicarlo?"
  • "¿Qué nos interesa lo que sucede en los cultos no cristianos?"
  • "¿Por qué hablar en contra de los lobos vestidos como ovejas? ¡Dios guarda a los que han de ser salvos!"
  • "¿Por qué preocuparnos nosotros? Que otros hagan el trabajo."
  • "Yo no pierdo el tiempo defendiendo el evangelio, porque no me gusta darle a los no cristianos las 'perlas a los cerdos' "
  • "No les dé 'garrote'. Pobrecitos. Sólo amelos. Pero no discuta con ellos. Están perdidos, pero no importa. No los saque del error. Déjelos, que Dios lo hará."
  • "Eso es perder el tiempo. Dios nos juzgará a todos, aún a los que engañaron a las ovejas cristianas."
  • "Dios es el único que cambia corazones. ¿Por qué preocuparnos nosotros?"
  • "Recuerde hermano: Con la miel del amor traeremos a todos los perdidos… Bueno, no a todos, pero tal vez a muchos. Así que dé amor, amor y amor."

Podría parecerle irónico y hasta contrario que alguien que dirige una página de apologética e investigación cristiana pueda escribir tal cosa. Pero una cosa es escribirla y otra, totalmente contraria es la de no apoyar tal clase de respuestas.

Y es que de hecho, un cristiano sí deberá defender la fe cristiana. ¿Y qué es defender la fe cristiana sino es hacer apologética?

  • Cuando leemos algo –en donde quiera que lo leamos– que no tiene nada que ver con el evangelio de Cristo y Sus doctrinas y escribimos a favor del evangelio, le guste o no, Ud. está haciendo apologética.
  • Cuando denuncia –basado en la Palabra de Dios– lo que sucede en otras iglesias cristianas, Ud. está haciendo apologética.
  • Cuando argumenta –basado en la Palabra de Dios– lo que están diciendo y enseñando desde los pulpitos la gran mayoría de los predicadores, está haciendo apologética.
  • Cuando denuncia a los cultos no cristianos –que hacen una mayor labor evangelística que muchas iglesias cristianos– está haciendo apologética.
  • Cuando está en la calle o en otros lugares públicos y ve a testigos de Jehová, mormones, unicitarios, etc. y los busca para confrontarlos… Ud. está haciendo apologética. Pero si los ve y cree que evitarlos es “estar en paz con todo el mundo”… Ud. no está haciendo apologética. Ud. simplemente no entiende ni el poder del evangelio, ni tampoco quién es el que está en Ud. El orden de los factores no altera el producto; pero en este caso sí lo altera: Ud. no sabe qué es estar en Cristo.
  • Cuando nuestro espíritu se “enardece” (Hechos 17:16: “enardecía”: paroxúno de G3844 y un derivado de G3691; aguzar junto a, i.e. (figurativamente) exasperar:- enardecer, irritar.)1 viendo como nuestra nación, estado, departamento, ciudad, barrio, pueblos, etc. es entregada a la idolatría, a las malas costumbres, a la mentira, etc… Eso es querer hacer apología… Sea entonces un apologeta.
  • Aunque lo llamen “palabrero" (Hechos 17:18: "Y algunos filósofos de los epicúreos y de los estoicos disputaban con él; y unos decían: ¿Qué querrá decir este palabrero? Y otros: Parece que es predicador de nuevos dioses; porque les predicaba el evangelio de Jesús, y de la resurrección.") como llamaron a Pablo, no importa: ¡Defienda el evangelio del Señor! A lo mejor, alguien lo invitará a algún lugar lleno de impíos (Hechos 17:19-34) para que dé razón de la esperanza que hay en Ud. (1ª Pedro 3:15: “…y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros"). ¡Vaya y no pierda esa oportunidad! No importa que nadie se convierta… Deje que Dios haga la obra; ¡sólo sea un siervo inútil! (Lucas 17:10: "Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.")

Conclusión

No se deje influir por aquellos que alrededor de Ud. lo critiquen burlándose de la defensa de la fe cristiana que Ud. hace. No importa. Siga adelante. Si lo llaman “loco”, “exagerado”, “insensato”; si le dicen que va a perder el tiempo, etc., no importa. Siga adelante guiado por el Espíritu Santo. Si en su iglesia su pastor, líder, maestro, etc. piensa que no se debe perder tiempo defendiendo la Palabra o evangelizando, porque eso es “ofender” las creencias ajenas; no se deje detener. Hágalo Ud. porque no necesita de autorización humana; ya el Señor se lo ordenó.

  • 1. e-Sword.

 

 

 

 
 
CARM ison