¿Cómo murió Judas: ahorcado o por caerse?

Mateo 27:3-8 y Hechos 1:16-19

  1. Ahorcado
    1. Mateo 27:3-8: “Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, 4 diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú! 5 Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó. 6 Los principales sacerdotes, tomando las piezas de plata, dijeron: No es lícito echarlas en el tesoro de las ofrendas, porque es precio de sangre. 7 Y después de consultar, compraron con ellas el campo del alfarero, para sepultura de los extranjeros. 8 Por lo cual aquel campo se llama hasta el día de hoy: Campo de sangre.”
  2. Se cayó y se reventó
    1. Hechos 1:16-19: “Varones hermanos, era necesario que se cumpliese la Escritura en que el Espíritu Santo habló antes por boca de David acerca de Judas, que fue guía de los que prendieron a Jesús, 17 y era contado con nosotros, y tenía parte en este ministerio. 18 Este, pues, con el salario de su iniquidad adquirió un campo, y cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron. 19 Y fue notorio a todos los habitantes de Jerusalén, de tal manera que aquel campo se llama en su propia lengua, Acéldama, que quiere decir, Campo de sangre.”

Aquí, no existe contradicción ya que ambas son verdaderas. Una contradicción ocurre cuando una declaración excluye la posibilidad de otra. La Segunda Ley de la Lógica, la Ley de la No Contradicción (LNC),  dice que algo no puede ser tanto verdadero como falso al mismo tiempo y en el mismo sentido. No existe ninguna contradicción cuando se trata de describir algo en forma diferente: Judas se ahorcó, se cayó y se reventó. Ambas son posibles debido a que una no niega la posibilidad de la otra. Una contradicción ocurre cuando una declaración hace a la otra imposible y ambas declaran ser verdaderas. Por lo tanto, lo que aquí sucede es que Judas fue y se ahorcó y su cuerpo entonces cayó y se reventó. En otras palabras, el lazo o la rama del árbol probablemente se rompieron debido al peso de su cuerpo cayendo y reventándose.

Note también que Mateo 27:3-8 nos dice específicamente cómo murió Judas: ahorcado. Hechos 1:16-19 nos dice simplemente que “cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron.” Hechos no nos dice como Mateo que este fue el medio de su muerte.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Indonesio

 

 

 

 
 
CARM ison