¿Cuál es el “discurso del odio” (“Hate Speech”)?

El término “discurso del odio” es frecuentemente usado por los liberales en sus ataques contra los cristianos. Todo aquello que no esté de acuerdo con el punto de vista de los liberales es en ocasiones rotulado como “discurso del odio” y por ende, ridiculizado. Pero realmente, ¿qué es el discurso del odio? Miremos algunas definiciones:

  • dictionary.com: “discurso que ataca a una persona o grupo sobre la base de la raza, religión, género, u orientación sexual.
  • usaeducationguides.com: “Un término usado en el discurso que intenta degradar, rebajar, intimidar, o incitar a la violencia o llevar a cabo una acción perjudicial contra alguien sobre la base de la raza, grupo étnico, origen nacional, religión, orientación sexual o discapacidad. El término cubre tanto comunicación escrita como oral.
  • definitions.uslegal.com: “Discurso del odio es una forma de comunicación que no tiene un significado diferente a aquel que la expresión de odio hacia algún grupo, especialmente en circunstancias en las cuales la comunicación probablemente provoque violencia. Es primeramente, una incitación al odio contra un grupo de personas definidas por raza, grupo étnico, origen nacional, género, religión, orientación sexual, y similares. El discurso del odio puede ser cualquier forma de expresión considerada como ofensiva a grupos minoritarios en cuestión de raza, etnia y religión y otras minorías discretas o hacia las mujeres.

Podemos ver entonces que el discurso del odio es el que ataca a una persona o a un grupo sobre la base de su raza, religión, género, orientación sexual, partidos políticos y que tiene el resultado potencial de producir daño.

Tal vez los liberales deberían estudiar el discurso del odio un poco más. Aparentemente, ellos no lo entienden. ¿No tenemos nosotros los cristianos el derecho a nuestras opiniones? ¿No tenemos el derecho de ejercitar la libertad de nuestras creencias religiosas? Por ahora, lo tenemos. Pero esto podría cambiar como resultado del discurso del odio de parte de los liberales, el cual es con frecuencia dirigido a los cristianos.

A los liberales les gusta llamarse homófobos (los que rechazan a la homosexualidad y a los homosexuales), promotores del odio, etc., y nos etiquetan como intolerantes y dicen que servimos a un Dios anticuado. Al hacerlo, ellos cometen el mismo error del que nos acusan. Aquí está el cómo…

Ellos nos degradan y atacan como cristianos (un grupo religioso), y estoy seguro que intentan intimidarnos para no participar en el campo de la política y estructuración social de nuestra cultura, basada, en nuestras creencias religiosas. Ellos ultrajan nuestro estilo de vida cristiana el cual incluye el derecho a desaprobar la homosexualidad, la bestialidad, la pedofilia, la poligamia, la poliandria (una clase de poligamia donde la mujer tiene más de un marido), la pornografía, etc. Ellos también incitan a las acciones perjudiciales contra los cristianos con sus informaciones tergiversadas del cristianismo. Por ejemplo, ellos algunas veces llaman al Dios del Antiguo Testamento un asesino de bebés, maniático genocida, verdugo, homófono, etc. Tales acusaciones pueden fácilmente incitar a la ira, al odio y a la violencia hacia los cristianos. Después de todo, si Usted acusa un grupo religioso lo suficiente, las personas empezarán a creer las acusaciones, y como todos sabemos, tenemos que estar conscientes de que las creencias llevan a la acción. Piense en un momento la propaganda de Hitler contra los judíos y su efecto contra ellos. ¿Qué les sucedería a los cristianos si todos alrededor de ellos piensan que están siguiendo a un Dios asesino de bebés, verdugo que ha sido etiquetado como homófono y alguien que apoya el genocidio? Piense acerca de esto. Al etiquetar a grupos de personas, ya sean cristianos, en forma negativa, se facilita que un grupo  ― ¿los liberales?― odie a otro, a ser emocionalmente diferente, más irracional y potencialmente violento. ¿Estarían esas personas de la forma como están adoctrinada por el discurso del odio de la hipocresía liberal tratar a los cristianos con amor y bondad o con temor e intimidación? De las anteriores, ¿cuál trae paz y cuál trae persecución?

Pero tal clase de razonamiento no detiene a los liberales de su doble discurso e hipocresía; probablemente porque no han pensado en más adelante. Los insultos, las acusaciones y la intolerancia de los liberales hace que sean rápidos para juzgar y lentos para el amor. Ellos están dispuestos a acusar mientras ignorar su propia culpa. Fácilmente condenan y permanecen ciegos en la forma como hacen las mismas cosas de lo que acusan a otros. ¿Quién sabe? Tal vez las actitudes de ellos han sido moldeadas por su mismo discurso del odio de lo que ellos quisieran entender.

Pero si somos perseguidos, lo consideramos una bendición de Cristo, el cual también fue perseguido injustamente (1 Co 2:8). Nuestra respuesta es bendecir a quienes nos persiguen (Ro 12:14). Si somos acusados, no nos avergoncemos, sino glorifiquemos a Dios por eso (1 P 4:16). Esto no significa quedarnos quietos y no hacer nada. Tenemos el derecho a la defensa (Lc 22:36) en la medida en que le respondemos a todo aquel que pregunte (1 P 3:15). Mientras hacemos esto, nuestro amor debe ser sin hipocresía (Ro 12:9). No debemos pagar a nadie mal con mal (Ro 12:17), y tanto como podamos debemos estar en paz con todas las personas (Ro 12:18); aun cuando muchos no querrán estar en paz con nosotros.

Por último, no es intolerante, ni es tener una mente estrecha cuando decimos que seguimos a Cristo y creemos que la homosexualidad, la pornografía, la pedofilia, la violación, el adulterio, etc. están todas equivocadas. Estamos expresando la libertad que tenemos al escoger nuestra religión a pesar de lo que teman los liberales y de lo que fomenten. Tengan confianza, mis hermanos cristianos, de que somos perseguidos por la justicia y la verdad, vilipendiados, señalados equivocadamente y falsamente acusados por aquellos que buscan sentarnos en juicio por nuestra fe.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison