Cómo justificar a pecadores al querer alejarse de ellos

Por, Ray Comfort

Si realmente Ud. se preocupa de los perdidos, probablemente se identificará conmigo cuando le diga que no me gusta el evangelismo. Esto sería, porque como a mí, Ud. tiene una batalla continúa con sus temores. Ud. está consciente de que le ha sido ordenado decirle a las personas, cosas que ellos no quieren escuchar, y esto, hace que Ud. se sienta incómodo. Spurgeon llamó el evangelismo una “tarea fastidiosa”.

Recientemente entendí que no le había testificado a alguien por casi una semana. Esto se debió al mal clima que nos detuvo de hacer nuestra predicación semanal en campo abierto en Huntington Beach, aquí en California. A pesar de la tarea fastidiosa, no puedo vivir conmigo mismo si no llevó a cabo el trabajo de alcanzar al perdido. Me gustaría ser un bombero declarado que permite que las personas se quemen hasta morir, debido a que prefiero estar en un cuarto con aire acondicionado que oler a humo y sentir el calor de las llamas. Por lo tanto, le pedí a Dios una persona a la que le pudiera compartir el evangelio.

Mientras pedaleaba en mi bicicleta a las oficinas del ministerio, vi a tres trabajadores en la parte de atrás de una camioneta. Inmediatamente supe que esos tres hombres eran trabajadores experimentados, que sin duda, pasaban la mayor parte del día blasfemando a Dios; además intuía que no les gustaban los cristianos, y lo último que querían que les pasara esa mañana era que algún religioso chiflado pretendiera embutirles la religión hasta sus gargantas.

Mientras pasaba alejándome de ellos, me vino también el pensamiento en mi mente muy imaginativa que éste, era un grupo de tres hombres, y que lo mejor era testificarles a personas que estuvieran solas. Entonces, pensé: “¡Qué estoy diciendo!”, y frené bruscamente, de tal forma, que la rueda trasera de mi bicicleta patinó en el pavimento de la acera. Giré mi bicicleta y regresé para compartir el evangelio.

Dos de ellos no hablaban inglés, pero uno de ellos, llamado Brian sí lo hablaba. Tenía 17 años y poseía una Biblia en casa la cual no había leído en mucho tiempo. Sus padres eran católicos y estaba muy preocupado que si moría ese día, terminaría en el infierno.

Pero, ¿cómo se acerca a tres hombres sin sensibilidad y les habla acerca de las cosas de Dios? Empecé con: “¿Qué están haciendo? ¿Tienen el billete del trillón de dólares?”. Cuando Brian tomó el tratado, le pregunté su nombre; le di el mío y rápidamente seguí con lo siguiente: “Este es un tratado para evangelizar. ¿Qué cree que sucede cuando alguien muere?”

Cuando él me dijo lo que pensaba acerca del cielo, etc., le pregunté si él pensaba que era lo suficientemente bueno para ir allí. Él dijo que lo era. Le hablé de algunos de los diez mandamientos para mostrarle la norma perfecta de Dios, y ahí fue cuando entendió que iría directamente al infierno. Entonces, le compartí de la cruz, del arrepentimiento y de la fe en Jesús. Estuvo muy agradecido de que yo me hubiera regresado, y seguro que también lo estaba.

Así que, si la próxima vez que luche contra el temor, –y si esto le sirve de consuelo– sepa que Ud. no es el único y recuerde siempre lo que un hombre sabio dijo una vez: “La valentía no es la ausencia del miedo. La valentía es la conquista del miedo”. Por lo tanto, ignore sus miedos; y hágalo de todas formas.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison