El Corán

quranEl Corán es el Libro Sagrado del Islam y el escrito más sagrado de toda esta religión. Los Musulmanes lo consideran la verdadera palabra de Alá y no la palabra de Mahoma a quien se le dio. La tradición Musulmana afirma que el ángel Gabriel visitó a Mahoma y le dio directamente a él las palabras de Alá. Estas palabras dadas son de sabiduría, verdad y mandamientos a todos aquellos que siguen a Alá. El Corán —el cual significa recitación— fue revelado en el dialecto Árabe de la época usado por la tribu Quraish de La Meca. Este dialecto se convirtió en el Árabe formal de las naciones Islámicas debido a la distribución del Corán a través del imperio Islámico. En el Árabe, el Corán es poético en estilo, con ritmo, métrica y cambios en su longitud. Aquellos que hablan la lengua dicen que es una obra hermosa.

El Corán trata principalmente con lo que Alá quiere y cómo lo quiere para todos sus seguidores y trata también con relación a la lucha moral del hombre. Su tema principal es el de la completa sumisión a la voluntad de Alá. Sin embargo, también enseña que:

  • Alá es sólo uno y soberano (3:191; 5:73; 112:1-4).
  • El mundo llegará a su fin y que habrá un día de juicio (3:30; 35:33-37).
  • Aquellos que no son Musulmanes irán al infierno (2:24; 3:12).
  • Aquellos que sus buenas obras excedan sus malas obras obtendrán el paraíso (3:135; 7:8-9; 21:47).
  • Acerca de la conducta social y ética para la sociedad Islámica.

En el año 610 (el cual se cree que es el 26º de Ramadán), mientras se encontraba en una cueva del Monte Hirah —lo que ahora se conoce como el Monte Jabal Nur— Mahoma contó que el ángel Gabriel se le había aparecido ordenándole a recitar (96:1-19). Desde ese momento en adelante, Mahoma afirmó haber recibido revelaciones hasta su muerte, 23 años más tarde en el 632. En estos encuentros con el ángel Gabriel, algunas veces Mahoma podía ver al ángel, otras, sólo lo escuchaba y en otras ocasiones sólo escuchaba el sonido de una campana a través de la cual venían las palabras del ángel.

Debido a que Mahoma era analfabeto (ni leía ni escribía), sus compañeros escribieron lo que él les decía. Estas recitaciones fueron copiadas en una variedad de materiales: papiro, piedras planas, hojas de palma, omoplatos y costillas de animales, piezas de cuero y tableros de madera.1 Adicionalmente, estos dichos debían ser también memorizados por los seguidores de Mahoma. De hecho, hasta este día, se enfatiza grandemente en memorizar todo el Corán y existen muchos miles de Musulmanes que así lo han hecho. La obra tiene aproximadamente el mismo tamaño del Nuevo Testamento.

Aparentemente, no hubo intenciones para coleccionar todos los dichos dados por Mahoma durante el tiempo de su vida. Después de todo, Mahoma continuó de alguna manera dando regularmente “recitaciones”. Pero después de su muerte en 632, el suegro de Mahoma, Abu-Bakr, se convirtió en el Califa —líder religioso de los Musulmanes, y se realizó un pequeño esfuerzo para coleccionar en un solo trabajo los fragmentos de los dichos con base en el Corán. Pero no fue sino hasta el cuarto líder del Islam, Califa Uthman, que todo el Corán fue finalmente reunido, aprobado y diseminado a través del mundo Musulmán.

El Corán contiene muchas de las figuras bíblicas: Abraham, David, Moisés y Jesús, así como también figuras no bíblicas. Sin embargo, algunos de los registros de los personajes bíblicos  son diferentes de aquellos en la Torah Judía y la Biblia Cristiana. El Corán está divido en 114 capítulos llamados suras o azoras. Las suras se dividen en dos series: la sura de Medina si fue revelada en esa ciudad o la sura de La Meca si fuera revelada en La Meca. Generalmente, aquellas reveladas en la Meca son más tempranas, más poéticas y tratan con temas apocalípticos. Las revelaciones de Medina tratan más con la ley de Alá. Muchos han notado que los arreglos del Corán no son cronológicos o temáticos. Los temas tienden a estar desconectados y son cambiantes. Esto se debe en parte a las direcciones dadas por Mahoma para ahorrar en espacio en los diferentes lugares de las suras. Los Musulmanes reconocen esto y lo consideran como una orden divina en el Corán.

“La ley Islámica prohíbe el contacto físico con el Corán Arábigo (la recitación ceremoniosa más no la ocasional) a menos que la persona se encuentre en un estado de pureza lo que corresponde al Lavamiento o Wudu'…cada Musulmán debe comprometerse a memorizar al menos 12 versículos o líneas del Corán.”2

 

Este artículo también está disponible en: Inglés.

  • 1. Watt, W. Montgomery, Encuestas Islámicas: Introducción de Bell al Corán, [Islamic Surveys: Bell's Introduction to the Qur'an] Chicago: Aldine Publishing Company, 1970, p. 40.
  • 2. Glasse, Cyril, La Enciclopedia Breve del Islam, [The Concise Encyclopedia of Islam], San Francisco: Harper & Row, página 220.

 

 

 

 
 
CARM ison