¿Cómo puede ser Jesús, Dios y el Hijo de Dios?

Por, Matt Slick

Jesús puede ser, Dios y el Hijo de Dios debido a que ambos términos no tienen el mismo significado. Cuando decimos que Jesús es Dios (Juan 1:1, 14; Colosenses 2:9; Hebreos 1:8), estamos diciendo que Jesús posee la naturaleza divina (así como una naturaleza divina). Pero el término “Hijo de Dios” no significa que Jesús no sea Dios. Piense en lo siguiente. Si el término “Hijo de Dios” significa que Jesús no es Dios, entonces, el término, “Hijo del Hombre”, ¿significa que Jesús no es un hombre? Claro que no. De igual manera, si el término “Hijo del Hombre” significa que Jesús es un hombre, ¿no implicaría esto que cuando se dice que Jesús es el “Hijo de Dios”, Él es Dios? No debemos fijarnos en las palabras antiguas encontradas en las Escrituras y juzgarlas por el pensamiento moderno.

  • Juan 5:18: “Por esto los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios”.

Como puede ver en el anterior versículo, Jesús llamaba Dios a Su propio Padre, haciéndose a Sí mismo, igual a Dios. Por lo tanto, el término Hijo de Dios designa la igualdad con Dios cuando es con referencia a Cristo.

Jesús es el Hijo de Dios

La frase, “Hijo de Dios”, ocurre 45 veces en la Versión Reina Valera 60. Y las veces que se usa, es con referencia a Cristo. Es un título de Su preeminencia, santidad y relación a Dios el Padre. De hecho, vemos que los fariseos querían asesinarlo porque Él afirmaba ser el Hijo de Dios.

  • Juan 10:30-36: “Yo y el Padre uno somos. 31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle. 32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? 33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios. 34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? 35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), 36 ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?”.

Vemos en este registro el segundo intento de los fariseos de asesinar a Jesús lapidándolo. El primero había ocurrido un poco antes:

  • Juan 8:58-59: “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. 59 Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue”.

Aquí, las palabras de Jesús tienen mucho significado porque Él dice que es “Yo soy”. Esto es parecido a lo que leemos en Éxodo 3:14-15:

  • “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. 15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová,[a] el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos”.
    • Footnotes: [a] Éxodo 3:15 El nombre Jehová representa el nombre divino YHWH que aquí se relaciona con el verbo hayah, ser.

Cuando juntamos esto, vemos que Jesús estaba afirmando el título divino para Sí mismo (Juan 8:58; Éxodo 3:14-15), y que esa era la razón por la que los judíos querían asesinarlo (Juan 8:59; 10:31). La explicación dada, es que Jesús estaba afirmando la igualdad con Dios, al afirmar que Él era el Hijo de Dios.

Por lo tanto, cuando decimos que Jesús es Dios, estamos diciendo que Él es divino por naturaleza. Después de todo, Él es la segunda persona de la Trinidad. Pero cuando decimos que Jesús es el Hijo de Dios, estamos diciendo que Él es también Dios, debido a que eso es lo que frase significa.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison