Decretos de Dios

Son Su eterno propósito, de acuerdo a Su voluntad y por medio de los cuales ha predestinado todo lo que ha de suceder. Sus Decretos no niegan la responsabilidad del ser humano por sus pecados ni tampoco significa que Dios es el responsable del pecado. Sin embargo, es cierto que Dios conoce todas las cosas reales así como las potenciales, y de que todo lo que existe, existe debido a Su esfuerzo creativo. Se desprende también que Dios ha conocido eternamente todos los eventos que han sucedido, que están ocurriendo y que ocurrirán en esta creación, incluyendo la caída, la redención, glorificación, etc. Sin embargo, Dios no es el responsable por el pecado en el mundo, pero ha decretado, por Su permiso, que el mismo exista. Isaías 46:9-10 dice:

  • “Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;”

Los Decretos eficaces de Dios son aquellos que Dios ha propuesta y determinado que ocurran. Por ejemplo, Hechos 2:23: “a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole;”

Los Decretos permisivos de Dios son aquellos donde Él permite cosas que ocurran, como por ejemplo, la maldad.

Para ver el significado de esta palabra en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison