¿Cuáles son los salmos imprecatorios?

Por, Matt Slick

Un salmo es un acompañamiento musical a un poema. Los salmos imprecatorios son poemas musicales donde el salmista pide a Dios que traiga juicio sobre los adversarios de los justos. No todos los salmos imprecatorios están llenos de maldiciones. Algunos, contienen elementos de imprecación y otro tipo de material como bendiciones, apelaciones, adoración, alabanza y más.

Algunos salmos imprecatorios son: 5, 17, 28, 35, 40, 55, 59, 70, 71, 79, 80, 94, 129, 137, 139, 140.

A continuación hay un ejemplo de imprecaciones en los salmos. Note la negatividad y el juicio solicitado sobre los hacedores de maldad:

  • Salmo 5:5: “Los arrogantes no se presentarán ante tu vista, Aborreces a todos los que hacen iniquidad”.
  • Salmo 17:13-14: “¡Levántate, oh YHVH! ¡Hazle frente! Haz que sea derribado. Con tu espada libra mi alma del inicuo, 14 Y con tu mano, oh YHVH, de los hombres mundanos, Cuya porción está en esta vida, Cuyo vientre Tú hinchas con su destino: ¡Sean saciados, pues, sus hijos, Y dejen las migajas a los hijos de sus hijos!”.
  • Salmo 40:14: “¡Sean abochornados y confundidos a una los que me buscan para destruirme! ¡Sean vueltos atrás y  avergüéncense los que desean mi mal!”.
  • Salmo 71:13: “Sean avergonzados y perezcan los adversarios de mi alma; Sean cubiertos de vergüenza y confusión los que procuran mi mal”.
  • Salmo 94:1-2: “¡Oh YHVH, Dios vengador! ¡Oh Dios vengador, aparece! 2 ¡Levántate, oh Juez de la tierra, y da el pago a los soberbios!”.
  • Salmo 129:4-7: “YHVH es justo, Cortó las coyundas de los malvados. 5 Sean avergonzados y vueltos atrás Los que aborrecen a Sión. 6 Sean como hierba de terrado, Que se seca antes de brotar, 7 Que no llena la mano del segador, Ni la brazada del que agavilla”.
  • Salmo 139:19-22: “¡Oh ’Eloah, si hicieras morir al impío, Y los sanguinarios se alejaran de mí! 20 Que hablan contra ti intrigando, Que toman tu Nombre en vano. 21 ¡Oh YHVH! ¿No aborrezco a quienes te aborrecen? ¿No me repugnan los que se alzan contra ti? 22 ¡Con gran aborrecimiento los aborrezco, Y los tengo por enemigos!”.

Algunos podrían decir que los salmos imprecatorios están en contra de las palabras de Cristo, el cual nos dijo que amaramos a nuestros enemigos.

  • Lucas 6:27-29: “Pero a vosotros, los que estáis oyendo, digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen, 28 bendecid a los que os maldicen, orad por los que os maltratan. 29 Al que te hiere en la mejilla, preséntale también la otra, y al que te quita el manto, no le impidas tomar también la túnica”.

Pero esto, no es contradictorio:

  • “Es importante recordar los principios teológicos que subyacen en esos salmos. Estos incluyen: (1) el principio de que la venganza pertenece a Dios (Deuteronomio 32:35; Salmo 94:1) que excluye la retaliación personal y se necesita apelar a Dios para castigar al impío (cf. Romanos 12:19); (2) el principio de que la justicia de Dios demanda juicio sobre el impío (Salmo 5:6; 11:5-6); (3) el principio de que el pacto de amor de Dios para el pueblo de Dios necesita intervención de parte de ellos (Salmo 5:7; 59:10, 16-17); y (4) el principio de la oración de que los creyentes creen en Dios con todos sus pensamientos y deseos”.1

Las imprecaciones de los salmistas están de acuerdo con el juicio de Dios sobre los impíos. Cuando Jesús nos pide amar a nuestros enemigos, está hablando de lo que como cristianos estamos supuestos a hacer. Los salmistas hablan del justo juicio de Dios en el contexto del Antiguo Testamento. En el contexto del Nuevo Testamento no es tiempo del juicio de Dios; más bien, es tiempo de redención; y por esa redención debemos amar a nuestros enemigos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Brand, Chad, Charles Draper, Archie England, Steve Bond, E. Ray Clendenen, Trent C. Butler, and Bill Latta, eds. Holman Illustrated Bible Dictionary. Nashville, TN: Holman Bible Publishers, 2003.

 

 

 

 
 
CARM ison