Dios

De acuerdo a la Biblia, Dios es el único ser divino y supremo que existe en el universo. La Biblia dice que Dios es Santo (Ap 4:8), Eterno (Is 57:15), Omnipotente (Jer 32:17, 27), Omnipresente (Sal 139:7-12), y Omnisciente. (1 Jn 3:20). Dios es descrito como amor (1 Jn 4:8, 16); luz (1 Jn 1:5); espíritu (Jn 4:24); verdad (Sal 117:2); y como creador. (Is 40:12, 22, 26). Él es adorado (Gn 24:26; Ex 4:31; 2 Cr 29:28; 1 Co 14:25; Ap 7:11) y a Él se le sirve (Mt 4:10; 1 Co 6:19; Fil 3:7; 1 Ts 1:9; He 9:14).

Aún cuando en el mundo existen muchos otros conceptos de Dios, sólo la Biblia presenta a Dios como el único Dios en existencia, el Supremo Ser, el cuál es una Trinidad. La Trinidad es la doctrina de que existe un Dios en tres personas, no tres dioses, no tres formas o modos: un solo Dios en tres personas. Dios es soberano; Él está en control de todas las cosas y es supremo. Nadie es más poderos que Él y no le responde a nadie. El panteísmo presenta a Dios como una presencia impersonal el cual existe en todas las cosas y que es parte de todas las cosas. El ateismo dice que Dios no existe. El deísmo dice que Dios existe pero es desconocido e inalcanzable.

La Biblia habla de Dios como conocible, personal, real, vivo, conciente y muy interesado por las cosas de este mundo. La Biblia no defiende la existencia de Dios ni trata de probarla. En vez de esto, la Biblia simplemente asume Su existencia y expresa que aquel que dice que no hay Dios es un tonto. (Sal 14:1).

Alguno de los nombres bíblicos de Dios son “Jehová o Yahvé” (Ex 3:14, literalmente “YO SOY”), “Elohim” (la palabra hebrea para “dios”, por ejemplo en Génesis 1) y “Adonai” la cual significa “maestro” o “señor”. “Jehová” va con frecuencia unido al uso de la palabra “Elohim” como en Génesis 15:2. También va unida a otras palabras como por ejemplo, Jehová-jireh la cual significa “El Señor proveerá” (Gn 22:13-14); Jehová-rapha significa, “El Señor sana” (Ex 15:26); Jehová-shalom, “El Señor es nuestra paz” (Jue 6:24); y Jehová-tsidkenu, “El Señor es nuestra justicia”. (Jer 23:6). En el Nuevo Testamento, Dios es conocido como el “Padre” (Juan 17) y la “Palabra” (Jn 1:1, 14), etc.

Dios es soberano. Él está en control de todas las cosas y es supremo. Nadie es más poderoso que Él y no le responde a nadie. No tuvo principio y tampoco tiene final (Sal 90:2). Dios decreta lo que habrá de ocurrir; esto es, todas las cosas ocurren de acuerdo a Su plan. (Hch 2:23). Pero esto no quiere decir que Dios es el autor de la maldad; más bien, en Su plan soberano, Él permitió que esta ocurriera.

Dios es el creador de todo el Universo. (Génesis 1; Is 44:24; Jn 1:1-3; Col 1:16-17). Dios es el redentor el cual se hizo hombre en Cristo Jesús; por lo tanto, Dios es nuestro salvador. (Jn 1:1, 14; Col 2:9; Fil 2:5-8; Tit 2:13).

Dios es perdonador (Ef 1:7; Sal 86:5), misericordioso (Ex 34:6; Sal 67:1; Stg 5:11), santo (Is 6:3; Ap 4:8), eterno (Sal 90:2; 1 Ti 1:17), y perfecto (1 R 8:27; Salmo 139).

La Encarnación

En la encarnación, Dios se hizo hombre. Col 2:9 dice: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.” Jesús es Dios en carne, nuestro redentor. Fue necesario que Dios se hiciese un hombre para expiar por nuestros pecados debido a que un hombre pecador no podía cumplir la Ley de Dios y ofrecer un sacrificio a Dios el Padre con suficiente calidad como para quitar nuestro pecado. Dios tenía que hacerse hombre para que pudiera morir por los pecados de los hombres. En esto, tenemos el sacrificio de un Dios amoroso el cual se humilló a Sí Mismo para ser como uno de nosotros y morir por nuestros pecados en nuestras manos para que de esta forma pudiera dar vida eterna sólo a aquellos que aceptan Su sacrificio. (Jn 1:12; Jn 3:16).

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison