¿Deberán ser condenados a muerte los homosexuales, gays y lesbianas?

Por, Matt Slick

A la pregunta anterior, la respuesta sería negativa. Hoy día, no vivimos bajo las leyes del Antiguo Testamento aun, cuando los requisitos morales y civiles están en efecto. Más bien, como cristianos deberíamos orar por la salvación de aquellos que están perdidos en sus pecados sexuales. Los debemos tratar con dignidad, como personas hechas a imagen de Dios (Génesis 1:26). Sin embargo, no apoyamos la legislación que les da derechos especiales, ni tampoco apoyamos una nueva definición de lo que es el matrimonio. Aún más, en el Nuevo Testamento no existe ninguna advertencia o ley para matar a los homosexuales. De hecho, cuando Jesús trató con la mujer adúltera, y de acuerdo con el Antiguo Testamento ella tenía que ser muerta (Levítico 20:10), Jesús la perdonó diciéndole que se fuera y no pecara más (Juan 8:3-11).

Pero, ¿qué hacer entonces con lo que la Biblia dice acerca de matar a los homosexuales?

  • Levítico 20:13: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre” (Reina Valera 60).
  • Levítico 20:13: “Si un hombre practica la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con otro hombre como si fuera una mujer, ambos han cometido un acto detestable. Ambos serán ejecutados, pues son culpables de un delito de muerte” (Nueva Traducción Viviente – NTV)

Primero que todo, dentro del Antiguo Testamento existen divisiones que son importantes. Está básicamente categorizado en tres secciones principales: Civil, ceremonial y moral. Vamos a revisarlas rápidamente.

  1. Civil: Caducó con la desaparición del gobierno civil judío.
    1. Las prácticas de justicia (Éxodo 21:12-36; Levítico 24:17-23).
    2. El año de reposo de la tierra y el año del jubileo (Levítico 25).
    3. Leyes sobre la restitución (Éxodo 22:1-15).
    4. El ser justo con el pobre (Levítico 19:15).
    5. No fomentar odio en el corazón (Levítico 19:17).
    6. No falsear las medidas en longitud o modificar el peso de las balanzas (Levítico 19:35-37).
    7. No robar a los socios, extorsionar, levantar falso testimonio y restituir lo robado (Éxodo 21:12-36).
  2. Ceremonial: Caducó con el total cumplimiento de la obra de Cristo como Sumo Sacerdote (Mateo 3:15).
    1. Los sacrificios varios ofrecidos por el pecado (Levítico 1-6; Números 28:1-31).
    2. Los deberes sacerdotales (Levítico 7:1-37; Números 3:25-39; 18:1-17).
    3. Las leyes de los animales limpios e inmundos para ser comidos (Levítico 11:1-47).
    4. Leyes para limpiar la casa del leproso (Levítico 14:33-57).
    5. La ley de la expiación (Levítico 16:1-28; 17:1-16).
    6. Normas para sacerdotes (Levítico 21-22).
    7. Festividades (Levítico 23:1-25).
  3. Moral: No han caducado porque están basadas en el carácter de Dios: “Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios” (Levítico 19:2).
    1. No robar o mentir (Éxodo 20:15-16; Levítico 19:12; Deuteronomio 5:19-20).
    2. No robar ni defraudar al prójimo (Levítico 19:13).
    3. No practicar la idolatría (Éxodo 20:4-6; Levítico 26:1-13; Deuteronomio 5:8-10; 13:1-18).
    4. No asesinar (Deuteronomio 5:17).
    5. No ofrecer los hijos en sacrificio a Moloc (Levítico 20:1-5).
    6. No cometer adulterio, incesto, bestialidad, homosexualidad, etc. (Éxodo 20:14; Levítico 20:9-21; Deuteronomio 5:18).

El aspecto civil de la ley no se encuentra más en efecto ya que estas leyes se elaboraron para un gobierno teocrático; o sea, un sistema donde lo moral de Dios fuera impulsado por el gobierno. Pero ya, este antiguo sistema de gobierno no está más en efecto. Aún más, el agente de las leyes de pureza estaba para mantener pura la línea mesiánica por la que Jesús nacería, moriría en la cruz, resucitaría y suministraría redención al pueblo de Dios. Ahora que el Mesías llegó y llevó a cabo Su obra sacrificial, la dureza de la ley del Antiguo Testamento, no es necesaria.

Por lo tanto, no ejecutamos a los homosexuales, así como tampoco lo hacemos con los adúlteros. Sin embargo, el pecado de ellos no puede ser promovido ni por la sociedad ni por el gobierno civil.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison