¿Difunde el odio la desaprobación de la homosexualidad y el matrimonio homosexual?

¿Difunde el odio la desaprobación de la homosexualidad y el matrimonio homosexual? La enseñanza y predicación de que la homosexualidad es un pecado, no es difundir el odio. Es básicamente lo mismo que enseñar y predicar que el mentir, es un pecado. Como cristianos podemos desaprobar cualquier conducta amoral y todavía ser respetuosos de las leyes y amorosos con aquellos con los que no estamos de acuerdo. De acuerdo a la Biblia, los cristianos deben vivir en paz con todos, tanto como sea posible: “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.” (Ro 12:18). Pero no debemos comprometer la Palabra de Dios y participar en las cosas contra las cuales habla la Escritura. Aun más, cuando decimos que la homosexualidad, es pecado, estamos diciendo que la misma viola la Palabra de Dios. Y quebrantar la Ley de Dios, es por lo tanto, equivocado. Pero como cristianos nos toca tratar con pecadores todos los días y amarlos. Esto es lo que Jesús, en el Nuevo Testamento nos dice:

  • Mateo 22:39: Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Sin embargo, muchos en la agenda a favor de la homosexualidad, considerarán cualquier discurso negativo como difundir el odio. Esto es solo una técnica usada por ellos para acallar la oposición y controlar la forma como ellos quieren dialogar. Vamos a echarle un vistazo a la definición del “discurso del odio”.

  • definitions.uslegal.com: “Discurso del odio es una forma de comunicación que no tiene un significado diferente a aquel que la expresión de odio hacia algún grupo, especialmente en circunstancias en las cuales la comunicación probablemente provoque violencia. Es primeramente, una incitación al odio contra un grupo de personas definidas por raza, grupo étnico, origen nacional, género, religión, orientación sexual, y similares. El discurso del odio puede ser cualquier forma de expresión considerada como ofensiva a grupos minoritarios en cuestión de raza, etnia y religión y otras minorías discretas o hacia las mujeres.”

Como cristianos estamos supuestos a no odiar a los homosexuales, adúlteros, asesinos, mentirosos, etc. Nuestro discurso no debe estar motivado por ninguna expresión de odio hacia ningún grupo. De todo corazón desaprobamos sus acciones pecaminosas pero también oramos por ellos y por aquellos que nos maldice, persiguen y nos hacen mal calumniándonos: “bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.” (Lc 6:28). Esto no es propagar el odio ni tampoco es la intención de esta página web, difundir el odio. Más bien, es defender la posición bíblica, demostrando los riesgos en la salud debido a la homosexualidad y sostener el estándar y la definición tradicional del matrimonio entre un hombre y una mujer.

Pero acusar a los cristianos de propagar el odio es algo que tanto liberales como homosexuales regularmente hacen. Son ellos quienes expresan desdeño y ridiculizan a la comunidad cristiana y son ellos, quienes difunden odio en sus abiertas y constantes campañas negativas contra el cristianismo y los cristianos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

________________________

Ver Artículos Relacionados:

 

 

 

 
 
CARM ison