Tentación

Lo que nos distrae del propósito de Dios y nos mueve a pecar. Dios, no puede ser tentado (Stg 1:13). Pero nosotros sí podemos ser tentados por nuestras concupiscencias (Stg 1:13-15), dinero (1 Ti 6:9), por nuestras propias faltas que no examinamos (Gá 6:1) y por los deseos de la carne, de los ojos y la vanagloria de la vida (1 Jn 2:16). Se nos ordena orar para no caer en tentación (Mt 6:13) porque el Señor sabe cómo librarnos (2 Pe 2:9).

 

Para ver el significado de esta palabra en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison