¿Cómo sabe Ud. que el Dios de la Biblia es verdadero y no es ficción?

Por, Matt Slick

Responder a la anterior pregunta es en principio difícil, ya que la misma trata con las opiniones subjetivas de las personas. Todo aquello que se constituye como información suficiente para determinar que Dios es real, puede variar entre las personas. Por lo tanto, un crítico del cristianismo puede rechazar todas las respuestas como insuficientes, debido a que no satisfacen sus preferencias subjetivas para determinar qué creer con relaciona al Dios judeo cristiano.

Algunos críticos quieren una metodología más concreta para determinar la existencia de Dios, tal como la experimentación, la repetividad, la observación, etc. Claro está, que finalmente, este es un criterio subjetivo porque todavía se basa en las preferencias del individuo. Además, ¿cómo sabemos que la experimentación, la repetividad, etc. es el camino correcto para determinar que existe Dios? ¿Existe una metodología experimental para determinar que las metodologías experimentales son el camino correcto para determinar que Dios existe? ¿O son los requisitos de la persona los que se derivan subjetivamente? Si es así, ¿por qué debemos responderles a los críticos?

Bíblicamente hablando, no determinamos que el único y verdadero Dios, revelado en la Biblia, sea real. Más bien, descubrimos que Él es real. Dios no es igual a un objeto en el universo el cual está escondido habitando en una estrella o algún planeta en la galaxia, o que esté flotando en el espacio interestelar, o escondido entre los átomos. Él es diferente del universo y de todo lo que en este existe. Hablando normalmente, determinar la existencia de algo, significa encontrarlo o producirlo por medio de un experimento para probar su existencia o desarrollar una metodología por la cual verificar si algo está o no ahí. Pero, una vez más, este es un acercamiento basado en un punto de vista material que busca determinar la existencia de algo por la experimentación de las cosas físicas y sus características. ¿Qué determina que este método es el correcto para usar?

Pero alguien podría decir que el Dios inmaterial tiene que tener evidencia para Su existencia en el mundo material. De lo contrario, ¿por qué creer en Él? Pero esto, no ayuda, porque, ¿cómo distinguiría entre un Dios que puede ser detectado a través  de un experimento repetitivo basado en las leyes de la física y del mismo universo físico que exhibe esas leyes? Si el experimento produce repetividad, ¿quién puede decir que los investigadores concluirán que Dios existe? ¿O será que simplemente dirán que ellos no entienden un nuevo fenómeno físico? Una vez más, todo es demasiado subjetivo.

Si el Dios de la Biblia existe, entonces…

Si el Dios de la Biblia existe, entonces, lo hace de una forma diferente a la del universo. Después de todo, Él lo creó. En estos momentos como escritor (creador) de este artículo, existo, independientemente de este. El artículo depende de la existencia del escritor; no es lo contrario; la existencia del escritor no depende del artículo. Al hacer un experimento siguiendo los modelos de las palabras y la repetitividad de estilo, no se probaría que existe una persona real –el escritor– quien lo escribió. ¿Existe un experimento que puede determinar la existencia del escritor o traductor de este artículo basado en lo que se encuentra en este artículo? ¿O la subjetividad del investigador concluirá que ni el escritor ni el traductor existen aunque el artículo haya sido escrito y traducido por personas diferentes? Alguien podría estar de acuerdo que tanto el escritor como el traductor son reales; mientras que otras podrían decir que no. Una vez más, estamos hablando de subjetividad porque la forma como una persona interpreta la evidencia es subjetiva a su punto de vista personal, y subjetivo a sus preferencia.

Si el Dios de la Biblia existe, entonces, Él es independiente del universo, transcendente y no le responde a nadie. Por lo tanto, a menos que un experimento pueda ser concebido, sobre la base de principios materiales que prueben en forma conclusiva que no existe algún ser transcendente fuera del universo –lo cual es problemático como ya se mencionó anteriormente– entonces, se nos deja con la conclusión de que el único camino para saber si Dios existe es, si Él se revela a Sí mismo.

Bíblicamente, el proceso para determinar si Dios es o no real, es creer en la obra de Cristo para el perdón de sus pecados. Él se revela a Sí mismo en aquellos que Él ha llevado al Hijo para que por medio del Espíritu Santo sean convencidos de pecado por cuanto no creen en Jesús. De esta forma son liberados de las consecuencias legales de haber violentado la ley de Dios.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison