¿El hecho de nacer eunuco apoya la homosexualidad (Mateo 19:12)?

Por, Matt Slick

  • “Porque hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que fueron hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de eso, que lo sea” (Mateo 19:12).

El anterior versículo no puede usarse para apoyar la idea de que las personas nacen homosexuales, debido a que el término eunuco es usado en tres aspectos, así como en su contexto general. Ante todo, Jesús en el contexto de Mateo 19:3-10, está hablando acerca del matrimonio y del divorcio, no de la homosexualidad. Recuerde que el matrimonio era una perspectiva en la cultura judía. Por lo tanto, debemos mirarlo en el contexto del matrimonio bíblico, lo cual exigiría una  negación de la homosexualidad.

Considere también que la palabra “eunuco” es usada tres veces en el versículo, lo que sugiere tres clases de hombres que no se darán en matrimonio. Los dos primeros usos ya eran familiares a los discípulos. Jesús menciona a los que nacieron eunucos desde el “vientre de su madre”; es decir, que eran incapaces de casarse (ya sea por deformidad física lo cual, les prohibía tener hijos) o no tener deseo de casarse. El segundo mencionado es la de la castración física. Estos eunucos eran utilizados para cuidar el harem del rey. El tercero mencionado es la nueva categoría: aquellos que eligen ser eunucos “por causa del reino de los cielos”. En ambos casos no existe ni siquiera una sugerencia que las personas nacen con una orientación homosexual. Si por algo, la implicación es la de no estar involucrado en el matrimonio y la actividad sexual, lo cual negaría la homosexualidad como una opción.

Considere lo que Pablo dice en otro lugar de la Biblia:

  • “La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; e igualmente tampoco el marido tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. 5 No os privéis el uno al otro, excepto de común acuerdo y por algún tiempo, para dedicaros a la oración, y luego volved a juntaros, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. 6 Pero esto digo como concesión, no como mandato: 7 Quisiera más bien que todos los hombres estuvieran como yo mismo, pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno de una clase, y otro de otra. 8 Digo, pues, a los solteros y a las viudas: Bueno les fuera si permanecieran como yo, 9 pero si carecen de dominio propio, cásense; porque mejor es casarse que quemarse. 10 Y a los que se han casado, ordeno, no yo, sino el Señor, que la mujer no se separe del marido; 11 y si llega a separarse, que permanezca sin casarse o se reconcilie con el marido; y al marido, que no abandone a la mujer” (1ª Corintios 7:4-11).

El anterior contexto trata sobre el matrimonio. En el versículo 6, Pablo está hablando de las parejas casadas y de la oración. En el 8, él habla de las viudas y solteros. Los vv. 9-10 hablan nuevamente del matrimonio. Note el v. 7. Pablo habla de que “cada uno tiene su propio don de Dios”, el del celibato, para poder servir así, al Señor.  Este paralelo es lo que Jesús dice en Mateo 19:12 acerca de ser un eunuco “por causa del reino de los cielos”. Aún más, Pablo está diciendo que ser soltero y servir a Dios, y estar casado y servir a Dios, son dones. Si alguien está entregado a Dios en su soltería o aun, es eunuco desde el nacimiento, entonces, es considerado como un don de Dios para Su servicio y no puede, para nada, tratarse de “orientación homosexual”.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison