El anciano en la iglesia

Por, Matt Slick

En la iglesia cristiana, el anciano es un líder; es un oficio señalado divinamente y que es llevado a cabo por hombres que sean capaces de enseñar la doctrina sana, refutar el error, quien sabe manejar bien su hogar, etc. El anciano no deberá ejercer este cargo si es incapaz de cumplir con los requisitos del oficio y no deberá ser escogido porque sea una figura popular en la iglesia local.

Ser un anciano es un llamado de lo alto y existen miles de hombres muy piadosos en muchas iglesias que buscan a Dios y le sirven de la mejor manera posible. Pero también es cierto que muchos no deberían ser ancianos ocupando esa posición. Los hombres que tengan hijos que no son creyentes, no deberán ser ancianos; además, los ancianos deberán ser capaces de corregir doctrina y refutar el error. Tristemente, muchos ancianos no cumplen con esto. De otro lado, las mujeres no deberán ser ancianos.

A continuación, hay una descripción general con el tema de los “ancianos”. Los pastores, ancianos y los miembros de la congregación deberán ser muy cuidadosos en la escogencia y recomendación de ancianos. No permitirán que las emociones influyan sus decisiones de forma que escojan hombres no cualificados. La iglesia necesita tomar el oficio de anciano muy seriamente y debe probar al anciano, de acuerdo a la descripción dada en las Escrituras. Si no está calificado, no deberá ser un anciano.

  1. El término “Anciano”:
    1. PRESBUTEROS: anciano, un hombre de edad, un líder en la iglesia. El término es usado como:
      1. El de más edad o mayor entre dos o más personas:
        1. Lucas 15:25: “Y su hijo mayor (presbúteros) estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas”.
        2. Juan 8:9: “Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos (presbúteros) hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio”.
      2. El de una persona de edad avanzada:
        1. Hechos 2:17: “Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos (presbúteros) soñarán sueños”.
        2. Hebreos 11:2: “Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos (presbúteros)”.
      3. El de los antepasados en Israel:
        1. Mateo 15:2: “¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos (presbúteros)? Porque no se lavan las manos cuando comen pan”.
        2. Marcos 7:3, 5: “3 Porque los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos (presbúteros), si muchas veces no se lavan las manos, no comen. 5 Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas: ¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos (presbúteros), sino que comen pan con manos inmundas?”
      4. De los miembros del Sanedrín:
        1. Mateo 16:21: “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos (presbúteros), de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día”.
        2. Mateo 26:47: “Mientras todavía hablaba, vino Judas, uno de los doce, y con él mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los ancianos (presbúteros) del pueblo”.
      5. De aquellos que administran negocios públicos en varias de las ciudades:
        1. Lucas 7:3: “Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos (presbúteros) de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo.”
      6. De aquellos que eran los líderes principales de las tribus y de las familias, como los setenta que ayudaron a Moisés:
        1. Números 11:16: “Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos (zaquén) de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo”.
        2. Deuteronomio 27:1: “Ordenó Moisés, con los ancianos (zaquén) de Israel, al pueblo, diciendo: Guardaréis todos los mandamientos que yo os prescribo hoy”.
          Esto incluía:
          1. Actuaban como jueces al aprehender a los asesino:
            1. Deuteronomio 19:12: “entonces los ancianos (zaquén) de su ciudad enviarán y lo sacarán de allí, y lo entregarán en mano del vengador de la sangre para que muera”.
          2. Realizaban investigaciones:
            1. Deuteronomio 21:2: “entonces tus ancianos (zaquén) y tus jueces saldrán y medirán la distancia hasta las ciudades que están alrededor del muerto”.
          3. Resolvían disputas matrimoniales:
            1. Deuteronomio 22:15: “entonces el padre de la joven y su madre tomarán y sacarán las señales de la virginidad de la doncella a los ancianos (zaquén) de la ciudad, en la puerta”.
            2. Deuteronomio 25:7: “Y si el hombre no quisiere tomar a su cuñada, irá entonces su cuñada a la puerta, a los ancianos (zaquén), y dirá: Mi cuñado no quiere suscitar nombre en Israel a su hermano; no quiere emparentar conmigo”.
          4. Si la ciudad de ellos era una ciudad de refugio, escuchaban los alegatos para definir el asilo:
            1. Josué 20:4: “Y el que se acogiere a alguna de aquellas ciudades, se presentará a la puerta de la ciudad, y expondrá sus razones en oídos de los ancianos (zaquén) de aquella ciudad; y ellos le recibirán consigo dentro de la ciudad, y le darán lugar para que habite con ellos”.
      7. De aquellos calificados por el Espíritu Santo que ejercían cuidado y asistencia espiritual en la congregación local.
    2. EPISKOPOI: administradores, obispos.
      1. Tito iguala al obispo y al anciano:
        1. Tito 1:5-9: “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; 6 el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. 7 Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, 8 sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, 9 retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen”.
  2. Con relación al cargo/al oficio:
    1. El cargo del anciano es un cargo divinamente señalado como se encuentra definido en las epístolas pastorales.
    2. Los ancianos son señalados aparentemente por imposición de manos:
      1. 1ª Timoteo 4:14: “No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio”.
      2. 2ª Timoteo 1:6: “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos”.
    3. Deberán ser tenidos por dignos de doble honor en la Iglesia:
      1. 1ª Timoteo 5:17: “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar”.
    4. El pastor es un anciano que predica y/o enseña:
      1. 1ª Timoteo 5:17: “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar”.
        1. El pastor/anciano está para equipar el cuerpo de Cristo:
          1. Efesios 4:11-13: “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”.
    5. Debe ser un hombre:
      1. Tito 1:5-6: “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; 6 el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía”.
        1. Todos los usos de “anciano” están en el masculino, excepto en 1ª Timoteo 5:2 (“a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza”), donde éste significa mujeres ancianas.
    6. El pastor es un anciano (1ª Timoteo 5:17: “Manda también estas cosas, para que sean irreprensibles”) y el anciano es hombre (Tito 1:5-6).
    7. Basado en la estructura de autoridad establecida en el orden de la creación: Primero Adán, después Eva.
  3. Las responsabilidades de los ancianos en la iglesia del Nuevo Testamento:
    1. Deben apacentar la grey de Dios:
      1. 1ª Pedro 5:2: “Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto”.
    2. Deben ejercer voluntariamente el cuidado de la grey (1ª Pedro 5:2).
    3. Deben ser ejemplos para la grey:
      1. 1ª Pedro 5:3: “no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey”.
    4. Ungir y orar por el enfermo:
      1. Santiago 5:14: “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor”.
    5. Trabajan en la responsabilidad de predicar y enseñar:
      1. 1ª Timoteo 5:17: “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar”.
      2. Tito 1:5, 9: “5 Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; 9 retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen”.
    6. Tienen la tarea de actuar como jueces:
      1. Hechos 15:2, 6: “2 Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión. 6 Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto” (Leer, Hechos 15:22-29).
      2. Hechos 16:4: “Y al pasar por las ciudades, les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardasen”.
  4. Calificaciones de un anciano
    1. Debe ser irreprensible:
      1. Ancianos:
        1. Tito 1:6: “el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía”.
      2. Obispos:
        1. 1ª Timoteo 3:2: “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar”.
    2. Marido de una sola mujer:
      1. Ancianos: Tito 1:6.
      2. Obispos: 1ª Timoteo 3:2.
    3. Que gobierne bien su casa y que tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía:
      1. 1ª Timoteo 3:4: “que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad” (Ver también, Tito 1:6).
    4. No un nuevo convertido:
      1. 1ª Timoteo 3:6: “no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo”.
    5. Irreprensible, prudente, sobrio, no soberbio:
      1. Tito 1:8: “sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo” (Ver también, 1ª Timoteo 3:2).
    6. Hospedador, sobrio, justo, dueño de sí mismo: (Ver también, Tito 1:8)
    7. No dado al vino; no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas:
      1. 1ª Timoteo 3:3: “no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro”.
    8. Apto para enseñar, retenedor de la palabra fiel:
      1. Tito 1:9: “retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen” (Ver también, 1ª Timoteo 3:2).
    9. Deben estar listo para ganar sus propios ingresos si es necesario:
      1. Hechos 20:17: “Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia”.
      2. Hechos 20:33-35: “Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. 34 Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. 35 En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir”.

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison