¿Cómo puede alguien ser salvo?

Jesús es en definitiva, la figura más importante en toda la historia de la humanidad, pasada, presente y futura. Él es Dios en carne (Jn 1:1, 14; Col 2:9), resucitado físicamente de entre los muertos, Señor (Jn 2:19-21; Lc 24:34) y Salvador (Hch 5:30-32). Dios se encarnó para morir por los pecadores (Ro 5:8), para quitar la separación entre Él y los pecadores y para quitar Su ira de sobre nosotros.

Le pregunto, ¿es Ud. un pecador? ¿Alguna vez ha mentido, robado, codiciado, tenido lujuria o ha estado enojado contra alguien injustamente? ¿De alguna manera ha ofendido a Dios? Si es así, entonces Ud. Ha pecado y su pecado es contra Dios porque ha quebrantado Su ley. Debido a que Él es también infinito, su ofensa contra Él es infinita. Ud. no es capaz de aplacar a un Dios infinito porque es un pecador. Nada de lo que Ud. pretenda hacer, podrá deshacer el daño causado por sus pecados.

La Biblia dice que todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios (Ro 3:23). Esto significa que sus pecados han causado una separación entre Ud. y Dios (Is 59:2) y el resultado es, muerte (Ro 6:23) e ira (Ef 2.3). La única salida es ser salvo por la fe en Cristo (Ef 2:8-9; Ro 5:1). Debe creer en lo que Jesús hizo en la cruz para perdonarle sus pecados, sin confiar en nadie más, ni aún en sus propias obras y/o sinceridad.

¿Quién es Jesús?

  • El que murió por sus pecados y los del mundo:
    • 1ª Juan 2:2: “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.”
  • El único camino al Padre:
    • Juan 14:6: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
  • Él solo revela a Dios:
    • Mateo 11:27: “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.”
  • El que tiene toda la autoridad en cielo y tierra:
    • Mateo 28:18: “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.”
  • Solo a través de Él puede Ud. ser salvo de la ira de Dios:
    • Efesios 2:3: “entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”
  • Él puede perdonarle todos sus pecados:
    • Lucas 5:20: “Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados.”
    • Mateo 9:2: “Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.”
  • Él llevó nuestro pecado en Su cuerpo en la cruz:
    • 1ª Pedro 2:24: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.”

Jesús es el único que puede quitarle la culpa que está sobre su alma, liberarlo de las ataduras del pecado que lo mantienen ciego, debilitan su alma y trae desespero. Y Él puede hacerlo porque aquellos que creen en Él serán salvos.

Jesús es el Único que Ud. necesita

Si Ud. no es cristiano y quiere ser librado de la consecuencia de su pecado, que es condenación, entonces, venga al Único que lo ama. Al Único que murió por los pecadores (Mt 11:28). Aléjese de sus pecados, arrepiéntase, crea en Jesús, recíbalo como su Señor y Salvador (Jn 1:12). Jesús es el Único que murió y resucitó de entre los muertos (1 Co 15:1-4). Pídale que lo perdone, que entre a su corazón y que lo limpie de sus pecados. Órele. Búsquelo. Pídale que lo salve y Él lo hará.

Nos gustaría anotar que el “jesús” del mormonismo —el hermano del diablo—, el “jesús” de los Testigos de Jehová —un ángel hecho hombre—, el “jesús” de la Nueva Era —un hombre a tono con la divina consciencia—, etc., no podrán salvarlo de la ira de Dios. La fe solo es tan buena como en la persona en la que la coloca. Sólo el Jesús de la Biblia puede salvar. Jesús es Dios en carne, el creador. Dios es una Trinidad y Jesús es la segunda persona de la Trinidad.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Polski

 

 

 

 
 
CARM ison