¿Cómo me afecta personalmente el matrimonio homosexual?

Por, Matt Slick
1 de abril de 2015

En el intento por defender el matrimonio entre homosexuales (a saber, hombre con hombre, y mujer con mujer), los proponentes del matrimonio sexual preguntan cómo tales matrimonios afectarían personalmente a quienes se oponen a este. Vale la pena responderlo y creo que hay dos áreas que necesitan mirarse para responder.

Preocupaciones filosóficas

¿Cómo un asesinato en otro estado entre dos personas viviendo en un parque de casas rodantes en medio de la nada, entre personas de las que nunca hemos oído hablar o que no conocemos, y que tampoco conocen a alguien que conocemos, nos afecta personalmente? Esto no nos afecta. Pero debido a que no nos afecta personalmente no significa que debemos ignorar los temas morales asociados con el asesinato y no condenar tales acciones. Moralmente, el asesinato es equivocado, y cuando cualquiera ley moral es quebrantada finalmente, todos somos afectados y sabemos que si tales acciones aumentaran, la sociedad se vería afectada, sin importar donde se encuentre usted.

¿Estoy comparando el matrimonio homosexual con el asesinato y estoy diciendo que están relacionados, o que, de alguna manera son iguales? De ningún modo. Momentáneamente estoy cambiando el enfoque a algo en lo que estamos de acuerdo y que es moralmente equivocado para poder demostrar, que aunque puede haber una acción en algún lugar, que específicamente no nos afecte (ya sea, el asesinato), deberíamos condenarlo con razón porque es equivocado. Es una preocupación moral. De igual manera, el matrimonio sexual es un tema moral y debemos estar preocupado con sus implicaciones morales, ya sea que nos afecte o no personalmente en el momento.

Sin embargo, alguien podría decir que el matrimonio homosexual no es un asunto moral, sino más bien, un tema de derechos civiles. Aunque algunos proponentes a favor del matrimonio homosexual ondeen la bandera de los “derechos civiles” para apoyar su causa, la cual creo es inapropiada, el matrimonio homosexual está plagado de temas morales: fidelidad, promesa, amor, apoyo, entrega, sexo, etc. Además, los derechos civiles están basados en derechos morales. Es moralmente equivocado prevenir a alguien de sostener un trabajo, comer en un restaurante, o usar años públicos basados en el color de su piel. De igual manera, la unión de dos personas en una ceremonia pública donde el compromiso emocional, sexual, y de fidelidad entre sí, y reconocido por el resto de la sociedad es también moral. Si no está de acuerdo, entonces, depende de usted que demuestre que tal compromiso público es, de alguna manera un tema no moral.

Cuando leemos nuevamente la pregunta, podemos ver una norma moral sobreentendida; a saber, que la moral está determinada por la forma como las personas son afectadas. Pero algo no es correcto o equivocado simplemente por el efecto que una acción podría tener en alguien. Algo es correcto o equivocado porque existe una naturaleza inherente a las verdades morales. Por ejemplo, asesinar es equivocado. Es equivocado torturar bebés solo por el placer personal de alguien. Es equivocado dividir una sociedad basado en el color de la piel. Es equivocado prometer fidelidad, entrega y amor a su “compañero” de matrimonio y después, romper esa promesa. Es equivocado odiar a alguien con o sin causa. Es equivocado desear la muerte de alguien solo porque a usted no le gusta el color de su piel. Si lo moral estuviera determinado por la forma cómo una persona es afectada, entonces todo lo moral estaría basado en efectos, circunstancias y gustos personales – pero sólo cuando se actúe en función, no cuando son sentidos. Pero esto es problemático porque creo que el matrimonio homosexual es moralmente equivocado. ¿Estoy moralmente equivocado por creer simplemente esto? ¿Estoy moralmente en lo correcto? ¿O no existe ningún valor moral en el cual creer? Si dice que no existe un valor moral a una simple creencia, entonces, odiar a alguien basado en el color de la piel o en la “orientación sexual” no es equivocado. ¿Lo es? ¿Ve cómo la moralidad basada “sólo” en la forma como alguien se ve afectado está llena de problemas? No tiene en cuenta los motivos subyacentes y dice que los motivos malignos no son malos hasta que se actúe en función.

Si usted niega que existen verdades morales intrínsecas, entonces no hay nada malo con el odio, la ira, la lujuria, la codicia, los prejuicios, etc. en la medida en que estos no son manifestados, o en la medida en que no me afecten directamente. Una vez más, si no existen verdades morales intrínsecas, por favor entonces encuentre una excepción a la declaración de que siempre es equivocado torturar bebés simplemente para su placer personal. Si no puede, entonces está admitiendo que hay absolutos morales –a lo que finalmente, no deberíamos responder porque, ¿no implicaría esto un Dador de la Verdad moral? Pero me estoy desviando del tema.

El matrimonio sexual es realmente acerca de dos cosas: amor y sexo. Seguro, los homosexuales profesan amor por otro. Pero ellos también tienen relaciones sexuales entre sí, y es en mi opinión, esta última cuestión la fuerza impulsora detrás de su redefinición del matrimonio. Piense acerca de esto: homoSEXualidad. Sí. Sé que solo es una palabra. Sin embargo, nos lleva a las preocupaciones prácticas relacionadas con el sexo, la misma cosa que la comunidad homosexual ha sacado del armario o dormitorio al ojo público.

Preocupaciones prácticas

Si una sola pareja homosexual está casada al otro lado del mundo, esto, no me ha afecta, pero esto no significa que no sea un tema moral. Sin embargo, si una pareja homosexual está casada legalmente en el país en el que vivo, soy afectado. Primero que todo, escribir este artículo es el resultado de la pregunta levantada por los partidarios que apoyan el matrimonio homosexual. Estoy afectado, y estoy escribiendo como resultado de esto. Segundo, la redefinición del matrimonio alejada de la unión de promesa pública entre un hombre y una mujer afecta a la sociedad como un todo, debido a que la sociedad está basada en la unidad de la familia en la cual, el matrimonio es el contrato legal de fidelidad y compromiso a través  del cual, los niños son traídos al mundo. Tercero, al redefinir el matrimonio alejado de un hombre y una mujer, donde la relación sexual física normal puede ocurrir, los absolutos de las relaciones matrimoniales masculino y femenino se descomponen y se fomenta la permisividad sexual. Esto abre las puertas a posteriores redefiniciones de las relaciones familiares y sexuales. Tome por ejemplo, el simposio del 2011 “Viviendo en verdad y dignidad”, en Baltimore, Maryland el 17 de agosto. En este, la pedofilia fue redefinida como el que “los menores atraen a las personas” y el simposio trató de plantear inquietudes sobre cómo el DSM1

¿Es esto pionero de más "reconsideraciones" sexuales en un mundo cambiante donde la permisividad sexual en forma de comportamiento homosexual, busca ahora la aceptabilidad al redefinir el matrimonio para que pueda esconderse dentro de sus corredores sagrados para ganar aceptabilidad? Tenemos que preguntarnos si tal simposio habría ganado fuerza si la fidelidad del matrimonio tradicional hubiera permanecido intacta y junto con esta, la santidad de la sexualidad que proporciona el matrimonio. No puedo ver cómo. Pero, con la redefinición de los papeles sexuales y de los cónyuges, el dique que frena el diluvio inmoral se está rompiendo.

Cuando se abre la puerta a la redefinición del matrimonio, una gran cantidad de obscenidades sexuales morales puede deslizarse dentro de esta redefinición. ¿Cuándo y cómo podemos cerrar la puerta de nuevo? La pedofilia, ¿es aceptada por la sociedad? ¿Qué pasa con la poligamia, poliandria y el poliamor? Sin una declaración definitiva de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer y con esta, la unión sexual natural, biológicamente diseñada, que se guarda dentro del matrimonio, entonces todo vale –la pedofilia, la bestialidad, la necrofilia, la identidad de género y más. Filosóficamente, esto puede tener profundas ramificaciones morales para la sociedad, y cuando la moral cambia, la sociedad cambia y todos en esta, se ven afectados.

Como la historia demuestra con demasiada frecuencia, cuando la moral de una sociedad se deshace, los malvados prosperan y ellos, prontamente, vuelven su atención a los moralmente conservadores para perseguirlos. Esto ya está ocurriendo aquí en los Estados Unidos, donde las personas que se atreven a expresar opiniones contrarias a la opinión políticamente correcta del matrimonio homosexual son despedidas de sus trabajos, ridiculizadas o llamadas fanáticas. Esto hace que los demás, incluido yo mismo, tengamos cuidado de decir algo, no sea que las camisas marrones de la agenda homosexual nos entreguen y nos castiguen por creer simplemente que el matrimonio homosexual es incorrecto. ¿Cree que no pasará? ¡Ya está pasando!2

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders of the American Psychiatric Association[/fn ] considera la pedofilia, como un desorden mental.

    En el simposio, el título de una de las conferencias fue, "Descriminalizando los conceptos de los trastornos mentales – La pedofilia como un ejemplo". Fue presentada por, John Z. Sadler, M.D., Profesor de ética y siquiatría médica, en el UT Southwestern Medical Ctr., Dallas, Texas.http://b4uact.org/science/symp/2011/program.htm

  • 2. Para quienes no lo saben, las camisas marrones era usadas por los informantes del partido nazi en Alemania.

 

 

 

 
 
CARM ison