El teísmo abierto y el libre albedrío libertario

Por, Matt Slick

El teísmo abierto declara que Dios les ha dado a las personas libre albedrío y que para que este libre albedrío se mantenga libre, Dios no puede conocer con anticipación lo que las personas escogerán/elegirán. Ellos razonan que si Dios conocía una elección futura de una persona, entonces, esa persona no sería verdaderamente libre para escoger algo diferente cuando llegara el tiempo de tomar esa elección. Por lo tanto, dicen que si Dios conoce lo que las personas escogerán en su libre albedrío, esto entonces significaría que el libre albedrío no existe verdaderamente.

Aun más, ellos sostienen un punto de vista del libre albedrio conocido como libre albedrío libertariano o libertario. Esta es la posición en la que una persona es igualmente capaz de escoger entre diferentes opciones e independiente de presiones o limitaciones, por causas externas o internas. En otras palabras, la persona es capaz de escoger igualmente entre cualquier grupo de opciones. En contraste, el libre albedrío compatibilista sostiene que una persona puede escoger solo aquellos que es consistente con su naturaleza y que existen limitaciones e influencias sobre su habilidad para escoger. En el libre albedrío libertario, un pecador es igualmente capaz de escoger a Dios o rechazarlo sin importar su condición pecaminosa. En el libre albedrío compatibilista, un pecador solo puede escoger hacer lo que es consistente con su naturaleza pecaminosa.

  • El libre albedrío libertariano o libertario
    • Este libre albedrío es afectado por la naturaleza humana pero conserva la capacidad para escoger contrario a nuestra naturaleza y deseos
  • El libre albedrío compatibilista
    • Este libre albedrío es afectado por la naturaleza humana pero no puede escoger contrario a nuestra naturaleza y deseos

En el compatibilismo una persona que es un esclavo del pecado (Ro 6:14-20) y no puede entender las cosas espirituales (1 Co 2:14), no sería capaz de escoger a Dios en su propio y libre albedrío porque el mismo no tiene la capacidad para contradecir su naturaleza y su naturaleza es contra Dios, muerta e incapaz de escogerlo a Él. De otro lado, el libertarianismo sostiene que sin importar la naturaleza de una persona, su libre albedrío le permitiría escoger a Dios a pesar de ser un esclavo del pecado y no ser capaz de entender las cosas espirituales. Creo que el aspecto singular más importante del teísmo abierto es el punto de vista del libre albedrío libertariano y que la Biblia, la pecaminosidad humana, la libertad humana, la naturaleza de Dios y el tiempo mismo, son todos vistos a través  de su filtro. De hecho, creo que la Biblia es reinterpretada a la luz de esta verdad.

La diferencia entre las definiciones tiene un profundo efecto en el teísmo abierto ya que debe sostener el punto de vista libertariano y no el del compatibilismo. ¿Por qué? Porque los teístas abiertos sostienen la total soberanía del libre albedrío de la persona, sin importar la naturaleza pecaminosa de esa persona. Pero el compatibilismo enseña que la voluntad es libre solo en la medida en que su naturaleza el permite ser libre. Si la última posición es verdadera, ¿cómo podría entonces el dios del teísmo abierto salvar a alguien sin intervenir en su voluntad? Pero debido a que el teísmo abierto sostiene que Dios no solo es ignorante de las decisiones de las personas en su libre albedrío, Él no interferirá en el libre albedrío de nadie.

Sin embargo, la Biblia nos enseña que Dios, que efectivamente, sí interviene en las libres decisiones de las personas. Por favor, considere,

  • Proverbios 21:1: “Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina.”

Si el libre albedrío libertariano o libertario es cierto y si Dios no interfiere, en lo absoluto, con el libre albedrío de una persona, ¿cómo entonces Proverbios 21:1, puede ser cierto? Aun más, considere como Dios, aun endureció los corazones de las personas para poder llevar a cabo Su voluntad:

  • Deuteronomio 2:30: “Mas Sehón rey de Hesbón no quiso que pasásemos por el territorio suyo; porque Jehová tu Dios había endurecido su espíritu, y obstinado su corazón para entregarlo en tu mano, como hasta hoy.”
  • Josué 11:20: “Porque esto vino de Jehová, que endurecía el corazón de ellos para que resistiesen con guerra a Israel, para destruirlos, y que no les fuese hecha misericordia, sino que fuesen desarraigados, como Jehová lo había mandado a Moisés.”

Tan difíciles como algunos de estos pasajes pudieran ser, el hecho es que Dios, definitivamente influye en los corazones de las personas. Si esto es así, ¿qué le sucede entonces a la posición teísta de que Dios no intervendrá de ninguna manera con el libre albedrío de las personas?

El libre albedrío

  1. Acerca del pecador, la Biblia dice:
    1. Que es un esclavo del pecado
      1. Romanos 6:14-20: “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. 15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. 16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? 17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. 19 Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia. 20 Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia.”
    2. Tiene un corazón gravemente enfermo
      1. Jeremías 17:9: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”
    3. Está lleno de maldad
      1. Marcos 7:21-23: “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.”
    4. Ama más las tinieblas más que la luz
      1. Juan 3:19: “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.”
    5. Está muerto en sus pecados
      1. Efesios 2:1: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,”
    6. No busca de Dios
      1. Romanos 3:10-12: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.”
    7. No puede entender las cosas espirituales
      1. 1ª Corintios 2:14: “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.”

¿Influyen esos hechos en la voluntad humana? Tanto el libertarianismo y el compatibilismo, dicen sí. Pero el libertarianismo dice que la naturaleza humana del hombre no restringe el libre albedrío suficientemente para limitar su elección. De otro lado, el compatibilismo, declara que no podemos violar nuestra propia naturaleza y que nuestra voluntad, como parte de nuestra naturaleza, está directamente relacionada y afectada por esta, la cual, dice la Biblia, está en muy mal estado. Por lo tanto, y en el compatibilismo, si alguien es esclavo del pecado, está muerto, no busca a Dios, está lleno de maldad y no entiende las cosas espirituales. Tiene sentido decir entonces, que sus elecciones están limitadas al ámbito permitido por la descripción establecida en la Biblia. Pero el libertariano dirá que la voluntad es de alguna manera independiente de la naturaleza, debido a que es capaz de escoger contrario a su naturaleza. Pero esto, por cierto, ilógico.

El libre albedrío es la capacidad de una persona para tomar decisiones que determinen algunas o todas sus acciones. Propongo que el libre albedrío involucra tres aspectos: la conciencia, el deseo y la elección. La conciencia lleva al deseo, el cual lleva a la elección. Considere por favor, lo siguiente:

Conciencia, Deseo y Elección

Antes que podamos hacer una elección acerca de cualquier cosa, primero, debemos desear elegirla o escogerla. Pero antes que podamos desear elegir algo, debemos estar conscientes de esto. Por lo tanto, no podemos elegir de lo que no estamos conscientes. Aun más, no podemos ser conscientes de algo más allá de nuestra capacidad o naturaleza para estar conscientes. Por ejemplo, en el universo existen cosas de las que no somos conscientes ya sea en dimensión, ámbito, lugar o tiempo, las cuales, simplemente están más allá de nuestra capacidad para comprender, dada nuestra naturaleza humana limitada. Por lo tanto, esas realidades, aunque desconocidas para nosotros, no pueden ser cosas de las que estemos conscientes y comprenderlas debido a que no podemos conocerlas. Esto significa que no tenemos libertad de hacer elecciones acerca de estas porque no estamos conscientes de ellas. Nuestra falta de consciencia está, lógicamente restringida por nuestra naturaleza.

De igual manera si nuestra naturaleza afecta nuestra capacidad para escoger, entonces, lo que la Biblia dice acerca de nuestra naturaleza afectará nuestra capacidad para elegir. Como dije anteriormente, el no creyente es un esclavo del pecado (Ro 6:14-20), tiene un corazón gravemente enfermo (Jer 17:9), está lleno de maldad (Mr 7:21-23), ama más las más que la luz (Jn 3:19), está muerto en sus pecados (Ef 2:1), no busca de Dios
(Ro 3:10-12), y no puede entender las cosas espirituales (1 Co 2:14). Debemos preguntar, ¿cómo una naturaleza pecadores es capaz de escoger contrario a lo que la Biblia claramente declara con relación a su naturaleza?

El libre albedrío libertariano o libertario

Espero que los libertarianos estén de acuerdo que estamos limitados por nuestras naturalezas para ser capaces de hacer elecciones solo, entre opciones de las que somos conscientes. De lo que he leído de los teístas abiertos, fácilmente reconocen esta realidad. Pero dada las Escrituras anteriores acerca de la naturaleza de los no creyentes, ellos sostienen todavía que el libre albedrío no está restringido por nuestra pecaminosidad y es todavía, capaz de hacer iguales elecciones entre opciones iguales; por ejemplo, la capacidad para escoger o rechazar a Dios a pesar de la declaración de la Biblia de las restricciones de nuestra naturaleza pecadora.

Pero lo que parece estar sucediendo, es que el teísmo abierto quiere ambas cosas. Quiere, por un lado decir que estamos afectados por nuestra naturaleza y que aunque somos por naturaleza pecadores, nuestra capacidad para escoger, no está restringida por esa naturaleza pecaminosa.

¿Pero cómo puede ser esto dada la clara dirección de la Escritura acerca de nuestra condición pecaminosa, la cual declara que el no creyente es un esclavo del pecado (Ro 6:14-20), tiene un corazón gravemente enfermo (Jer 17:9), está lleno de maldad (Mr 7:21-23), ama más las más que la luz (Jn 3:19), está muerto en sus pecados (Ef 2:1), no busca de Dios (Ro 3:10-12), y no puede entender las cosas espirituales (1 Co 2:14)? En este punto, el teísta abierto, simplemente declara que el libre albedrío humano es todavía de alguna forma capaz de tomar tal clase de elecciones. A esto, pregunto: “¿Cómo puede ser esto, dado que las Escrituras dicen lo contrario?

Conclusión

En mi opinión, la posición teísta abierta del libre albedrío libertariano o libertario viola la revelación de la Escritura la cual, claramente restringe nuestras naturalezas humanas no regeneradas como no libres del pecado. También contradice la Escritura que nos dice que Dios interviene en los corazones de las personas (Dt 2:30; Pr 21:1).

El teísta abierto, erróneamente exalta el libre albedrío de las personas a tal nivel que, para que Dios pueda ser Dios, Él debe ser minimizado debido a que no conoce el futuro, puede cometer errores, etc., para que de esta forma, nuestro precioso libre albedrío no pueda ser violado. Cualquier teología que reduce la majestad y gloria de Dios al exaltar la libertad del hombre, es una teología equivocada.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison