El fracaso del ateísmo para explicar la existencia

Por Matt Slick

El ateísmo como una visión del mundo está intelectualmente en bancarrota y lleno además de problemas filosóficos. Uno de sus mayores problemas es la falta de capacidad para explicar nuestra propia existencia.

Es obvio que existimos y aún cuando a los ateos les gusta vender la bandera de la evolución, la evolución no es el tema aquí. Más bien, necesitamos regresar y preguntar: ¿De dónde viene el universo? Verá: lo que haya llegado a existir fue causado por algo para que esto llegara a existir. El universo llegó a existir; así que: ¿Qué hizo que éste llegara a existir?

Al responder esta pregunta existen sólo dos posibilidades para registrar la causa del universo: una causa impersonal y una causa personal. Esta es una figura antónima que agota todas las posibilidades. Por lo tanto, es la primera o la segunda. No existe una tercera opción. Vamos primero a mirar la opción ateísta para explicar el universo como una causa impersonal.

Si el ateo dijera que el universo se trajo a sí mismo a existencia, entonces, esto sería ilógico ya que algo que no existe no tiene naturaleza y sin naturaleza, no hay atributos y sin atributos, las acciones no pueden ser llevadas a cabo como es el caso del universo de traerse a sí mismo a existencia. Así que esta causa no funciona.

Si el ateo dijera que el universo siempre ha existido, esto tampoco funciona ya que significaría que el universo es infinitamente viejo. Si éste es infinitamente viejo ¿por qué no se le ha acabado la energía utilizable de acuerdo a la 2ª ley de la termodinámica? Para poder llegar también al presente en un universo infinitamente viejo, que tendría que cruzar una cantidad infinita de tiempo. Pero es imposible cruzar una cantidad infinita de tiempo para llegar al ahora. Estos problemas significarían también que no podría haber una cantidad infinita de ciclos anteriores del universo donde expandirse y contraerse para siempre. Así que, estas explicaciones tampoco resultan.

Si el ateo dijera que la materia y/o energía de alguna forma ha existido eternamente antes del universo, sólo que en formas diferentes, entonces, el mismo tema de cruzar una cantidad infinita de tiempo para llegar al ahora negaría esa idea. Pero esta explicación establecería otro problema. Si las condiciones necesarias para la causa del universo siempre han existido dentro de la materia preexistente, entonces, el efecto del universo siendo transformado es un resultado necesario de que la materia y la energía y el mismo universo habrían sido formados hace un tiempo largo e indefinido. Pero esto no puede resultar ya que significaría que por ahora el universo ya no tendría energía utilizable—una vez más se nos presenta el problema de entropía—sin mencionar el problema perpetuo de cruzar una cantidad infinita de tiempo para llegar al ahora. Así que, ésta explicación tampoco funciona.

Así que el universo, el cual está compuesto de materia y energía, no puede ser infinitamente viejo, ni en su forma presente ni en cualquier otra forma. Entonces, ¿cómo sucedió? Y finalmente, ¿cómo llegamos a éste? El ateísmo no nos puede ayudar aquí. Así que vamos a volver nuestra atención a la segunda opción: una causa personal. Si existe una influencia personal, lo que significaría que un ser personal obró sobre el universo, entonces, tenemos una explicación para la causa del universo. Permítame explicárselo.

Una roca no cambia súbitamente de ser una roca a convertirse en una cabeza de hacha a menos que actúe sobre ésta algo más. Para que la materia y la energía cambien y se forme algo nuevo, tiene que haber un obrar externo. Debemos preguntarnos: ¿Qué obró en la materia y en la energía que hizo que el universo existiera?

Lo que causó que el universo existiera tenía que existir antes del mismo universo. Debido a que el universo tuvo un principio en el tiempo y debido a que la materia y la energía no cambian espontáneamente y se acomodan a sí misma para formar algo nuevo, entonces, la mejor explicación para la causa del universo es una acción debida a una decisión.

En otras palabras: Una decisión para actuar en un tiempo específico en el pasado es la mejor explicación de la existencia del universo. Claro está, nosotros los Cristianos diríamos que esta decisión fue tomada por un ser personal a quien nosotros llamamos Dios.

¿Ve que el ateo no tiene nada para ofrecernos con relación al tema importante de explicarnos cómo llegamos aquí? El ateísmo no puede responder una de las preguntas filosóficas más importantes con relación a nuestra propia existencia. Si ofrece alguna explicación, ésta será deficiente y le faltará demostrarlo: Así que, lo que sólo puede ofrecernos es ignorancia y conjeturas.

Finalmente y aún cuando no es necesario en el video, trataré con una de las objeciones estandarizadas que los ateos tienen cuando se presenta este tema. ¿Qué trajo a Dios a la existencia?

La respuesta es simple: Nada ni nadie lo trajo a Él a existencia. Él siempre ha existido. Él es la causa no causada. Piense acerca de esto: Usted no puede tener una regresión infinita de causas. Es como tener una línea infinita de dominós cayendo uno sobre otro. Si Usted regresa infinitamente en el tiempo para tratar y encontrar el primer dominó que inició todo esto, Usted nunca lo encontrará ya que tendría que cruzar una cantidad infinita de tiempo para obtenerlo lo cual es, imposible de hacer. Esto también significaría que no se puede tener una regresión infinita de causas. Aún más, esto significaría que nunca existió una causa primera. Si no existe una causa primera, entonces, no podría haber una segunda, o una tercera, y así sucesivamente y Usted no tendría a ninguna de estas fichas cayendo. Pero debido a que están cayendo, tiene que haber una primera causa, que en sí fue no causada y que inició todo en un tiempo específico en el pasado. Así es con el universo también. Hubo una causa para que éste existiera en un punto específico en el tiempo. La causa no causada en Dios, el cual decidió crear el universo y quien, como dice la Biblia en Salmo 90:2, “Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

______________________

Ver Artículos Relacionados

  • El fracaso del ateísmo para explicar la moralidad        video (Inglés)
  • El fracaso del ateísmo para explicar la racionalidad    video (Inglés)

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison