El día de la redención

Por, Matt Slick

  • Efesios 4:30: “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”.

La anterior, es una referencia al tiempo futuro cuando los cristianos reciban sus cuerpos resucitados y glorificados.

  • Filipenses 3:20-21: “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas”.

Jesús es llamado el primogénito de toda creación. Es también, los primeros frutos de la resurrección, siendo seguido por nosotros, Sus hermanos.

  • Romanos 8:29: “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos”.
  • Colosenses 1:15: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación”.
  • 1ª Corintios 15:20-23: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 21 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida”.

La futura resurrección de nuestros cuerpos hace referencia también, a recibir nuestros cuerpos glorificados. Este acontecimiento es tan real, debido al sacrificio de Cristo, de que nuestra glorificación se menciona en tiempo presente:

  • Romanos 8:30: “Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó”.

Así, el “día de la redención” es ese día futuro cuando seremos resucitados, cambiados y recibiremos nuestros cuerpos glorificados.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison