El Libro de los Papiros de Abraham y de José Smith

Hay muchas evidencias que prueban que José Smith era un falso profeta; pero los Mormones normalmente, no las aceptarán.  Las contradicciones abundan: desde la evidencia bíblica que contradice la teología Mormona hasta las contradicciones dentro de su propia historia y doctrina.  Pero los Mormones, dedicados completamente a su religión y su testimonio, no quieren ver la evidencia bíblica ni histórica ya que no tienen le tienen confianza; más bien confían en el “testimonio” de que la única iglesia restaurada es la de los Mormones y que José Smith es su verdadero profeta.

Una de las pruebas de si una creencia está o no basada en la realidad es ver si ésta puede o no ser probada como verdadera o falsa.  Si alguien dice: “No me importa la evidencia que me muestren, siempre creeré”, la fe de esa persona entonces, no está arraigada en la realidad; y debido a que el Cristianismo es una religión de historia, crucifixión, resurrección, una tumba vacía, etc., es una religión arraigada en la realidad y en la verdad. Si pudiera ser probado más allá de cualquier duda que Jesús no se levantó de entre los muertos, el Cristianismo, entonces, sería una religión falsa.  De igual modo, si se pudiera probar que José Smith era un falso profeta, entonces, los Mormones pertenecerían a una falsa religión. Y tal prueba existe.

El Libro de Abraham1

José Smith afirmó que un ángel se le había aparecido revelándole la ubicación de algunas placas en oro sobre las cuales estaba escrita una relación de la civilización antigua de las Américas. Más tarde, José Smith tradujo esas placas en lo que hoy se conoce como el Libro de Mormón. Esta traducción se hizo por el poder de Dios a través de medios especiales.  José Smith, siendo el instrumento elegido por el Señor, se convirtió en el profeta de la Iglesia Mormona, sustentando el cargo de Vidente. De acuerdo al Libro de Mormón en Mosíah 8:13, un Vidente, puede traducir registros que no son traducibles.  De ahí que José Smith pudo traducir las placas de oro formando así el Libro de Mormón. Pero sus habilidades como Vidente no terminaron allí.

En Julio de1835, un irlandés llamado Miguel Chandler trajo una exhibición de cuatro momias Egipcias y papiros a Kirtland, Ohio, el entonces hogar de los mormones. Los papiros contenían jeroglíficos egipcios, los cuales en 1835, eran ilegibles.

Como Profeta y Vidente de la Iglesia, a José Smith se le dio permiso para que mirara los rollos de papiro en la exhibición y para la consternación de todos reveló que “uno de los libros contenía los escritos de Abraham y el otro, los escritos de José en Egipto.”2   La Iglesia compró la exposición por 2.400 dólares.  Posteriormente, José terminó la traducción del Libro de Abraham, pero el Libro de José nunca no se tradujo.  Después de un corto tiempo, los papiros se perdieron y se pensó que habían sido destruidos en el incendio de Chicago, en 1871. No había por lo tanto forma de validar la traducción de José. Si los papiros fuesen redescubiertos y traducidos nuevamente, se probaría o no si las habilidades de José como un profeta de Dios eran verdaderas. Después de todo, se suponía que él era un profeta y tenía las habilidades de un Vidente, como lo probarían, supuestamente. tanto el Libro de Mormón como el Libro de Abraham.

En Octubre de 1880, La Perla de Gran Precio, una colección de escritos, que contenía el Libro de Abraham, fue reconocida como escritura autoritaria por la Iglesia de los Mormones.

Los papiros perdidos son encontrados

En 1966 y para sorpresa de todos, los papiros fueron hallados en una de las bóvedas de seguridad del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. El 27 de Noviembre de 1967, el periódico “The Deseret News” de la Ciudad de Salt Lake reconoció éste redescubrimiento. En la parte de atrás de los papiros había “dibujos de un templo y mapas de Kirtland, en el área de Ohio.”3 No cabía duda alguna de que éste era el documento original del cual José Smith había traducido el Libro de Abraham.

Con los papiros redescubiertos y los jeroglíficos Egipcios descifrables desde finales de 1800, habría sido entonces una tarea fácil traducir los papiros y probar de una vez por todas que José Smith supuestamente era un profeta con el don de un “Vidente”, como ha clamado siempre la Iglesia de los Mormones. Esto sería entonces la prueba de que el Libro de Mormón y el Libro de Abraham serían verdaderos y confirmaría a José Smith como un verdadero profeta de Dios.

Pero, ¿Qué dicen los expertos?

José Smith copió tres de los dibujos que se encontraban en los rollos Egipcios, colocándoles una etiqueta como Facsímil No 1, No 2 y No 3 y los incorporó al Libro de Abraham con explicaciones de lo que eran. Los Egiptólogos han visto los dibujos, y encontraron que la interpretación de José Smith acerca de éstos, es errónea. Pero los Mormones, en defensa del libro sagrado, sostienen que los Facsímiles sólo por sí mismos no eran suficientes para probar que José Smith estaba equivocado en sus habilidades traductoras. Con el redescubrimiento de los papiros, no sólo estaban los mismos dibujos en los rollos, sino también el texto del cual José Smith hizo su traducción. Era ahora absolutamente posible, determinar la precisión de las habilidades traductoras de Smith.

Facsímil No. 1

José Smith dijo que el Facsímil No 1 era el de un pájaro representando al “Ángel del Señor” con “Abraham atado a un altar, siendo ofrecido como sacrificio por un falso sacerdote.”  Las vasijas bajo el altar representaban a varios dioses: “Elkenah, Libnah, Mahmackrah, Korash, Faraón,” etc.

Pero en realidad, y de acuerdo a los expertos, esta es una “escena de embalsamamiento mostrando al difunto yaciendo sobre un sofá tipo león.”4

En los papiros originales, este dibujo está adjuntado a los jeroglíficos (Ver figura A) del cual José tomó el comienzo del Libro de Abraham que empieza con las palabras: “En la Tierra de los Caldeos, en la residencia de mi padre, yo, Abraham, vi que era necesario para mí obtener otro lugar de residencia.”(1:1). En realidad, la traducción de los jeroglíficos es una completamente diferente a la de José: “Osiris será transportado a la Gran Laguna de Khons; y de igual modo, Osiris Hor, justificado, nacido de Tikhebyt, justificada; después de que los brazos de él hayan sido colocados sobre su corazón y la Respiración permita (la cual hizo [Isis] y lo tiene escrito en su interior y exterior), y quien ha sido envuelto en lino real y colocada bajo su brazo izquierdo cerca de su corazón; el resto de los vendajes de la momia deberían envolverse sobre esta.  El hombre para quien este libro se copió respirará por los siglos de los siglos como hacen los bajorrelieves de los dioses.”5

“Esta es la apertura Egipcia Shait en Sensen, o Libro de las Respiraciones…un texto funerario tardío que surgió del Libro de los Muertos, el cual era anterior y más complejo.” “Este rollo particular fue preparado (como lo determina el manuscrito, la ortografía, el contenido, etc.) en algún momento durante el periodo tardío de Ptolomeo o a principios del período Romano (entre el 50 A.C. y 50 D.C.).”6

Figura A

La Figura A es una reconstrucción profesional de la Figura B, la cual es la original. Note los jeroglíficos del lado derecho y desde donde José Smith empezó su traducción del Libro de Abraham.

En realidad, esta figura “representa el embalsamamiento mítico y la resurrección de Osiris, dios Egipcio del infierno. A Osiris, el cual fue muerto por celos por su hermano Set, quien cortó su cuerpo en 16 pedazos y los esparció…Se muestra a Anubis, el dios con cabeza de chacal, embalsamando el cuerpo de Osiris en un tradicional sofá tipo león para que así pudiera volver a la vida…”7

Figura B

La figure B (parte superior) muestra una reimpresión del verdadero papiro utilizado por José Smith. Note las áreas perdidas del papiro. Son en éstas áreas precisamente, y de acuerdo a José Smith donde “terminó” el dibujo el cual resultó ser el Facsímil No 1. De acuerdo a los Egiptólogos, su restauración revela una completa falta de comprensión de la práctica y la teología Egipcias.

Facsímil No. 2

Como lo explicó y lo incluyó José Smith en la Perla de Gran Precio, el segundo dibujo contiene diferentes escenas las cuales fueron interpretadas por él.  Estas escenas varían: “Kolob, que significa la primera creación, lo más cerca a lo celestial o la residencia de Dios.”  “De pie y al lado de Kolob, está Oliblish llamado así por los Egipcios, la cual es la próxima gran creación gobernante cercana a lo celestial o el lugar donde Dios reside.” “Dios, sentado en su trono, vestido con poder y autoridad.”  “…este es también uno de los planetas gobernantes y dicen los egipcios que es el Sol y que presta su luz de Kolob, a través del médium Kae-e-vanrash, el cual es la gran Clave…”

Pero una vez más los eruditos están en desacuerdo con la interpretación de José, siendo esta la descripción verdadera: “En realidad es un amuleto funerario bastante común calificado como un hypocephalus, palabra que viene del Griego “hipo” que significa “bajo, debajo de” y “cephalus”, palabra Latina del Griego “kephalos” que significa “cabeza”, debido a que estaba colocado bajo la cabeza de una momia.  Su propósito era mantener mágicamente tibio al difunto y proteger así el cuerpo de ser profanado por los ladrones de tumbas.”8

Facsímil No. 3

De acuerdo a Smith este dibujo muestra a “Abraham sentado, por cortesía del rey, en el trono del faraón, con una corona sobre su cabeza, representando el Sacerdocio.  El Rey Faraón, cuyo nombre lo dicen los caracteres sobre su cabeza…Significa Abraham en Egipto…Olimlah, un esclavo que pertenece al príncipe…”

Pero, ésta, y de acuerdo a los Egiptólogos no es la correcta traducción del Facsímil No 3. Más bien, éste muestra “al difunto siendo llevado ante Osiris, dios de los muertos y detrás del entronizado Osiris está Isis, su mujer.”9

Conclusión

Debería ser bastante obvio que el presente estudio ha revelado que José Smith no tradujo el Libro de Abraham por el poder de Dios, como él clamó. Este estudio afirma que si él no tradujo el Libro de Abraham por el poder de Dios, entonces sería muy fácil concluir que tampoco tradujo el Libro de Mormón por el poder de Dios.

Cuando Smith entregó por primera vez su traducción, los jeroglíficos eran indescifrables. Hoy en día ya están traducidos. Él estaba seguro que podía decir cualquier cosa que quisiera ya que no había forma de probar que estaba equivocado. Pero con el redescubrimiento de los mismos papiros que él usó para hacer la traducción del Libro de Abraham y el hecho de que de ninguna manera lo hizo correctamente, debería ser prueba suficiente de que José Smith mintió sobre sus “supuestas” habilidades provenientes de Dios. Se ha demostrado, por lo tanto, que él simplemente un falso profeta.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

  • 1. Para una mejor y más extensa información sobre el Libro de Abraham, por favor, diríjase a: http://www.irr.org/mit/Book-of-Abraham-page.html
  • 2. History of the Church (Historia de la Iglesia), volumen 2, Julio 1835, Pág. 236.
  • 3. Improvement Era, (La Era Mejorada), Enero 1968, Pág. 25; citado de Charles M. Larson, “By His Own Hand Upon Papyrus,” (Por Su Propia Mano Sobre los Papiros), Institute for Religious Research (Instituto Para la Investigación Religiosa), Grand Rapids, MI 49505-4604, 1992.
  • 4. Walters, Wesley P., Joseph Smith Among the Egyptians (José Smith Entre los Egipcios), 1973, Reimpreso por Utah Lighthouse Ministry, Box 1884, Salt Lake City, Utah 84110.
  • 5. Baer, Dr. Klaus, The Breathing Permit of Hor: A Translation of the Apparent Source of the Book of Abraham, (El Permiso Repiratorio de Hor. Una traducción de la Fuente Aparente del Libro de Abraham), Pág. 119-120, citado de Joseph Smith Among the Egyptians (José Smith entre los egipcios) por Wesley Walters.
  • 6. Larson, Pág. 62.
  • 7. Ibid., Pág. 102.
  • 8. Ibid., Pág. 104.
  • 9. Walters, Pág. 29.

 

 

 

 
 
CARM ison