La Trinidad Económica

Es la doctrina relacionada a cómo el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se relacionan entre sí y con el mundo. La palabra “económica” proviene del Griego “oikonomikos”, que significa “relacionarse de acuerdo a las de actividades.” Cada Persona dentro la Trinidad tiene papeles diferentes así como cada una los tiene en relación al mundo. Algunos papeles coinciden.

El Padre envió al Hijo (1 Jn 4:10), el Hijo vino desde el cielo no para hacer Su propia voluntad sino para hacer la voluntad del Padre (Jn 6:38). El Padre le ha dado al Hijo (Jn 3:16), el cual es el Unigénito (Jn 3:16), para que llevar a cabo la obra redentora (2 Co 5:21; 1 Pe 2:24). El Padre y el Hijo enviaron al Espíritu Santo. El Padre que nos escogió desde antes de la fundación del mundo (Ef 1:4), nos predestinó (Ef 1:5; Ro 8:29) y le dio al Hijo los elegidos (Jn 6:39). Para un solo versículo que muestra las diferencias de los papeles de la Divinidad:

  • “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz sean multiplicadas.” (1 Pe 1:2)

Usted puede ver que el Padre tiene conocimiento anticipado; que el Hijo se hizo hombre y se entregó en sacrificio y que el Espíritu Santo santifica a la Iglesia.

No fue el Hijo quien mandó al Padre. El Padre no fue mandado para hacer la voluntad del Hijo. El Hijo no dio al Padre ni tampoco el Padre fue llamado el unigénito. El Padre no llevó a cabo el trabajo redentor. El Espíritu Santo no envió ni al Padre ni al Hijo. La Escritura no dice que el Hijo o el Espíritu Santo nos escogieron a nosotros y que fuimos dados al Padre.

En forma simple podríamos decir que la Trinidad Ontológica trata con lo que Dios es; y la Trinidad Económica trata con lo que Dios hace.

________________________

Ver Artículos Relacionados:

 

Para ver el significado de esta palabra en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison