¿Cuál es el Pacto Eterno, conocido también como el Pacto de Redención?

En este pacto, Dios el Padre y el Hijo hicieron un acuerdo con relación a los elegidos. Este pacto fue hecho antes que el universo fuese creado. Consistió en la promesa del Padre de traer al Hijo aquellos que el Padre le había dado a Él (Jn 6:39; 17:2, 9, 24), enviar al Hijo a ser el representante de Su pueblo (Jn 3:16; Ro 5:18-19), preparar un cuerpo para el Hijo (Col 2:9; He 10:5), y darle al Hijo toda potestad en el cielo y en la tierra (Mt 28:18).

El Hijo se encarnaría en un hombre (Col 2:9; 1 Ti 2:5), sería por poco tiempo, algo menor que los ángeles (He 2:7) y nacería bajo la Ley (Gá 4:4-5). El Hijo moriría por los pecados del mundo (1 Jn 2:2; 1 P 2:24) y el Padre lo resucitaría de entre los muertos (Salmo 2).

El Espíritu Santo le daría poder a Jesús para cumplir la voluntad del Padre y el ministerio en la tierra (Mt 3:16; Lc 4:1, 18; Jn 3:34) y para aplicar la obra redentora de Cristo a los cristianos (Jn 14:16-17, 26; Hch 1:8; 2:17-18).

Los pactos generalmente se hacen entre aquellos con diferentes niveles de autoridad, por ejemplo, entre un rey y un súbdito. Pero en el pacto eterno, todas las partes involucradas –el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- son iguales.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

________________________

Ver Artículos Relacionados

Referencias:

  • Grudem, Wayne, “Teología Sistemática” (“Systematic Theology”). 1994

 

 

 

 
 
CARM ison