Con parásito

El siguiente es un correo el cual incluye una respuesta por parte del tablero de discusión de CARM sobre el aborto con una persona llamada Jamie. El correo original está en color marrón con la respuesta de CARM en verde.

-----------

Jamie: No creo que muchas personas se refieran a sus embarazos como a un parásito, pero de hecho, es científicamente descriptivo y suministra una base para entender las trampas inherentes incorporadas al discutir los argumentos del “derecho a la vida”.

Matt: Con frecuencia y para poder hacer nuestros pecados más agradables usamos palabras con grandes vacíos morales. Por ejemplo, hoy día al adulterio lo llamamos “affaire” o “aventura amorosa”. Pero resulta que la palabra “adulterio” lleva en sí el pecado. Pero la forma como usamos el término no lleva pecado. El secularismo nos dice que las personas tienen un “affaire”, no que ellos han cometido adulterio y que al cometerlo han quebrado el pacto con la otra persona y con Dios.

De igual manera, el término “parásito” lleva en sí una connotación negativa. El uso de este término para describir una vida en el vientre (útero), se inclina fuertemente hacia una reacción emocional negativa, y cuando esa negatividad echa raíces, no se está muy lejos de destruir esa vida. Esta es la razón por la cual es importante usar términos apropiados cuando se discute tal clase de tema moral y de hecho, el aborto, es un tema moral.

No se equivoquen. La incorporación de trampas se sucede cuando la ética y la moral son reemplazadas con palabras esterilizadas las cuales evitan tanto la responsabilidad ética como moral dada por Dios a nosotros para proteger y defender al inocente y al débil. El hecho de que algo pueda estar técnicamente correcto en su definición no significa que sea lo suficientemente descriptivo y apropiado para ser usado. Estamos más allá de los tecnicismos. Somos seres humanos viviendo en un mundo que ha perdido su moral y se nos pedirá cuenta de nuestras acciones por un Dios que es muy moral.

Jamie: Un feto humano deja de ser un “parásito” cuando puede sostener una existencia independiente fuera del vientre.

Matt: Está bien, y debido a que eres un hombre llamado Jamie, te designaré una esposa embarazada para el siguiente diálogo:

Matt: Hola Jamie. [Mirando el vientre abultado de la esposa de Jamie]. Veo que estás con un parásito.
Jamie: ¿Qué?
Matt: Con un parásito. [Señalando hacia el abdomen de ella].
Jamie: Bueno exactamente no lo llamaría un parásito. Éste es nuestro futuro hijo.
Matt: Pero ahora mismo no es un niño, ¿correcto?
Jamie: Correcto. Es sólo un feto.
Matt: Ese feto no estará absorbiendo la vida de tu esposa, alimentándose y nutriéndose de su cuerpo y forzándola a pasar por una serie de situaciones desagradables en la medida en que ella trabaja fuerte para suministrarse comida a ella y también a la vida parasitaria en su vientre, ¿correcto?
Jamie: Bueno, técnicamente, si, pero…
Matt: Y el feto, ¿qué les está dando a cambio?
Jamie: Nada; excepto tal vez…
Matt: Así que se está alimentando de tu esposa y no está dando nada a cambio. Por lo tanto, tienes un parásito creciendo en el vientre de tu esposa. ¿No sería lo más inteligente matarlo?
Jamie: Espera. Estás siendo muy frío y grosero acerca de esto.
Matt: Estoy siendo perfectamente lógico. Dime, ¿has o no decidido matar al parásito que lleva tu esposa dentro?
Jamie: Mira. No me gusta el giro que está tomando esta conversación. Estás insultándonos.
Matt: ¿Cómo? ¿Por qué estoy llamando a lo que está dentro de tu esposa parásito? ¿De qué forma los estoy insultando? ¿No es una descripción exacta?
Jamie: Sí, pero es degradante.
Matt: ¿Qué tienen que ver los sentimientos con el correcto uso del término técnico? No entiendo esa sabiduría de querer tener un parásito habitando en tu esposa cuando sabes que está debilitando su fuerza y alimentándose de su cuerpo. Pienso que no tienes lógica.
Jamie: Mira, ya tengo suficiente con esto. Estás insultando a nuestro niño.
Matt: De acuerdo a Ustedes, técnicamente no es un niño y también es técnicamente correcto llamar a esa cosa parásito. ¿Puedes decirme si han decidido mantener o asesinar al parásito?
Jamie: Hemos decidido tener este niño. Vamos a tener un bebé.
Matt: Ya veo. Así que han decidido retener la vida de este viable parásito.
Jamie: Creo que estás en lo correcto. [La esposa de Jamie me da una palmada en la cabeza.]

Jamie: La humanidad del feto no depende de su estatus como parásito o como un organismo independiente viable. Parásito es un término descriptivo de una fase de desarrollo de los humanos. Reconociendo que la vida empieza en la concepción no altera las fases de desarrollo del feto o de su naturaleza parasita de viabilidad.

Matt: Si la humanidad del feto es independiente de su estatus como un parásito u organismo viable, entonces, lo que estás diciendo es que su naturaleza no está sujeta a su dependencia de la madre. Esto significa que tiene naturaleza humana, debido a que es el producto de la esperma humana y de un huevo humano, y el argumento de su ubicación, ya sea dentro o fuera del útero, es irrelevante a la naturaleza de la vida. De acuerdo a ti, el parásito está dentro de una mujer, pero cuando esa vida misma está fuera de la mujer, ya no es más un parásito. Por lo tanto, eres tú quien no está siendo consecuente.

Permíteme corregirte. La vida no empieza en la concepción. La vida continúa en la concepción debido a que tanto el esperma como el huevo fertilizado están vivos, y juntos, es esencia humano.

Jamie: La importancia del estatus de parásito del feto entra en juego al determinar si el feto puede o no estar en un estado viable en su desarrollo al tiempo de un aborto, en cuyo caso las medidas que sostienen la vida podrían ser asumidas para sostener su existencia.

Matt: Una descripción bastante limpia y estéril. Cuán distante se encuentra de la moral y la decencia. Esta es la fórmula de la muerte; un pedido a la descripción del hecho estéril de modo que tal medida “objetiva” pueda ser llevado a cabo para determinar si el parásito deba o no vivir. Su humanidad es irrelevante. Sólo la conveniencia de la madre sería el factor decisivo sobre la vida y la muerte.

Jamie: Los argumentos para un aborto electivo terminan en el punto en que el feto es capaz de tener existencia independiente, en cuyo caso, el feto tiene derecho a alguna protección. Sin embargo la escogencia de la madre para terminar un embarazo todavía triunfa sobre un feto viable cuando llegan serias complicaciones médicas. La mayoría de los abortos en el 3º semestre son llevados a cabo para salvar la vida de la madre, o debido a que el feto está seriamente deformado o sufre de alguna enfermedad que causaría que éste tuviera una breve, pero miserable vida. No hay estado que permita los abortos en el 3º semestre solamente por “conveniencia”.

Matt: El secularismo no está de acuerdo contigo. La opción del aborto continúa hasta el momento del nacimiento en la atrocidad conocida como aborto parcial de nacimiento. Moralmente, no se ofrece nada para objetar ese acto atroz. Tú simplemente declaras que el feto tiene derecho a alguna forma de protección en la medida de su viabilidad. ¿Por qué estándar afirmas esto? ¿Lo acabas de estandarizar? ¿Por qué es la viabilidad el punto donde la protección deba ser ofrecida? Lo que estás promoviendo es arbitrario y es una opinión subjetiva. ¿Qué estándares morales tienes por los cuales estás afirmando esto?

Decir que la escogencia de la madre triunfa sobre el derecho de protección de la vida en el vientre, es decir que la vida, la cual es humana por naturaleza, no tiene valor humano inherente. Si tuviera valor humano inherente, debido a su naturaleza humana, automáticamente estaría con derecho a una protección total. Pero este no puede ser el caso cuando nos ofreces descripciones despojadas, esterilizadas y sin moral de lo que es la vida humana. Con tal clase de términos higiénicos, estás suministrando una superficie fría y dura sobre la cual construir la doctrina de la muerte.

Los abortos en el último trimestre en niños mal desarrollados es un tema más complicado el cual merece una discusión más profunda. Pero permíteme decirte que he tenido experiencia personal con relación a esa misma situación con mi hijo Jacob el cual tenía un defecto de nacimiento que lo mató a él poco después de nacer. Mi esposa y yo nunca contemplamos la idea de destruirlo porque no era lo correcto. Si el mundo fuera a vivir con ese estándar; que la destrucción de la vida depende o está relacionada a su “perfección”; entonces esperaríamos y oraríamos para que un gobierno despótico nunca tome el control y redefina lo que es perfecto basado en cómo luce alguien sobre el campo de su población para poder decidir lo que es cizaña y lo que es trigo.

Jamie: Claro está que no muchas personas usan el término “parásito” con referencia al no nacido; sin embargo, éste es descriptivo científicamente y nos ayuda a entender las violaciones de la integridad corporal que presenta un embarazo no deseado.

Matt: Es un parásito cuando no lo quieres. Es un bebé cuando lo quieres. Éste es un peligroso precipicio por el cual caminar. Una vez que has caído en el foso de concederle valor a la vida humana sobre la base de lo que deseas acerca de esa vida, no puedes entonces quejarte cuando alguien más fuerte que tú juzgue que tu vida es menos valiosa y busque destruirla por la misma clase de razonamiento. En este punto no puedes retirarte en la opción de la “viabilidad” y al valor inherente de la vida humana, porque el antagonista necesita deshacer en ti tu humanidad al describirte con palabras estériles y frías para poder justificar su acción.

Jamie: La inocencia del feto en su fase parásita viable no tiene relevancia. La inocencia del tercer grupo no hace ninguna diferencia en si un embarazo forzado es o no una violación de la integridad corporal. Tienes el derecho de guardar la integridad de sus cuerpos usando cualquier medio necesario, aún  cuando esa integridad sea amenazada por un organismo no sensible como es el feto. Las cortes han incluso confirmado el derecho de una persona a defenderse por la vía de la fuerza o matar a alguien si el ataque viene de un sonámbulo.

Matt: Cuando usas los términos “fase parásita viable” para describir al bebé en el útero, entonces, la moral que subraya la inocencia no tiene base. No puede haber inocencia con material parásito debido a que la inocencia implica humanidad, propósito, integridad y moralidad. Tan pronto como estas se introducen en la discusión, la frialdad de tus descripciones empiezan a ser insuficientemente obvias y las consecuencias del comportamiento moralmente reprensible se hacen evidentes. De lo que más me has convencido es la táctica usado por los no creyentes para quitarle al niño toda humanidad, cariño y valor natural, y reemplazarlo con la esterilidad parásita viable para que así pueda justificarse el asesinato para su propia comodidad.

Por favor, asegúrate ahora en el embarazo, tener una camiseta para que ella la pueda usar en público que diga: “Dentro de mí se está desarrollando un parásito viable, no humano:”

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison