¿Cómo están Dios y Satanás relacionados?

Dios creó a Satanás como un ángel bueno y con la libertad para rebelarse. Dios es la causa eficiente de todo lo que existe (Ver, El Argumento Cosmológico). Dios es también infinitamente bueno, de lo contrario, no habría estándar para constituir la bondad. Es también imposible para Dios, el cual es, infinitamente bueno, crear algo erróneo (maligno). De la forma como un hombre fue creado bueno y se rebeló, esta misma verdad aplica para Satanás. Apocalipsis 12:9 (“Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.”), es comúnmente entendido como una descripción de la caída de Satanás del cielo después que se rebeló contra Dios. Satanás es el enemigo de Dios y Su pueblo; es el tentador (Mateo 4:1: “Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo.”; 1ª Pedro 5:8: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;”), es el acusador (Zacarías 3:1: “Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle.”) y heridor (Job 2:7: “Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.”) que se levanta contra el pueblo de Dios. Su destino final es el tormento eterno que le espera una vez que la victoria de Dios sobre lo maligno esté completa:

  • “Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, 8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. 9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. 10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.” (Ap 20:7-10).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison