El peligro del universalismo

Por, Matt Slick

El universalismo enseña que todas las personas, eventualmente, serán salvas a través  de la expiación de Cristo. Este dice que toda la humanidad disfrutará un futuro con Dios, incluyendo aquellos que han rechazado abiertamente a Jesús, aquellos que voluntariamente han cometido crímenes horrendos, los que han muerto sin arrepentimiento y los que no han sido cubiertos por la sangre de Cristo. Esta creencia está basada en la idea de que el amor de Dios es tan infinitamente grande que Su gracia en Cristo es tan maravillosa que todos, a la larga serán salvos. Pero esta enseña no es verdadera.

El peligro del universalismo es que este puede darles a las personas un sentido falso de seguridad acerca de su destino eterno quitándoles a las personas la necesidad de rendir cuentas y el temor de juicio, lo cual, no requiere arrepentimiento. Una persona que adopta el universalismo puede concluir fácilmente que si él o ella será finalmente salvo, sin importar lo que haga, entonces, ¿para qué preocuparse acerca del arrepentimiento o aceptar a Jesús como Señor y Salvador? Este potencial error es muy peligroso ya que si el universalismo no es cierto, entonces, el sentido falso de seguridad que le da a aquellos que no han creído en Cristo ni en Su necesidad, los llevará a la condenación y esto, es un peligro bastante serio.

Por supuesto que por que esto sea posible, el que todas las personas se vuelvan laxos en aceptar a Cristo si ellos aceptan la enseñanza del universalismo, no significa que esto sucederá. Ni tampoco significa que todos los universalistas creen que puede salir y pecar voluntariamente todo lo que quieran. Al contario, muchos universalistas cuentan una alta norma moral. Sin embargo, en el universalismo existe el peligro inherente que minimiza la necesidad de arrepentimiento y de salvación y esto, es un grave riesgo. La eternidad es demasiado tiempo para estar equivocado y el infierno un terrible lugar para estar por siempre.

¿Qué quiere Satanás?

La condenación de las personas queriendo que mueran en sus pecados y vayan al infierno. Él es total y completamente maligno pero es también extremadamente astuto y con una tremenda inteligencia que es enorme. El universalismo puede muy bien darle la bienvenida a una herramienta del maligno en los últimos días, la que debilita la necesidad de creer en Cristo en esta vida.

En el universalismo, Satanás puede trabajar sus falsas doctrinas a través  de sus seguidores. Claramente este es el caso debido a que muchos universalistas niegan la Trinidad y la deidad de Cristo, pero en la teología universalista esto, realmente no importante. ¿Por qué? Porque finalmente, en le más allá, las personas llegarán a un verdadero conocimiento de Dios, arrepentirse y ser salvas. Por lo tanto, si ahora están equivocados, posteriormente encontrarán la verdad. Pero es Satanás quien les dice: “No se preocupen acerca de recibir a Jesús ahora. Puede hacerlo más tarde.” Pero leamos lo que dice el Señor:

  • 2ª Corintios 6:2: “Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.”
  • Hebreos 4:7: “otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones.”

¿Cuál sería un concepto religioso que tendería a unir los diferentes sistemas religiosos? ¡El universalismo! Piense acerca de esto. Si todas las religiones adoptaran el universalismo, entonces, cada uno miraría a las otras como una creencia diferente, o aun equivocada que sin importar, llevaría a una persona a la redención en el más allá.

¿De qué nos salva Jesús?

Jesús salva, pero, ¿de qué nos salva? ¿Nos salva Jesús de nosotros mismos, nuestros pensamientos, nuestras acciones, nuestro temperamento u de nuestros pecados? No. Jesús nos salva de la ira del juicio de Dios sobre nosotros, debido a nuestra pecaminosidad. Hay una consecuencia natural de ser un pecador: El juicio. Dios castigará al pecador (Os 8:13; 9:9). Aquel que rechaza a Jesús no ha sido cubierto de su pecado, no ha sido perdonado de sus pecados y la ira de Dios estará sobre él o ella:

  • Juan 3:36: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.”

Jesús nos salva de esa ira y a los que lo reciben a Él (Jn 1:12; Ro 8:1) para escapar así del juicio que ha venir:

  • Lucas 3:7: “Por eso, decía a las multitudes que acudían para que él las bautizara: ¡Camada de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira que vendrá?

Jesús nos advirtió acerca del infierno (Mt 5:22, 29-30; 23:33; Mr 9:45; Lc 12:5). De hecho, Él habló más del infierno que del mismo cielo. Él no quiere que Ud. vaya a ese lugar de tormento, por esto Él dice:

  • Mateo 18:8: “Y si tu mano o tu pie te es ocasión de pecar, córtatelo y échalo de ti; te es mejor entrar en la vida manco o cojo, que teniendo dos manos y dos pies, ser echado en el fuego eterno.”

Si el universalismo es cierto, entonces, ¿dónde está el poder de Jesús al advertirnos? Si el universalismo es cierto, entonces no hay infierno eterno de fuego, sin temor de ser arrojado en este, ni ira de Su juicio divino; pero… ¡el infierno está ahí!

El infierno es un lugar real y Jesús vino a salvarnos de este, pero Ud. debe creer en Cristo y Su sacrificio expiatorio para escapar de la ira de Dios.

¿Nos lleva el universalismo a la urgencia de ser libres del infierno? ¿Nos lleva a que tengamos temor de la ira de Dios? No. Más bien quita la urgencia y el temor de la ira de Dios.

Ahora bien. No digo que debamos vivir en temor o que el temor sea el único motivo para ser salvo. Pero el mismo Jesús advirtió a las personas acerca del infierno y la Biblia nos dice:

  • Proverbios 9:10: “El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR, y el conocimiento del Santo es inteligencia.”

Conclusión

El universalismo puede llevar a la complacencia, haciendo disminuir la preocupación por la salvación y el arrepentimiento; y con esto, hay demasiado peligro.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison