El Argumento Cosmológico

El argumento cosmológico intenta probar que Dios existe mostrando que no puede haber un número infinito de regresiones de causas para las cosas que existen. Establece que debe haber un final no causado y de causa para todas las cosas. Se afirma que este final no causado y de causa proviene de Dios.

El argumento cosmológico toma diversas formas, pero básicamente está representado en la parte inferior.

El argumento cosmológico

  1. Las cosas existen.
  2. Es posible para aquellas cosas que no existan.
  3. Independientemente lo que tenga la posibilidad de no existencia, aún existe, ha sido causado para que exista.
    1. Algo no puede a sí mismo traerse a existencia, esto debe existir para que sea traído a sí mismo a existencia, lo cual es ilógico.
  4. No puede haber un número infinito de causas que traigan algo a existencia.
    1. Una regresión infinita de causas finalmente no tiene causa inicial, lo cual significa que no hay causa de existencia.
    2. Ya que el universo existe, este debe tener una causa.
  5. Por lo tanto, debe haber una causa no causada para todas las cosas.
  6. La causa no causada debe ser Dios.

Tomás de Aquino (1224-1274) tuvo una versión del argumento cosmológico llamado el "argumento del movimiento". Él estableció que las cosas en movimiento no se podrían mover por sí mismas, sino que una causa las debía mover. No puede haber una regresión infinita de movedores. Por lo tanto, debe haber un "movedor inamovible". Este movedor inamovible es Dios.

Las fortalezas del argumento

Las fortalezas del argumento cosmológico descansan tanto en su simplicidad como en su concepto fácilmente comprensible de que no puede haber un número infinito de causas para un evento. Algunos argumentos para la existencia de Dios requieren más pensamiento y entrenamiento en términos y conceptos, pero este argumento es básico y simple. También es perfectamente lógico afirmar que los objetos no se traen a existencia por sí mismos y que por lo tanto, tienen causas.

La debilidad del argumento

Una de las debilidades del argumento es que si todas las cosas necesitan una causa para existir, entonces, Dios mismo debe también, por definición, necesitar una causa para existir. Pero esta única causalidad es empujada hacia atrás e implica que debe haber un número infinito de causas, las cuales no pueden ser.
Por definición, Dios es también no causado.

__________________

Fuentes:

  • "Apologética para la Gloria de Dios", por John Frame, Phillipsburg, New Jersey: Presbyterian and Reformed Publishing, 1994.
  • "Enciclopedia Baker de apologéticas cristiana", por Norman Geisler, Grand Rapids, Michigan: Baker Book House, 199.
  • "Diccionario de Filosofía", Editado por Dagobert D. Runes, New York, NY: Philosophical Library, 1942.
  • "El Nuevo Diccionario internacional de la iglesia cristiana", editado por J. D. Douglas, Grand Rapids, Michigan: Zondervan, 1978.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison