Mérito

Del latín “merces”, que significa “alquilar, pagar, premiar”. En el Catolicismo Romano denota aquella propiedad de los actos humanos, en virtud de la cual las personas son dignas de premio o de castigo. Esta obra buena digna de premio por parte de Dios se debe a la práctica de la virtud y está considera como una doctrina que mueve a manera de obsequio.

El mérito se divide en:

  1. En mérito para con los hombres y en mérito para con Dios.
  2. Mérito natural y sobrenatural.
  3. Mérito de condigno (mérito perfecto) y mérito de congruo (mérito imperfecto).
  4. Mérito de congruo infalible: Cuando el pecador hace un acto de caridad perfecto.
  5. De congruo falible: Cuando no existe tal cosa como la caridad perfecta.

Obviamente, esta clase de mérito no se utilizó en la iglesia primitiva. Las divisiones de los méritos condigno y congruo ya era práctica en el Catolicismo Romano en el s. XII y XIII.

El objeto de los méritos sobrenaturales es un crecimiento en gracia santificante, vida eterna (si la persona muere en amistad con Dios), y aumento en su gloria en el cielo.

Para ver más acerca de la Existencia del Mérito, Razones del Mérito y Reviviscencia.

 

Para ver el significado de esta palabra en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison