El evangelio para los hindúes

Por, Ryan Turner

El evangelio significa buenas nuevas. De acuerdo a la Biblia, hay un solo Dios que se ha revelado a Sí mismo en la persona de Jesucristo. Debido a que Dios ama a los seres humanos, se ha revelado en Jesús como el Salvador para todas las personas, especialmente las que creen: “Porque para esto trabajamos arduamente y luchamos, pues hemos puesto la esperanza en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen” (1ª Timoteo 4:10).

El cristianismo es la religión basada en las enseñanzas de la persona histórica conocida como Jesús, así como la de Sus seguidores. De acuerdo a la Biblia, existe un solo Dios quien se ha revelado a Sí mismo en la persona de Jesús; el cual afirmó ser divino. Jesús vino, no para enseñarnos cómo volvernos uno con Brahma, sino para salvar a los humanos de la consecuencia de sus pecados, la cual es, muerte.

Dios

De acuerdo al cristianismo, existe un solo Dios quien se ha revelado a Sí mismo en la persona de Jesucristo. El único Dios existe coeternamente como tres personas distintas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Jesucristo

Jesús, quien es la segunda persona de la divinidad, se hizo hombre, vivió una vida  perfecta, murió por los pecados del mundo y resucitó de la tumba. Debido a que Jesús es Dios, todo lo que Él dice, es verdad. Jesús, Dios hecho hombre enseñó que existe un solo camino para el cielo: “Jesús le dice: Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6).

Jesús no es simplemente una opción entre muchas para llegar a Dios. Él es el único camino para la salvación. Es sólo al creer en Cristo como el salvador de uno, que se puede recibir perdón de pecados: “en Él también vosotros, habiendo oído la palabra de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en Él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo prometido” (Efesios 1:13).

Las malas noticias: El pecado

La ley refleja el carácter de Dios. Las malas noticias es que como humanos, todos hemos pecado al rebelarnos contra la norma de justicia de Dios como está revelado en Su ley. A los ojos de Dios, si hemos dicho una mentira, somos mentirosos. Si hemos robado –así sea una sola cosa– somos ladrones. Si hemos mirado a alguien con lujuria a una persona, somos adúlteros. De hecho, la Biblia dice:

  • “como está escrito: No hay justo, ni aun uno, 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios” (Romanos 3:10-11).

De hecho, si pensáramos en pretender guardar todos los mandamientos de Dios, pero quebrantamos sólo uno de estos, es como si quebrantáramos todos Sus mandamientos:

  • “Porque cualquiera que guarde toda la ley, pero tropiece en un punto, llega a ser culpable de todos” (Jacobo 2:10).

Debido a nuestra rebelión pecaminosa contra Dios, estamos separados de Él, y merecemos Su justo juicio eterno, el cual es, Su ira en el infierno (Apocalipsis 20:15: “Y el que no fue hallado inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago del fuego”.) Todos los humanos merecen el fuego eterno por su rebelión deliberada contra Dios. Por nosotros mismos, no somos capaces de pagar por nuestros pecados.

La analogía en una corte de justicia

Imagínese que usted ha cometido un crimen serio y se encuentra de pie, delante de un juez en una corte de justicia. El juez le dice: “Usted ha cometido un crimen serio, el cual, le cuesta al gobierno medio millón de dólares en daños”. Usted responde: “Juez, sé que cometí ese crimen, pero no puedo pagar por esa cantidad de dinero; no lo tengo”. El juez podría responderle: “Lo siento, pero su multa tendrá que ser pagada por usted. Si no puede pagar, tendrá que ir a prisión”. Usted permanece de pie sudando y extremadamente nervioso.

Sin embargo, alguien interrumpe en la corte, camina hacia el juez y saca una chequera. La persona escribe entonces un cheque por medio millón de dólares el cual, extiende hacia el juez. El juez lo mira a usted, y dice: “Este hombre ha pagado su multa. Aquí está el cheque”. El juez extiende entonces el cheque hacia usted. ¿Qué tendrá qué hacer para que el cheque sea suyo? Usted, simplemente debe recibirlo. Esto es similar al evangelio. Todos somos pecadores que estamos de pie ante el único Dios santo, pero nuestro pecado es tan grande que no podemos pagar por este.

Las buenas nuevas

Como pecadores los humanos merecen el infierno, pero Dios el Padre envió a Jesús el Hijo a morir por los pecados de los humanos. La Biblia dice: “Dios muestra su amor hacia nosotros, en que siendo pecadores, Cristo murió por nosotros”. El único y verdadero Dios Jesús, no murió por gente buena; Él murió por los pecadores. Debido a que Él es Dios, Su muerte en la cruz por nuestros pecados, tiene un valor infinito, de forma tal, que fue capaz de pagar por todos nuestros pecados pasados, presentes y futuros.

La buena noticia es que Jesús no permaneció muerto. Al tercer día, Él resucitó de entre los muertos. Él triunfó sobre la consecuencia de nuestro pecado, la cual era la muerte. Como resultado de Su resurrección, Él demostró que Su muerte en la cruz fue suficiente para pagar por nuestros pecados, delante de Dios el Padre. El milagro de la resurrección también probó que Él es capaz de salvarnos y asegurarnos la vida eterna en el cielo.

Nuestra respuesta

¿Tiene usted alguna seguridad que alcanzará samsara o moksha (hinduismo)? ¿Estará en el ciclo interminable de la reencarnación o las transmigraciones por la eternidad? ¿Le ayudarán en este proceso sus meditaciones y rituales?

Jesucristo vino a darnos esperanza: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y agobiados, y Yo os haré descansar” (Mateo 11:28). Él también dijo: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no va a juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida” (Juan 5:24). Jesús le ofrece ser salvo sólo por fe, del justo juicio de Dios contra usted. Esta salvación no es por sus obras, sino por la sola fe, que usted puede tener vida eterna (Romanos 4:5; 5:1; Efesios 2:8-9). Usted puede poseer esta salvación de forma inmediata y certera debido a la obra terminada de Jesús; el único Dios en carne.

Debido a que Jesús pagó por nuestros pecados, debemos recibir Su regalo de la salvación sólo por fe. Debemos colocar nuestra confianza en solo la persona de Jesucristo como nuestro salvador delante de Dios. Nuestras buenas obras no nos salvarán… ¡y puede estar seguro que irá al cielo!

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison