Cuándo usar tratados para evangelizar

Por, Ryan Turner

Una forma efectiva para que los cristianos compartan su fe, es por medio del uso de tratados evangelísticos. Estos tratados tan efectivos, enfatizan:

  1. La pecaminosidad del hombre.
  2. Quién es Jesús.
  3. La salvación por gracia por medio de la fe y sin obras.
  4. La seguridad de que la salvación es un regalo.

Los tratados son de ayuda en situaciones donde es difícil hablarle a una persona en profundidad acerca del evangelio, o cuando está teniendo una conversación y le gustaría dejarle a la persona alguna información con material de seguimiento.

Cuando no tiene el tiempo de entablar una conversación

Antes de tomar cualquier vuelo, le pido a Dios en oración que me dé la oportunidad de sentarme al lado de la persona correcta. Curiosamente, en un viaje de negocios entre Salt Lake y Las Vegas, en julio de 2008, me senté al lado de una madre y su hija, y acababan de perder a madre y abuela respectivamente. En la  conversación de ellas, mencionaron que estaban asistiendo a una iglesia mormona, así que supuse que eran mormonas; aunque no estaba seguro.

Quería compartir con ellas el evangelio, pero estuvieron llorando la mayoría del vuelo, así que no pude decirles que si entendían que el mormonismo estaba equivocado. Pero realmente parecía que no quisieran hablar por un largo período de tiempo debido al momento difícil que estaban atravesando debido a su perdida. En vez de esto, toqué el hombro de la dama mormona y le dije que si quería, oraría por ella y su hija. Cuando el vuelo terminó les pregunté: “¿Puedo darles esto?” Y le pasé a cada una, un tratado para evangelizar. Y continué hablando: “Este tratado es acerca de cómo saber con seguridad que Ud. va al cielo. Espero que les anime”. De forma agradecida recibieron el tratado. Yo nunca sabré lo que Dios hará; pero oro para que Él les abra los ojos a las personas a Su evangelio.

Cuando quiera dejarle a una persona información con material de seguimiento

Los tratados son también efectivos cuando Ud. quiere dejarle a las personas, material de seguimiento. Algunas veces cuando comparte su fe, es difícil determinar si una persona es o no salva. Por ejemplo, en otro viaje en noviembre de 2008 estaba volando hacia la Florida para asistir a una charla con Matt Slick. En el vuelo, me senté al lado de un hombre que me dijo que una vez, había sido católico, y que aunque seguía siendo religioso, no estaba en una institución religiosa.

Brevemente compartí el evangelio con él, enfatizándole que somos declarados justos delante de Dios (justificados) por la sola fe aparte de nuestras buenas obras. Estuvo de acuerdo con lo que dije. Pude haber seguido presionándolo un poco para preguntarle, que si muriera ahora mismo, ¿a dónde iría? Pero sentí que no era el momento para hacerle la pregunta; y más bien, le ofrecí un tratado preguntándole si se lo podía dar, el cual habla acerca de las buenas nuevas de Jesucristo. Y continué: “Tal vez haya escuchado ya de esto antes, pero espero que sea una bendición para Ud.”. Él respondió: “Sí. Tal vez haya escuchado de esto antes; pero gracias”. Coloqué la dirección web de CARM en la parte de atrás del tratado y le di una tarjeta de negocios. Pareció apreciar el gesto y por el resto del viaje una buena conversación.

Tipos de tratados que son efectivos

Personalmente, me gustan los tratados elaborados por Evan Tell. Estos dan una presentación clara y simple del mensaje del evangelio que enfatizan nuestros cuatros puntos:

  1. La pecaminosidad del hombre.
  2. Quién es Jesús.
  3. La salvación por gracia por medio de la fe y sin obras.
  4. La seguridad de que la salvación es un regalo.

Tipos de tratados que no son efectivos

Desafortunadamente, algunos ministerios no presentan en sus tratados, el evangelio de forma clara. Más bien, les dicen a las personas que se arrepientan, que crean en Jesús y que obedezcan la Palabra de Dios. ¿Qué significa esto realmente? Hoy día, la mayoría de las personas en las calles no conocen la palabra “arrepentimiento” y lo que esta, verdaderamente significa. Necesitamos enfatizar el cambio de mente y de corazón hacia el pecado, pero no decirle al incrédulo que él o ella debe limpiar su vida antes de venir a Cristo para perdón; y que esto, no lleve al incrédulo a pensar que él o ella debe hacer buenas obras para ser salvo; y que las Escrituras no enseñan.

  • Romanos 4:5: “mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”.
  • Efesios 2:8-9: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe”.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison