¿Cómo somos declarados justos por la activa obediencia de Cristo si solo vivió 33 años?

warning: call_user_func_array() [function.call-user-func-array]: First argument is expected to be a valid callback, 'nodereference_autocomplete_access' was given in /var/www/carm.org/includes/menu.inc on line 454.

La obediencia activa de Jesús es la enseñanza de que Él cumplió la Ley bajo la cual, había nacido: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,” (Gá 4:4) y la cumplió perfectamente porque nunca pecó, esto es, nunca quebrantó la Ley: “el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca;” (1 P 2:22).

Esto se conoce como la obediencia activa debido a que Cristo lo hizo en un sentido activo: Al caminar, al hablar, al cumplir con los requisitos legales de la Ley del Antiguo Testamento. Esto, está en contraste con la obediencia pasiva, la cual declara que Cristo permitió ser llevado a la cruz para ser crucificado y por lo tanto, expiar por nuestros pecados.

Realmente no importa cuánto tiempo vivió Cristo, cuando se trata de Su obediencia pasiva. Él hizo todo lo necesario de acuerdo a la Ley, aun el ser sacrificado por los pecados. Lo que importa es que Él es Dios en carne (Jn 1:1, 14; Col 2:9), y debido a Su naturaleza divina Su obediencia es perfecta y de valor infinito. Por lo tanto, Él es capaz, por fe (Ro 5:1), de imputarnos Su justicia para que tuviéramos una justicia que no es nuestra: “y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;” (Fil 3:9).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

________________________

Ver Artículos Relacionados

 

 

 

 
 
CARM ison