Cómo memorizar las Escrituras

Por, Matt Slick

  • Isaías 55:11: "así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié".

Memorizar las Escrituras es uno de los aspectos más importantes de la apologética cristiana. Como declara el anterior versículo, la Palabra de Dios hará lo que Dios quiere, y será prosperada en aquello para que la envió.  Por lo tanto, Ud. debe, definitivamente, memorizarlas.

Si Ud. cita algo de la Biblia y no sabe dónde se encuentra, esto, podría debilitar su testimonio. Pero si Ud. puede, en forma repetitiva. mostrar el versículo y su ubicación en la Biblia, esto le ayudará a parecer más competente. Esto tiene un buen efecto sicológico en la persona con la que Ud. está hablando. Si Ud. conoce su material, será más creíble. Por lo tanto, y una vez más, debe memorizar la Palabra de Dios. Esto no significa que debe memorizar toda la Biblia; pero sería una buena idea si Ud. lo pudiera hacer. Además, es importante memorizar los versículos que son claves, especialmente aquellos que hablan acerca de Jesús, la naturaleza de Dios, del pecado y de la salvación. Ud. no tiene que tener una amplia lista de versículos para memorizar, pero sí es una buena idea tener tantos como pueda memorizar. Esto requiere práctica y más práctica.

Muchas personas piensan que no pueden memorizar la salida del estacionamiento en un centro comercial, y mucho menos, memorizar un versículo en la Biblia. He hablado con docenas de personas acerca de memorizar la Escritura, los cuales siempre dicen lo mismo: "Tengo una memoria terrible". Pero mi respuesta es: "¡Tonterías!  Todo el mundo puede memorizar en todo momento. Ud. aprendió a hablar, ¿cierto? En esta vida, ha memorizado lo que ha de hacer y lo que no, ¿correcto? Conoce el número telefónico de su casa, el de la oficina, también el número de su licencia de manejar, su número de identidad personal, cómo llegar al trabajo, cómo manejar el automóvil, etc. El problema con las personas no es que no puedan memorizar; el problema es que no quieren hacer el esfuerzo de memorizar".

La Biblia es el fundamento para testificar y Ud. debe memorizar versículos para ser capaz de usarlos. Esto aplica tanto a su vida devocional como al testificar. Uno de los problemas serios que he encontrado es que la mayoría de las personas han memorizado muy pocos versículos. El promedio de los testigos de Jehová ha decidido memorizar tal cantidad de versículos, que cuando se presente la oportunidad, harán lucir a los cristianos como tontos. Lo que me gustaría hacer a continuación es ayudarle a memorizar de una mejor manera.

Cuatro pasos sencillos para memorizar la Escritura

Existen cuatro pasos sencillos para memorizar la Escritura. Vamos a usar 1ª Pedro 2:24 como ejemplo: "quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados".

Paso #1: Ubicación

El primer paso es memorizar la ubicación del mismo; en este caso, del libro, no del versículo. La razón para esto es que si Ud. olvida el versículo, pero ha memorizado su ubicación, siempre podrá encontrarlo. Entonces y en primer lugar, memorice la ubicación: "1ª Pedro 2:24". Repita una y otra vez: "Primera de Pedro 2:24". Al principio, no se preocupe por lo que este diga; sólo memorice su ubicación. Asegúrese que cuando repita "Primera de Pedro 2:24", este, salga suavemente de sus labios. Divida el nombre del libro del capítulo y del versículo o versículos. Diga por ejemplo: Primera de Pedro/2:24. Y repítalo de acuerdo a como sea más cómodo para Usted.  Puede continuar con el número del capítulo y posteriormente con el número del versículo o de los números de los versículos, hasta que finalmente: se diga en forma natural.

Paso #2: Entendiendo lo esencial

El segundo paso es aprender lo esencial de lo que dice el versículo.  Esto es muy simple: Jesús llevó en Su cuerpo nuestros pecados en la Cruz.  Repita esto usando diferentes alternativas, enfatizando en palabras claves.  "Jesús llevó en Su cuerpo nuestros pecados en la cruz".  Ahora bien, puede enfatizar una por una las palabras claves y repetir el versículo las veces que necesite, hasta que el mismo sea dicho en forma natural como aprendió 1ª Pedro 2:24.

Paso #3: Asociación

La tercera parte es más divertida. Esta trata de la asociación de los dos primeros pasos. Diga: "1ª de Pedro 2:24 dice que 'Jesús llevó en Su cuerpo nuestros pecados en la cruz'". Y repítalo las veces que sea necesario para que lo memorice. Esta parte de la asociación es importante ya que nos ayuda a pensar en una parte mientras pienso en la otra. Por ejemplo, si alguien le pregunta: ¿Dónde dice que Jesús llevó nuestros pecados en Su cuerpo?  Usted responderá inmediatamente: "En 1ª de Pedro 2:24". Esto funciona.

Paso #4: Un pedazo de papel

El cuarto y último paso es tomar un pedazo de papel y/o cartulina tamaño carta escribiendo el versículo y su ubicación en forma horizontal. Primero el versículo y debajo de éste, el libro, capítulo y número del versículo. Lo puede doblar y llevarlo con Usted a cualquier lado. Cada vez que sea conveniente desdoble el papel y léalo las veces que sea necesario. También puede ubicarlo estratégicamente en su casa. Si considera que el tamaño no le conviene o no es de su agrado, puede utilizar también un pequeño pedazo de papel y escribir su versículo. Sin darse cuenta, estará memorizando cualquier cantidad de versículos que le servirán para testificar.

Memorizar es como hacer ejercicio. Entre más haga, más fácil se volverá; entre menos ejercicio haga, más se le dificultará. Así que empiece a memorizar versículos. Si inicia el ejercicio, con el tiempo será como una esponja y de esta manera mantendrá su mente en constante ejercicio.

Una última cosa. Se asombrará de la forma como el Señor usará lo que ha memorizado.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison