El materialismo en la Iglesia

Por Francisco Arnaldi

Muchos predicadores populares siempre centran su mensaje en buscar a Dios con base a tener dinero, riquezas y éxito en lo material. El evangelio de ellos, siempre se centra en el “yo”, mientras que la Biblia enseña a centrar nuestras vidas en Dios, y porque Él es Dios debemos buscarle con base a la misericordia que ha tenido con nosotros, Su amor, Su fidelidad, Su Justicia, Su carácter y no un capricho materialista. Nosotros le debemos mucho, es cierto, pues el Señor, por Su sacrificio en la Cruz nos perdonó de nuestros pecados, nos transformó, y por el solo amor con que nos amó, nos hizo hijos de Dios el Padre, aun cuando éramos sus enemigos. Ese es el único fundamento del cristiano para servir a Dios.

Cash Luna, en su mensaje llamado “leyes que rigen el dinero”, dice:

En Hageo 2:8 leemos que la plata y el oro son del Señor e Isaías 55:5 profetiza que por Su causa las gentes correrán a ti. La enseñanza que descubrimos en estos dos pasajes es poderosa. Dios, dueño del oro y la plata, es la causa de que te sigan, porque atrae magnéticamente lo que le pertenece. Entonces, al estar lleno del Señor, al levantarlo como tu prioridad, recibirás lo que es Suyo. Así que Él te da el poder de hacer las riquezas porque activa un magnetismo que atrae todo lo bueno.

Hónrale y dale la prioridad para que atraiga a tus manos lo que le pertenece. Si ves la empresa como tuya, estás utilizando a Dios para levantarte, pero si le entregas esa empresa y la utilizas para levantar Su nombre y Su Reino, Él vivirá allí y atraerá lo que le pertenece, es decir, el oro y la plata. Dios es quien le da favor a la empresa que has creado para Su honra.”

Es cierto que debemos poner nuestra confianza en Dios en todo lo que hacemos, pero cuando esa confianza en Él se basa en el éxito material y no en la gratitud por lo que Él es y ya ha hecho, entonces estamos en un grave error. Sin embargo, Luna y muchos otros predicadores llenan sus iglesias enseñando sutilmente la falsa enseñanza materialista, “Busca a Dios y te dará riquezas económicas”, que por cierto, es lo que la gente quiere escuchar, prácticamente tratando de creer que Dios es el genio de la lámpara mágica.

Por lo demás, los versículos que Cash cita no tienen nada que ver con lo que realmente dicen:

Isaías 55:3-5 hace una clara referencia al pacto hecho por Dios a David, en el cual Dios promete que el reinado de su descendencia será eterno (Salmo 89); esto se cumplirá con Cristo (quien pertenece al linaje de David) pues vendrá con poder y gloria a reinar eternamente, “cuando ponga a sus enemigos por debajo de sus pies (Filipenses 2)”. Isaías 55 no está enseñando que los cristianos van a ser admirados ni elogiados como lo fue David (Sal 89:27) y mucho menos por sus riquezas materiales (como pretende enseñar Luna). Más bien Dios nos advierte que seremos rechazados por el mundo a causa de Cristo y su evangelio (Mt.10:22).

Por otro lado, el que Hageo 2:8 enseñe que Dios es el dueño de la plata y el oro, no implica que sus hijos tengan que ser millonarios ni mucho menos que el hecho de estar llenos del Espíritu Santo hará que las riquezas materiales vengan al creyente como una especie de “magnetismo” como enseña Luna. Si esto fuera así, entonces Pablo no exclamaría: “Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija. Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos.”(1 Co 4:11-13).

Dios quiere que le amemos y le busquemos y le alabemos con base a que Él es Dios, porque ha tenido misericordia de nosotros y porque es Justo, Santo, Bueno y Fiel.

La Biblia no enseña que le alabemos motivados por bienes materiales o para que nos haga ricos.

Las siguientes citas prueban que toda la alabanza gira en torno a Él y no a nosotros o a algún interés material que busquemos para nuestro beneficio o el de "otros".

  • 1ª Crónicas 29:11: "Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos."
  • Romanos 12:1: "Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional."
  • Romanos 15:8-11: "Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres, 9 y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia, como está escrito: Por tanto, yo te confesaré entre los gentiles, Y cantaré a tu nombre. 10 Y otra vez dice: Alegraos, gentiles, con su pueblo. 11 Y otra vez: Alabad al Señor todos los gentiles, Y magnificadle todos los pueblo."
  • 1ª Juan 4:9-10: "En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados."

El amor sincero a Dios basado en El, siempre nos va a llevar a la santificación y así al gozo y la paz, y felicidad pues este es el fruto del Espíritu (Gal 5:22-23). El materialismo no hace la felicidad.

  • 1ª Timoteo 6:8-10: Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores."

 

 

 

 
 
CARM ison