¿Cuál es el significado de la inspiración de las Escrituras?

Cuando los cristianos afirman que la Biblia es inspirada, están diciendo que es, “aliento de Dios.” 2ª Timoteo 3:16-17 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

La palabra “inspiración” es la palabra griega “qeovpneustos”, “theopneustos”, lo que significa “aliento de Dios”. En otras palabras, esto significa que el autor de las Escrituras es Dios y que Él se movió a través de la personalidad y habilidades de los escritores bíblicos de tal forma que lo que ellos escribieron no tuvo errores y fue correcta en todo aquello a lo que se refirió. Por lo tanto, las Escrituras son el producto, tanto de Dios como del hombre, y reflejan el estilo propio de cada uno de los escritores.

Este proceso de inspiración no fue un dictado mecánico donde el escritor simplemente escribió lo que escuchó. Tampoco entraron en algún tipo de trance, como algunos casos de “escrito automático”, el cual ocurre en prácticas del ocultismo. Todo lo contrario, los escritores de la Biblia fueron libres para escribir lo que ellos querían, la forma como lo querían y cuando ellos querían; sin embargo, era Dios moviéndose a través de ellos para asegurar la integridad y la veracidad de lo que fue dicho.

Aún más, la Iglesia Cristiana reconoce la inspiración de las Escrituras por el Espíritu Santo, el cual habita en el creyente, reconociendo la voz de Dios. No es la Iglesia quien les dio las Escrituras a los creyentes. La Iglesia Cristiana reconoció las Escrituras cristianas.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison