¿Es Bíblica la enseñanza de la Doctrina de la Prosperidad?

Las primeras preguntas que nos hacen con relación a esta "doctrina" son: ¿Se encuentra en la Biblia la enseñanza de la doctrina de la prosperidad? ¿Es realmente la misma una enseñanza de nuestro Señor Jesucristo?

Muchos podrían argumentar que así como la palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia pero su doctrina se enseña en el contexto, de igual forma, sucedería con la doctrina de la prosperidad. Pero, ¿es cierto lo que afirman los que crearon esta doctrina así como sus seguidores? Quienes están de acuerdo con la misma, han encontrado versículos ―aún cuando olvidándose de sus contextos― pretenden probar que esta doctrina no sólo existe sino que hay ejemplos abundantes de hombres que se hicieron ricos "sembrando" dinero y recogiendo obviamente una cosecha económica aún mayor. Podría ser en otras palabras, que Dios es el "milagrero" más grande del mundo; el único que tiene el “toque de Midas” para convertir su dólar ―utilizamos el dólar como moneda conocida por todos― en cientos de dólares. Por lo tanto, entre más dólares invierta, mayor será su ganancia. O lo contrario: Si con esfuerzo siembra un solo dólar, de igual recogerá cientos que le servirán para pagar sus deudas, comprar la salvación de sus hijos y de aquellos familiares que no son creyentes, etc. ¿Pero es eso cierto? ¿Será posible como dijo uno de estos "predicadores" de la prosperidad que "tu cartera abultada por la cantidad de tarjetas de crédito será ahora cambiada ―si siembras lógicamente dinero― en una cartera llena de billetes para que compres todo lo que quieras pero en efectivo/de contado"?

Hay mucho pasajes bandera utilizados por estos "predicadores de la prosperidad". En esta Sección analizaremos varios de ellos y estamos seguros que con el aporte de nuestros colaboradores y amigos de MIAPIC crearemos artículos que servirán para defender lo que una vez fue dado a los santos: "Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. " (Judas 3). (Énfasis añadidio).

Si miramos los contextos de estos pasajes utilizados por los "prósperos", ¿será posible encontrar apoyo Bíblico para esta? ¿Habrá algo escondido en todo este acontecer de la "prosperidad" que desconocemos una minoría de Cristianos? Si en sus libros, Pablo y otros escritores de la Biblia no estaban hablando del "sembrar" en el sentido literal que le dan estos predicadores, entonces, ¿qué querían enseñarnos? Un argumento que se podría presentar por parte de estos "maestros" es algo así como: "Si no le cree a Dios que puede multiplicar su dinero con Su poder ―léase por favor 'toque mágico'― cubrirle todas sus necesidades (deudas, créditos) seguirá viviendo en la situación de escasez económica que tiene en estos momentos.” ¿Pero es esto cierto?

La interpretación de la Escritura ha de ser mucho más que un simple ejercicio intelectual; debe hacer posible la asimilación significativa de su mensaje. Razón por la cual no es suficiente preguntarse: ¿Qué quiso decir el escritor Bíblico a los lectores de su día? ¿O qué nos dice ese mismo texto a nosotros hoy? ¿Cómo incide en nuestra situación aquí y ahora? En palabras simples, a la interpretación debe seguir la aplicación.

Con base en este argumento, revisaremos el contexto de esos pasajes, iniciando como es lógico una lectura anterior al pasaje en mención hasta que encontremos en qué lugar el escritor empieza su discurso de la "prosperidad". NOTA: Si debe leer todo el libro de donde los "prósperos" toman sus versículos para apoyar esta doctrina, por favor, hágalo. De esta forma el contexto le dirá cuál es la enseñanza que el escritor quiso establecer en su época y cuál es el mensaje para este mundo actual.

¡Que Dios lo continúe bendición en la búsqueda de Su verdad!

 

 

 

 
 
CARM ison