¿Cuándo deja el alma el cuerpo?

Pregunta: Después de la muerte de una persona, ¿en qué momento deja el alma el cuerpo? Pablo dice en sus escritos que estar ausente del cuerpo es, estar presente con el Señor. Pero la pregunta es: ¿En qué momento estamos ausentes del cuerpo?

Algo preliminar. Mi esposa ha batallado con esto, tratando de colocar su fe cristiana juntamente con su posición como profesional médico. En su papel, a veces le corresponde discutir con las familias que están buscando un trasplante de órgano. Así lo requieren leyes estatales en los Estados Unidos. Si el corazón y los pulmones han de ser removidos del paciente terminal para ser usados en algún trasplante, el paciente es colocado en máquinas para que tanto los pulmones como el corazón sigan funcionando hasta que el equipo del trasplante llegue y remuevan estos órganos después de muerta la persona. Pero la pregunta permanece: ¿Cuándo es el momento correcto para removerlos ya que son soporte de vida?

Apreciaré grandemente sus respuestas con base bíblica. ¡Gracias por su ayuda!

________________________________________________________________

Respuesta: Gracias por su(s) preguntas(s) con relación al momento de la ausencia del alma del cuerpo.

Medicamente hablando, se dice que la muerte ocurre cuando cesa la actividad cerebral. Los doctores creen que esto se debe a que las neuronas del cerebro dejan de enviar sus descargas eléctricas debido a la pérdida de oxigeno, lo cual a su vez, está relacionado a la pérdida de la presión arterial.

En la "Revista de Medicina Paliativa" ("Journal of Palliative Medicine") de octubre de 2009, los doctores asociados de la Facultad de Medicina de  la Universidad George Washington dieron a conocer los resultados de un estudio con siete pacientes terminales. En la muerte de cada uno de los pacientes, un aumento medible en la actividad de su cerebro precedió a una pérdida total en la actividad cerebral con su muerte certificada. Aun cuando el artículo no atribuye alguna relación específica a este aumento en la actividad cerebral exactamente antes de la muerte, esto plantea la posibilidad en la mente cristiana de que tal vez se está siendo testigo del momento cuando el alma abandona el cuerpo.

El pasaje de 2ª Corintios 5:6 (“Por tanto, animados siempre y sabiendo que mientras habitamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor”) no es de hecho, un intento por parte de Pablo, de ser médicamente exacto. Lo que el apóstol está simplemente declarando es que cuando la muerte ocurre, el alma es liberada de su tienda terrenal. Para Pablo, la muerte habría significado el cese de la respiración y la respuesta subsecuente a los estímulos en un intento para revertir ese estado. Indudablemente, él no sabía nada de la actividad cerebral como un medio para discernir y certificar la muerte.

Procedimientos médicos de soporte vital y utilizados para mantener el flujo de sangre a los órganos donados para el servicio de trasplante no cambian el hecho de que una vez que ha cesado la actividad cerebral, se declara a la persona, medicamente muerta. Teniendo en cuenta el escenario presentado anteriormente, es razonable concluir que el alma se ha ido a la presencia del Señor.

Si entiendo correctamente su segunda pregunta la persona está todavía viviendo, es decir, muestra actividad cerebral, pero su cuerpo no es capaz de realizar funciones vitales tales como, respirar por sí mismo. Aunque parece que la tecnología empleada para sostener la vida de una persona es la cosa más compasiva que podemos hacer, considere que lo opuesto podría ser la mejor opción. Los cristianos pueden concluir que utilizar la tecnología que prevenga al cuerpo humano de continuar su curso natural, que podría incluir la muerte, es en realidad algo incorrecto de hacer. La Biblia no da instrucciones a los cristianos de hacer todo lo que esté a su alcance para extender la vida. Más bien, los cristianos deben aceptar que la vida, de hecho, presenta adversidades (Job 2:10). Ciertamente, los cristianos deben insistir que las personas estén tan cómodas como sea medicamente posible, mientras que al mismo tiempo no intentar a través de la tecnología prevenir el curso natural de la vida. Tratar de prolongar la vida artificialmente o terminar prematuramente la vida de alguien, son equivalentes a usurpar la autoridad y soberanía que Dios tiene sobre la vida y la muerte.

Fuente:

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison