¿Es el bautismo necesario para la salvación?

Una de las preguntas más preocupantes en el cristianismo es si el bautismo es o no necesario para la salvación. La respuesta es simple: "No. El bautismo en agua no es necesario para la salvación." Pero Ud. podría preguntar: "Si la respuesta es no, entonces, ¿por qué hay versículos que dicen cosas como: '…El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva…' (1 P 3:21), y '…Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados…' (Hch 2:38)"? Existen buenas preguntas que merecen ser respondidas, así que más tarde miraremos estos versículos.

Por ahora, la razón por la cual el bautismo no es necesario para la salvación es porque somos justificados por la fe (Ro 5:1; Ef 2:8), no por la fe y una ceremonia (Ro 4:1-11). Verá, una ceremonia religiosa es un grupo de actividades o formas llevadas a cabo por alguien. En la Biblia la circuncisión era una ceremonia donde una persona llevaba a cabo un acto religioso sobre otra persona. Pero somos salvos únicamente por la fe y cualquier otra cosa que hagamos, incluyendo las ceremonias, no ayudarán. Si somos salvos por la fe, entonces, somos salvos por la fe cuando creemos, no cuando somos bautizados; de lo contrario no seríamos salvos por la fe. Aún más, si el bautismo fuera necesario para la salvación, entonces todo aquel que recibe a Cristo en su lecho de muerte en un hospital y que también cree que Jesús es Dios en carne, que murió por sus pecados, etc., iría al infierno si no se bautiza antes de que muera. Esto significaría que no seríamos justificados por la fe. Además, si el bautismo fuera necesario para la salvación, entonces, todos los bebés que murieran irían la infierno ya que no fueron bautizados. Recuerde que cuando alguien dice que el bautismo es necesario, no pueden existir excepciones; de lo contrario no sería necesario.

Ahora bien, para poder estudiar mejor este tema, es necesario establecer un fundamento de teología que sea apropiado y trataremos con algunos de esos versículos que son usados comúnmente para sostener la idea de que el bautismo es necesario para la salvación.

Dios Trabaja por Medio de Pactos

Primero: Debemos entender que Dios, trabaja por medio de pactos. Aunque un pacto es un acuerdo entre dos o más partes; con Dios, los pactos son unilaterales, siendo Dios el determinador de los mismos. El Nuevo Testamento y el Antiguo Testamento son respectivamente el Nuevo y el Antiguo Pactos. La palabra "testamento" viene de la palabra Latina "testamentum". Así que la Biblia es un documento testamentario. Si Usted no entiende lo que es un pacto, Usted no puede entender en su totalidad el tema del bautismo como una señal de pacto.

El hecho de que Dios trabaja por medio de pactos lo podemos ver más claramente en Hebreos 13:20: "Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno,..." El Pacto Eterno es el pacto entre el Padre y el Hijo antes de la creación del mundo, en donde el Padre le daría al Hijo aquellos que el Padre había escogido. Esta es la razón por la cual Jesús dice:

  • "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera." (Jn 6:37).
  • "Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero." (Jn 6:39).
  • "Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son." (Jn 17:9).

Si se falla en entender que Dios trabaja por medio de pactos y que Él usa señales como manifestaciones de esos pactos (el arco iris, la circuncisión, la comunión, etc.) entonces Usted no podrá entender dónde encaja el bautismo en el sistema de pactos de Dios.

Segundo:
Ud. necesita entender lo que es el bautismo. El bautismo es una ceremonia que representa un acto externo de una realidad interior. Por ejemplo: representa la realidad de lo interior al ser el alma lavada por la sangre de Cristo. Esta es la razón por la cual el bautismo es usado de formas diferentes. Se dice que representa la muerte de la persona (Ro 6:3-5), la unión de esa persona con Cristo (Gá 3:27), la limpieza de los pecados de ese persona (Hch 22:16), la identificación del "bautizado en" como cuando los Israelitas fueron bautizados en Moisés (1 Co 10:2), y el estar unidos en un cuerpo, el cual es la Iglesia (1 Co 12:13). El bautismo también es una de las señales y sellos del Pacto de la Gracia que fue instituido por Jesús.

¿Cuál es el Pacto de la Gracia?

El Pacto de Gracia es el fundamento de la salvación del pecador desde la caída de Adán en adelante. Está basado en el sacrificio de Jesús en la cruz y la única condición es la fe en Jesucristo. Así como la Cena reemplazó la Pascua, el bautismo de igual manera, reemplaza la circuncisión: "Estos representan las mismas bendiciones espirituales que estaban simbolizadas por la circuncisión y la Pascua en la antigua dispensación." (Berkhoff, Lewis, "Teología Sistemática", ["Systematic Theology"], 1988, página 620). La circuncisión fue el rito inicial dentro del pacto Abrahámico; el cual, no salvaba. Como dije anteriormente un pacto es un acuerdo entre dos o más partes y esto es exactamente lo que fue el pacto con Abraham. Dios le dijo a Abraham: "Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti." (Gn 17:7). Más tarde, Dios instruyó a Abraham para que se circuncidaran no sólo los adultos hombres sino también los niños con ocho días de nacidos como una señal del pacto (Gn 17:9-13). Si los niños varones no eran circuncidados, ellos no eran considerados bajo la promesa del pacto Abrahámico. Estas es la razón por la cual Sara, la esposa de Moisés circuncidó a su hijo Isaac (Ex 4:24-25). Ella supo la importancia del pacto entre Dios y su hijo. Pero al mismo tiempo debemos entender que la circuncisión no garantizaba la salvación a todo aquel que la recibiera. Éste era un rito sólo para el pueblo de Dios y para todo aquel que había nacido en la familia de Dios (los que en ese entonces eran Judíos).

Una pregunta importante sería: ¿cómo era posible que un niño entrara en un pacto con Dios? Existirían cantidad de posibles respuestas pero el punto se mantiene: era hecho y los niños entraban en una relación de pacto con Dios a través de sus padres.

La circuncisión en el Nuevo Testamento es mencionada muchas veces. Pero con relación a este tema se menciona específicamente en Colosenses 2:11-12:

  • "En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; 12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos."

En estos versículos, el bautismo y la circuncisión están relacionados. El bautismo reemplaza la circuncisión del Antiguo Testamento: 1) Porque había un Nuevo Pacto en la comunión (Lc 22:20) y 2) En la circuncisión había derramamiento de sangre, pero en el bautismo no hay sangre derramada. Esto se debe a que la sangre de Cristo ha sido derramada y la circuncisión—que en última instancia representa la sangre derramada de Cristo en su obra del pacto de redención—era un presagio de la obra de Cristo.

Si entiende que el bautismo es una señal de pacto, entonces, Ud. puede ver que es una representación de la realidad de Cristo circuncidando nuestros corazones (Ro 2:29; Col 2:11-12). Es nuestra proclamación externa de la bendición interior espiritual de la regeneración, la que llega después de la fe, la cual es un regalo y obra de Dios (Ro 12:3; Jn 6:28).

Tercero: La Biblia dice que éste es el evangelio que salva:

  • "por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano." (1 Co 15:2).
  • "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego." (Ro 1:16)

Ninguno de los versículos anteriores —que nos dicen qué es lo que nos salva— menciona el bautismo.

¿Qué es el Evangelio?

Es claro que lo que nos salva es el evangelio. Pero, exactamente, ¿qué es el evangelio? Esto también se nos es revelado en la Biblia. Se encuentra en 1ª Corintios 15:1-4:

  • "Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, sino creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucito al tercer día, conforme a las Escrituras;" El evangelio se define como la muerte, sepultura y resurrección de Jesús por nuestros pecados. El bautismo no se menciona aquí.

Pablo dice que él ha venido a predicar el evangelio, no a bautizar:

  • "Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo, 15 para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre. 16 Tambien bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro. 17 Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo." (1 Co 1:14-17).

Si el bautismo fuera necesario para la salvación, ¿por qué entonces Pablo lo minimizó y aún lo excluyó de la descripción de lo que se requiere para la salvación? Esto se debe a que el bautismo no es necesario para la salvación.

Adicionalmente, en Hechos, Pedro estaba predicando el evangelio, las personas fueron salvas y después fueron bautizados. Dice Hechos 10:44-48:

  • "Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. 45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. 46 Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. 47 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? 48 Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.”

Estas personas fueron salvas; el don del Espíritu Santo estaba sobre los Gentiles y se encontraban hablando en lenguas. Esto es significativo ya que las lenguas es un don dado a los creyentes (Ver 1ª Corintios 14:1-5). Además, los no creyentes no glorifican a Dios y no lo pueden hacer porque alabar al Dios verdadero implica una cuestión espiritual profunda que es extraña para los no salvos (1 Co 2:14). Por lo tanto, quienes en Hechos 10 estaban hablando en lenguas y alabando a Dios eran definitivamente salvos; y eran salvos antes de que fueran bautizados. Esto, simplemente no es una excepción. Es una realidad.

Vamos a suponer…

Otra forma de aclarar esto es usando una ilustración. Supongamos que una persona, bajo la convicción del Espíritu Santo (Jn 16:8), cree en Jesús como su salvador (Ro 10:9-10; Tit 2:13), y ha recibido a Cristo (Jn 1:12) como Salvador. ¿Es esa persona salva? Claro que sí lo es. Vamos a seguir suponiendo que esta persona confiesa sus pecados, declara su arrepentimiento al Señor y recibe a Jesús como Salvador. Después de esto se dirige a la iglesia local a ser bautizado. En la mitad de la calle es atropellado por un carro y muere. Esa persona, ¿adónde va? ¿Al cielo o al infierno? Si va al cielo entonces, el bautismo no es necesario y si va para el infierno, entonces, creer en Jesús por la sola fe no es suficiente para la salvación. ¿No va esto en contra de las Escrituras que dicen que la salvación es una regalo recibido sólo por fe? (Ro 6:23; Ef 2:8-9).

Decir que el bautismo es necesario para la salvación es peligroso ya que se está afirmando que algo tiene que ser hecho para completar la salvación. ¡Eso es equivocado! Ver Gálatas 2:21; 5:4.

Todo esto suena razonable. Pero aún, ¿qué hay de esos versículos que parecen decir que el bautismo es una parte de la salvación? Trataré estos ahora, pero debido a que este tema puede convertirse en algo largo, de hecho, lo suficiente para escribir un libro, sólo mencionaré unos pocos versículos y sólo brevemente.

Versículos acerca del Bautismo

1. Juan 3:5: "Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios."

Algunos dicen que en este versículo el agua significa bautismo, pero esto no es posible ya que el bautismo Cristiano no había sido todavía instituido. Si este versículo significara el bautismo, entonces, el único sería, en este punto, el bautismo de arrepentimiento administrado por Juan el Bautista (Mr 1:4). Si esto es así, entonces, el bautismo no es necesario para la salvación debido a que el bautizo de arrepentimiento ya no se practica más.

En cuanto a las siguientes opiniones, hay eruditos que están de acuerdo y otros no.

El agua, de la cual se habla en Juan 3, podría significar el agua del vientre refiriéndose al proceso natural del nacimiento. En el v. 3 Jesús, le dijo a Nicodemo que necesitaba nacer "de nuevo". Esto significaba que como él había nacido a través del vientre de su madre, pensó, que ese “nuevo” nacimiento requeriría regresar al vientre de su madre y nacer nuevamente. Notemos lo que Nicodemo responde a la declaración de Jesús: “¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?” (Jn 3:4). Entonces Jesús le responde: “…el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” En el v. 6, Jesús continúa: "Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es." En el contexto, parece estar discutiéndose el contraste entre el nacimiento natural y el espiritual por medio del agua, el cual, podría ser fácilmente interpretado por Nicodemo como refiriéndose al proceso del nacimiento natural.

Otros, creen que el agua se refiere a la Palabra de Dios, la Biblia:

  • Efesios 5:25-26: “…así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,”
  • Juan 15:3: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.”
  • 1ª Pedro 1:22: “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;”

Y otros afirman que significa el Espíritu Santo.

2. Hechos 2:38: "Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo."

Este versículo es usado con frecuencia para decir que el bautismo es parte de la salvación, pero sabemos por otras Escrituras que no lo es; a no ser que exista una contradicción. Lo que está sucediendo aquí es simplemente que el arrepentimiento y el perdón de pecados están conectados. En el griego, "arrepentíos" está en plural, de igual forma como está "vosotros" para terminar diciendo "perdón de los pecados". Esto tiene el propósito de ser entendido por estar relacionado entre sí: primero el arrepentimiento y después el perdón de pecados. Es como decir: "Todos Ustedes arrepiéntanse, sea bautizado cada uno y todos Ustedes recibirán perdón." El arrepentimiento es una marca de la salvación ya que es otorgada por Dios (2 Ti 2:25) y es dada solamente a los creyentes. En este contexto sólo el regenerado, la persona arrepentida es la que será bautizada. El bautismo es la manifestación externa del arrepentimiento, ese regalo de Dios, el cual es la señal del corazón circuncidado. Esta la razón por la cual el versículo dice: "Arrepentíos, y bautícese cada uno…"

Por favor, note también que en Hechos 2:38 no se menciona la fe. Si este versículo es una descripción de lo que es necesario para la salvación, entonces, ¿por qué no se menciona la fe? Decir simplemente que está incluida no es suficiente. Pedro no está enseñando una fórmula para la salvación, sino la obediencia al pacto, razón por la cual en el siguiente versículo dice que "para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos,…"

3. 1ª Pedro 3:21: "El bautismo que corresponde (antítupon) a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo,"

La palabra clave en esta sección es la palabra griega "antítupon", (“neutro de un compuesto de G473 y G5179; correspondiente [«prototipo»], i.e. representante, contraparte:- figura, corresponder a.”).1 El bautismo es un prototipo, representación, una contraparte, una figura de algo más. La pregunta es "¿Qué clase de prototipo es el bautismo?" o "¿A qué corresponde el bautismo?" La respuesta se encuentra en el v. 20: "los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua."

Otros piensan que el bautismo corresponde al arca ya que fue esta la que los salvó a ellos, no las aguas. Esta es una posibilidad, pero uno de los problemas con esta interpretación es que no parece haber apoyo gramatical ya que el antecedente del bautismo es más probable que sea al agua, no al Arca.

Pero no fue el agua la que salvó a Noé. Esta es la razón por la cual Pedro excluye el tema del bautismo en agua como si fuera éste el que nos salva: "…no eliminando la suciedad del cuerpo, sino la decisión de una buena consciencia hacia Dios." Pedro dice que no es la aplicación del agua la que elimina la suciedad del cuerpo sino la de un compromiso de una buena consciencia. Por lo tanto, el bautismo aquí lo que más probablemente representa es el desprendimiento de la vieja vida pecadora y la entrada a la nueva vida con Cristo; de la misma forma que las aguas del diluvio en el tiempo de Noé destruyó la vida pecadora y una vez a través de esta agua, ser conscientes de entrar en una nueva vida. Pedro también dice que el bautismo es una decisión de una buena consciencia delante de Dios. Note que esto está tratando con la fe. Parece ser que Pedro está definiendo el bautismo real como el acto de fe.

4. Hechos 22:16: "Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados invocando su nombre."

¿Se lleva a cabo el lavamiento de los pecados a través del bautismo, como representación del corazón circuncidado (Col 2:11-12) lo que significa que Ud. ya es salvo? ¿O el lavamiento de los pecados es por la sangre de Cristo?

5. Romanos 6:4: "Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva."

Debido a que el creyente está estrechamente unido a Cristo se dice que el símbolo del bautismo es nuestra muerte, sepultura y resurrección. Obviamente, no hemos muerto; a menos claro está que sea un uso figurativo. Y este es el uso que se le da aquí. La figura del bautismo representa la realidad de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. Es la señal de un pacto para nosotros. Recuerde: una señal de pacto representa el pacto mismo. La señal de pacto del bautismo representa el pacto de gracia, el cual, es ese pacto entre Dios y el Cristiano donde recibimos la gracia de Dios a través de la persona de Cristo por medio de su sacrificio.

6. Tito 3:5: "nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo."

El lavamiento de la regeneración sólo puede ser ese lavamiento de la sangre de Cristo que nos limpia a nosotros. No es el símbolo que salva, sino la realidad: La realidad es la sangre de Cristo.

7. Gálatas 3:27: "porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos."

Esto está hablando de la unión del creyente con Cristo. Es una identificación con, un unirse a, una declaración de lealtad a, etc. En 1ª Corintios 10:2, los Israelitas fueron bautizados en Moisés. Esto significa que ellos estaban cercanamente identificados con él y su propósito. Lo mismo se quiere decir aquí.

Conclusión

El bautismo no es necesario para la salvación. Es la señal y sello inicial dentro del pacto de la gracia. Así como la circuncisión de refiere a un alejamiento del pecado y a un cambio de corazón (Dt 10:16; 30:6; Jer 4:4; 9:25, 26; Ez 44:7, 9), el bautismo se refiere al llevarse del pecado (Hch 2:38; 1 P 3:21; Tit 3:5) y a la renovación espiritual (Ro 6:4; Col 2:11-12). La circuncisión del corazón está representada por la circuncisión de la carne, esto es: el bautismo (Col 2:11-12).

Un último pensamiento: Si alguien sostiene que el bautismo es necesario para la salvación, ¿le está agregando esta persona una obra, su propia obra, a la obra terminada de Cristo? Si la respuesta es sí, entonces esa persona estaría en un terrible riesgo de no ser salvo. Si la respuesta es no, entonces, ¿por qué el bautismo se sostiene como necesario, de la misma forma como los Judíos sostenían que las obras eran necesarias?

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. e-Sword

 

 

 

 
 
CARM ison