¿Cuál es el propósito bíblico del sexo?

El propósito bíblico del sexo es multifacético. Dios nos ha dado el sexo como un medio de glorificarlo a Él en la medida en que llevemos a cabo Su diseño en la procreación, intimidad y placer físico. Es un cumplimiento del orden creado de Dios en el matrimonio entre un esposo y una esposa.

  • Procreación
    • Génesis 1:28: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos: llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”
  • Intimidad
    • Cantares 1:13: “Mi amado es para mí un manojito de mirra, Que reposa entre mis pechos.”
    • Cantares 2:3: “Como el manzano entre los arboles silvestres. Así es mi amado entre los jóvenes; Bajo la sombra del deseado me senté, Y su fruto fue dulce a mi paladar.”
    • Cantares 2:6: “Su izquierda está debajo de mi cabeza, Y su derecha me abrace.”
    • Cantares 4:5: “Tus dos pechos, como gemelos de gacela, Que se apacientan entre lirios.
  • Compañía
    • Cantares 3:1: “Por las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma; Lo busqué, y no lo hallé.
  • Placer Físico
    • Cantares 1:2: “¡Oh, si él me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino.”

La relación sexual es expresada solamente y de forma apropiada en el matrimonio entre un esposo y su esposa (1 Co 7:2-3). Cualquier contacto sexual entre personas no casadas es pecado ya que viola el diseño de Dios.

El sexo es una bendición maravillosa dada a nosotros por el Señor y que sirve para expresar intimidad entre las personas casadas. Algunos teólogos creen que la unión sexual representa la intimidad que se encuentra en la Trinidad. Esto no significa que los miembros de la Divinidad—el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo—tengan relaciones sexuales. Esto sería absurdo. Pero lo que existe entre ellos es una intimidad y comunión increíble. Después de todo, las tres Personas de la Divinidad son, un Dios. Esta es la razón por la que Jesús dijo que Él y el Padre son uno (Jn 10:30). Recuerde que Dios dijo que cuando un hombre y una mujer se casan, ellos se convierten en una sola carne (Gn 2:24). Esta expresión de unión física tiene un aspecto espiritual—los dos serán una sola carne—razón por la cual algunos teólogos ver la relación sexual como una experiencia sagrada.

No sabemos si tales especulaciones son exactas, pero la sexualidad, no obstante, debe ser pura. Esto significa que el lecho matrimonial no debe violar los mandamientos de Dios en obras o pensamiento: sin adulterio, sin pornografía, sin voyerismo, sin bestialidad, sin incesto, etc. La unión sexual es ordenada y dada por Dios y debe ser experimentada de manera piadosa dentro del matrimonio. Al hacerse esto, la unión sexual puede traerle gloria de Dios tal y como es experimentada en el cumplimiento del diseño de Dios y propósito para suministrar placer, compañía, intimidad y un medio de llevar a cabo el mandamiento de Dios de poblar la tierra.

Por lo tanto, el propósito del sexo es glorificar a Dios, dar a luz a hijos, expresar intimidad, suministrar confort, y bendecir a la esposa.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison